2 de febrero de 2018 1

Libertad como ausencia de coacción

A nadie nos gusta que se nos coaccione. Todos queremos que se nos respete la libertad. También quienes creemos en Dios aspiramos a la libertad.

Los liberales proclaman una defensa de la libertad como algo absoluto. E insisten en la frase de que es la total ausencia de coacción. Y a los tradicionalistas no nos suena mal la frase.

Pero si nos detenemos a reflexionar veremos la gran diferencia existente entre la manera cómo unos y otros admitimos la frase.

Mientras para los liberales los mandatos de la Ley de Dios son coacciones que se deben de eliminar, los tradicionalistas no lo tenemos como coacciones.

Vivimos en un mundo que ha sido creado por Dios. Es lógico que existan unas disposiciones divinas. Leyes necesarias para la convivencia en sociedad. Pues el hombre ha sido creado como ser social. Son leyes que no nos molestan. Por eso no las consideramos coacciones.

Y, por eso, al aspirar a vivir sin coacciones, no pretendemos saltarnos los preceptos del Decálogo.

Y nos suena bien eso de la “libertad es ausencia de coacción”. Lo vemos como un ideal de vida feliz. Porque es nuestro día a día nos vemos constreñidos por miles de coacciones. Que no vamos a molestarnos en enumerar pues son conocidas por nuestros lectores.

Y es que esos mismos liberales que se declaran adoradores de la libertad detentan hoy el poder. Y como disponen de una libertad sin límite de ninguna clase, se dedican a dictar leyes, que nos obligan a todos. No nos molestan aquellas que son indispensables para el bien común. Como puede ser el Código de la Circulación. Pero sí las que afectan a otros aspectos en los que el Estado no tiene nada que decir. Por ejemplo las referentes a la  educación de los hijos.

Vivimos en un mundo que ha defenestrado a Dios. Y el lugar que él debería ocupar en la vida social, lo han ocupado unos hombres que sirven a Satanás. Y que nos engañan proclamando que la libertad es el máximo bien. Que se traduce en la ausencia de toda coacción. Y luego nos encadenan con toda clase de coacciones.

5
(Visited 55 times, 2 visits today)

Un comentario en “Libertad como ausencia de coacción

  1. Javier carrasco

Deja tu comentario