Seguir el blog (Follow.it)

30 de enero de 2022 0

Nuestra admiración navarra por los sucesores del Requeté catalán

GRATÍSIMA sorpresa tras el dolor. Ante los Actos de desagravio, reclamación y el manifiesto de los buenos catalanes en Montserrat este sábado día 29, ante la retirada de la estatua del requeté de Ntra. Sra. de Montserrat por la abadía, me alegra decir que estamos ante un antes y un después. El antes fue el de la complicidad, y el después el de la claridad.

Y ahora, ¿quién dijo que nada se podía hacer? ¿Quién dijo que debemos atenernos a los hechos consumados? ¿Quién que los fieles católicos son como borregos que dicen «amén» a todo, sea lo que fuere?

Con todo mi respeto hacia las conciencias más delicadas, ¿quién se cree que todos los eclesiásticos actúan siempre rectamente y con libertad de opción? En efecto, llevamos demasiado tiempo contemplando impasibles cómo quienes hablaban de separación Iglesia-Estado, no hacen más que plegarse a las presiones del Estado sobre la Iglesia, si es que aún no están diluidos en la mundanidad temporalista. Y confundiendo el Estado con el partido que ocupa el Gobierno. Todo muy sutil. Todo muy mortífero. Como en el siglo XIX ¿recuerdan?. Como su  colofón de comienzos del s. XX. 

Ayer llevaban a nuestros padres y abuelos a las catacumbas, pero ellos no entraron haciendo un gran esfuerzo, que además salvó a Europa del comunismo. Fue el esfuerzo heroico del Tercio de Nuestra Señora de Montserrat. Si no, hoy estaríamos con toda Europa Occidental, como en Cuba. ¿Y ahora? Pues ahora el intento no ha cambiado; lo que cambia es que estamos yendo a las catacumbas de las que -visto lo visto- no saldremos.  Con toda Europa Occidental, pero no con Rusia. ¡Sí, Rusia -«la de vueltas que da la vida…», decía amá-! 

¡Ay del pueblo que se debe a sus políticos y no al revés! Es la partitocracia.  ¡Ay de los políticos que confunden al pueblo con sus cálculos elitistas por el poder! Es la desvertebración social y «despotismo ilustrado» del liberal-socialismo. ¡Ay de los clérigos que desde hace tiempo paralizaron a los católicos! Es el clericalismo «progre» subordinado al César. ¡Ay de los eclesiásticos que no defienden el honor de quienes les defendieron con la vida! Es una vergüenza. Porque detrás del término «honor» hay demasiadas cosas, toda una vida de principios, actuaciones y una verdadera alegría a veces martirial. Orgullosos y vanidosos unos, atemorizados y serviles otros…. estamos peor que en el frenesí de la crisis bajomedieval. Lo que ya es decir en nuestra «noche oscura». ¿Y quién llamaba «serviles» a los tradicionalistas? ¡Amá…, la de vueltas que da la vida!

Que no le pase nada a Vd., porque si no se mueve Vd. por sí mismo, sepa que nadie moverá un dedo por Vd. Ergo, los que pensamos igual o muy parecido en las líneas maestras de la vida, tenemos que unirnos. Ahora es la hora del requeté de Montserrat. Y los de allá, los buenos catalanes de siempre, se han movido, heridos pero ilusionados. Bien por ellos. ¡Qué gloria la suya este 2022! Son aldabonazo en nuestras conciencias.

Cambiemos por un momento de lugar. Ayer, en 2016, fueron las exhumaciones de un grupo de requetés del Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada. Y en el milenario Reino nadie se movió en dicho 2016, no se movió ni un dedo. ¡Qué vergüenza! Por el contrario, ¡que gloria la de los buenos catalanes este 2022!

En la práctica -déjense de buenismos, de bla bla bla y de ordenamientos legales que tanto se los saltan si no los cambian-, asistimos a una avalancha de agresiones contra la Religión católica, contra España y sus mejores tradiciones, contra la naturaleza más íntima del mismo hombre… que no son casuales ni aisladas. En otro orden de cosas, pues todas están vinculadas, ¿no vemos como «Educación» -qué vergüenza- impulsa la «construcción de género» en los menores de 6 años? Eso se llama corrupción a la fuerza. ¿Y entonces…?

En resumen: ¿ quién dijo -los laicos y sus segundones los eclesiásticos que actúan como tales seguiditas- que el principal bien común era «la democracia»? Pues mire Vd.: lo que ya nadie sabe es quién es era reverenda señora llamada democracia. Y es un exceso llamarle reverenda, porque aquí todos somos muy profanos. Sobre todo cuando la han utilizado como a la Bernarda, en una huida hacia adelante, desde los vanidosillos Suárez y don Juan Carlos el «caído» hasta el doctor hijo de Sancho. La izquierda y los separatistas bien lo saben, pero juegan el mismo juego, astutamente. Desde hace tiempo, a derecha e izquierda ya se maneja muy bien la Secta. Desde luego, cuánto les duele a todos que se les recuerde cómo es la verdadera representación social, cuáles son los límites de todo hombre y del poder civil, cuál es la naturaleza del servicio. 

La verdad es que el pueblo llano se ha fiado de sus élites de hecho durante décadas, y nunca ha querido saber lo que ocurría e iba a ocurrir. Ni ha tenido formadores. Ni escuchaba a las minorías periféricas. Pero -ojo- dicha excesiva confianza venía de atrás en el tiempo. Ha ido ocurriendo lo que iba a ocurrir, y todos callados. – ¿Todos?-. Callados como ante el soviet o las SS. Como ante la cámara oculta y el gran Hermano. Callados todos, salvo unas minorías cualificadas. Y como siempre se puede hacer algo, también ahora la unión de éstas hace la fuerza. Por eso decimos que estamos ante un antes y un después. El antes fue la complicidad, tan unida y responsable del avance del mal, y el después la claridad, tan unida a la Caridad, heroica en el requeté de ayer.

¡Cuánta gente de bien, tiene las manos manchadas… sin saberlo! Porque el barro se ve, oiga. Otra cosa es quién ha puesto ese barro en las manos y cuando nos limpiamos de él.

(En silencio, en son de paz pero con firmeza).  


El  resultado de la CONFUSIÓN en las mentes por DISOLUCIÓN del término «democracia» en la realidad, es peligrosísimo, porque aquel político que capture para sí la palaba «democracia», podrá hacer las cosas más  antidemocráticas…. y todos a callar.  Así está ocurriendo en España, caída en la trampa de incautos durante décadas. El NOM ama la verdadera democracia -dicen-. China es una Democracia Popular, una verdadera democracia. ¿Sí? ¿También el doctor Sánchez, los golpistas catalanes/anticatalanes, los clérigos cobardes… -algunos hay-, el pepismo traidor, los políticos que traicionan sus promesas, el pueblo dormido…?

 ¿Quiénes están dispuestos a romper el nudo gordiano? Las élites no lo creo, pues se deben al prestigio, a la comodidad, al buen vivir y a sus bienes caducos, hasta la jubilación millonaria en  sus últimos días. Será el pueblo llano despierto quien esté dispuesto, siempre el pueblo. Un pueblo que ayer era masivamente honrado y a veces algo iletrado. Un pueblo despierto que hoy es honrado, que sabe de números y letras, pero que por ahora es cuantitativamente reducido y tiene pocos medios. Liderarle es el gran reto de Gedeón para cualquiera que le pretenda… sin supeditarse al NOM. Este buen pueblo, familia de familias que saben quien es su Señor, y quien su Madre Moreneta. Este pueblo que emerge es nuestro gran descubrimiento desde el otro extremo del Pirineo.

Vamos, hombre, que se puede. ¡Aurrerá!

No queremos pecar de entrometidos, pero así vemos las cosas. Gracias, muchas gracias a los amigos catalanes. Y que la abadía reponga la imagen del simpático y generoso requeté dirigiendo su última mirada a la Moreneta. Ojalá el señor abad nos sorprenda con su animo justo, agradecido y generoso.

José Fermín Garralda

Nota: Fotos cedidas por un amigo.

(Visited 128 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*