Seguir el blog (Follow.it)

4 de marzo de 2022 0 / /

Polarización: vacunistas, antivacunas, globalistas y prorrusos

(Por Javier Garisoain) –

De la misma forma que creo no haber perdido en estos últimos meses a ningún amigo vacunista, espero no perder ahora ni a mis amigos prorrusos ni a los proucranios. Creo que hemos de ser capaces de opinar siempre con respeto y con santa libertad sin alimentar esa polarización ciega que esclaviza cada vez a un mayor número de personas. Tenemos que ser capaces de aplaudir, cuando haya algo que aplaudir, sin mirar a quien se aplaude. Los prejuicios son útiles, pero en su justa medida. No hay nada más bonito que ver a alguien ideologizado diciendo cosas sensatas después de tropezar con la realidad, y un exceso de prejuicios nos puede privar de ese placer. En mi caso, en apenas veinticuatro horas me he visto compartiendo sendas intervenciones de dos personajes que no me representan. He aplaudido a Pablo Iglesias porque yo también opino en relación con la guerra de Ucrania que es preciso romper la dinámica belicista, forzar la vía diplomática y no alargar la guerra con torpes envíos de armas. Es mi opinión. Y he aplaudido a Isabel Díaz Ayuso porque a mí también me parece ridículo cambiar el nombre de unas estaciones de tren y venderlo como un logro feminista.

No tiene sentido enfadarse, romper relaciones o silenciar a los que no piensan lo mismo que nosotros cuando se hace tan complicada la tarea no ya de pensar sino siquiera la de obtener datos fiables sobre los que pensar. No tiene sentido encasillar a la gente para demonizarla por lotes. Menos aún, por supuesto, cuando se hace al dictado de esa otra mano invisible que hasta ahora estigmatizaba a los antivacunas y que ahora se ensaña con los prorrusos… A este paso la moda absurda de la cancelación democrática acabará con todos los progres viviendo en el metaverso y dejándonos el mundo real a los que por alguna razón no encajemos en esa democracia que, como el mundo sabe, consiste en ser intolerante hacia el 49%.

Pero tampoco tiene sentido desde el lado minoritario odiar a los que dicen representar a ese 51% empoderado y abusón. El mundo real contempla una batalla eterna entre el bien y el mal. Pero en el día a día la cosa no suele ir de buenos y malos. El mal nunca viene en grandes bloques sino que trabaja disperso como la cizaña. Crece hasta en las mejores familias. Y en nuestro propio interior.

Ninguno de los diez mandamientos exige tener razón. Por el contrario, obligan a respetar incluso a los que no la tienen. Por tanto, intentemos discutir de todo sin enfadarnos, sin bloquear o cancelar a la gente por etiquetas, sin animalizar o cosificar a los grupos que parecen disentir en todo. El diablo es el que gusta de hacer divisiones tajantes entre “buenos” y “malos” . Dios nos pide que aprendamos a convivir incluso con la cizaña, amando al prójimo, o sea, amando al enemigo.

(Visited 215 times, 2 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*