Seguir el blog (Follow.it)

25 de diciembre de 2023 1

Pero… ¿hubo “persecución religiosa”? (II)

(por José Fermín Garralda)-

El joven de 4º ESO que estudie los libros de Historia de las editoriales Vicens-Vives, Edelvives y SM, aprenderá la versión marxista de la persecución religiosa de 1936 en España. ¿Por qué? Porque omiten las cifras del clero asesinado, cambian la naturaleza de la persecución religiosa, y minusvaloran y deforman lo ocurrido. Edelvives de los  maristas y S.M. de los marianistas, no están de enhorabuena. Quebrando la verdad y en materia educativa, ¿qué dirán los 15 marianistas y 183 maristas asesinados?  (Montero).

Estas editoriales han seguido a Reig Tapia, Moreno Gómez, Casanova, Aróstegui, Juliá y sus predecesores. Dicen que la persecución en la España “republicana” -revolucionaria-, se debió a matanzas incontroladas debido al vacío de poder generado por el alzamiento cívico-militar, fue algo episódico en el espacio y tiempo, y fueron cometidas por el pueblo oprimido en defensa de una sociedad más libre y justa.

Pero esto no es verdad. Digamos que la represión no fue una reacción espontánea del pueblo oprimido, pues hubo nombres y siglas muy concretas. Tuvo un cerebro, fue sistemática, y ejercida o respaldada por las autoridades existentes o nuevas. No fue indiscriminada, sino que “buscaba descabezar a los elementos más representativos de la sociedad que ahora se pretendía sustituir por otra inspirada en los principios totalitarios” (Martín Rubio). El primer objetivo era el asesinato de los sacerdotes, y  combatir al catolicismo con independencia de la guerra y la Revolución social. El plan era asesinarlos a todos (Josep Sanabre).  De los casi 7.000 eclesiásticos asesinados, más de 5.000 fueron de julio a diciembre de 1936, añadiendo los miles de laicos sacrificados por razón de su fe. La represión la realizaron todos: los anarquistas, el PSE, PC, ERC de Lluís Companys… Mantenida hasta 1939, que haya unos máximos en determinados meses sólo indica que no hubo incorporaciones territoriales a la retaguardia republicana.

Antes y durante la guerra, la prensa frentepopulista elaboró el  lenguaje político necesario para la géneris y legitimación del exterminio, lenguaje que pervive en algunos historiadores ideológicos. ¿Qué dicen estos? Tuñón de Lara (1981) afirma que la persecución religiosa “fue en gran parte la respuesta a la agresión violenta del bando que la Iglesia defendía”. Cobo Romero (1993) sentencia que fue para acabar con “activos agentes al servicio de los intereses de los sectores sociales rurales tradicionalmente dominantes”. Para Solé i Sabaté y Villarroya i Font (1986): “La represión ejercida por jornaleros y campesinos, por trabajadores y obreros y también por la aplicación de la ley entonces vigente era para defender los avances sociales y políticos de uno de los países con más injusticia social de Europa. Los muchos errores que indudablemente se cometían, pretendían defender una nueva sociedad. Más libre y más justa. La represión de los sublevados y de sus seguidores era para defender una sociedad de privilegios”.

Estas hipótesis ya han sido corregidas. También que los sectores modestos perseguidos lo fuesen por aliarse con quienes no debían. Pío Moa (2001) comenta: “(…) estas frases renuevan el tono bélico, aunque mencionen “errores”, bien comprensibles dadas las circunstancias. De ahí a gritar “¡Bien por la represión contra los opresores!” no media ni un paso, pues la conclusión está implícita”. Para Martín Rubio (2011): “(…) si la finalidad de las transformaciones operadas en la retaguardia republicana era la lucha contra la desigualdad, la injusticia, el fanatismo del clero, el fascismo… no habrá más que dar un paso lógico para justificar el uso de la violencia o, en los casos más moderados, disculparlo como un exceso perfectamente explicable”·

La Iglesia no fue perseguida por sus “culpas” sino como resultado del proceso iniciado en 1931 –y antes-, de las ideologías esencialmente ateas, y de las tácticas soviéticas. El 8 de agosto de 1936, el comunista Andrés Nin dijo: “había muchos problemas en España… El problema de la Iglesia… Nosotros lo hemos resuelto totalmente, yendo a la raíz: hemos suprimido los sacerdotes, las iglesias y el culto”.

¿Qué dicen los libros escolares de Edelvives, SM y Vicens-Vives? Primero, no dan cifras, como si no se supieran. Insinúan que acabar con el clero sería ocasional y parejo a la persecución de la aristocracia y la burguesía. Omiten el genocidio –y con un odio atroz- contra 6.858 clérigos y monjas, y miles de católicos por el hecho de serlo, las profanaciones, la destrucción de iglesias, objetos de culto, el patrimonio religioso artístico etc. La mayor persecución de la Historia se expresa con los términos “incidentes contra sacerdotes y monjas” (SM p. 185). Hubo “un virulento anticlericalismo: los sacerdotes fueron hostigados, y las manifestaciones religiosas, consideradas antirrevolucionarias. Todo símbolo aristocrático, burgués o religioso fue perseguido y podía ser causa de cárcel o muerte” (Vicens Vives p. 145, 148). El terror explotó “contra representantes del clero, de la patronal, terratenientes y dirigentes derechistas” (Edelvives p. 167). De la misma forma, en Anaya el “fuerte anticlericalismo” (p. 80) se diluye  entre la colectivización y el autonomismo. Así se manipula con un esquema marxista ideológico apriorístico.

La Iglesia ha declarado 2.128 mártires (entre beatos y 11 santos), y tiene 3.463 procesos en trámite. El mártir perdonó a sus verdugos –que antes curó, alimentó y enseñó-, incluso sufriendo indecibles suplicios propios de la mente más perversa. Estas editoriales nos han defraudado. Si no son libres, hagan objeción de conciencia: cualquier cosa menos corromper la verdad y a la juventud.

Publicado en “Siempre P’alante. Unidad Católica”, nº 25 (dic. 2023) pág. 14

 

(Visited 97 times, 1 visits today)

Un comentario en “Pero… ¿hubo “persecución religiosa”? (II)

  1. I. Caballero

    Totalmente de acuerdo con GARRALDA
    19 de julio de 1936 el Requeté navarro se SUBLEVA a las 13 horas en la Plaza del Castillo de Pamplona.
    VOLVEREMOS
    DIOS, PATRIA y REY LEGITIMA

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*