Seguir el blog (Follow.it)

23 de junio de 2022 0

La verdad es una: carta abierta al Lehendakari Urkullu

(Por Zortzigarrantzale) –

Muy Sr. mío:
En estos días de junio se han celebrado diversos actos para conmemorar el 85 aniversario de la conquistsa de Bilbao por las fuerzas nacionales. Todos han sido presididos por Vd. En todos ha tomado Vd. la palabra. Palabra que ha sido elogiosa para los que entoces fueron vencidos.

Pero todos esos elogios han sido pura retórica. No conocemos que haya dedicado ni una sola palabra a los gudaris que, después de luchar valientemente, se desplegaron por Bilbao, evitaron una eventual destrucción y se rindieron a los vencedores.

Permítame que le recuerde un hecho real. El batallón Gordexola, formado por baracaldeses, se había distinguido por su valor en los combates previos a la conquista de Bilbao. Retirado de la línea de fuego, estaba formado en Retuerto, en el empalme de la carretera de Bilbao a Santander con la que va al centro de Baracaldo. A su frente estaba su comandante, Luis Urcullu. ¿Antepasado suyo? A un servidor le da la impresión de que sí.

En un momento determinado llegó Rezola, segundo de Aguirre en la consejería de defensa. Se dirigió a Urcullu. Éste le contestaba con signos negativos. Finalmente, Rezola le dijo:
-Ya te he dicho lo que tienes que hacer. Lo que hagas ahora es responsabilidad tuya.
Rezola le había dado órdenes de retirarse hacia Santander.
-Urcullu se quedó pensativo. Salió de sus cavilaciones y se dirigió a sus subordinados:
– “¡Muchachos, al pueblo!”
Y en vez de cumplir las órdenes de retirada, condujo su batallón al núcleo urbano de Baracaldo.
Desplegó sus hombres por la Plaza y paseo de los Fueros Ocupó las instalaciones de Altos Hornos de Vizcaya.
Los italianos habían llegado a Luchana, por la parte derecha de la Ría. Con ellos venía Francisco Millán, Ingeniero de Altos Hornos. Millán con un grupo de italianos, atravesó en barca la Ría y se puso en contacto con los gudaris que protegían la Fábrica. Les indicó los puntos neurálgicos de las instalaciones que había que proteger. Incluso les ofreció apoyo de los cañones italianos, si lo llegaban a necesitar.
No se produjeron enfrentamientos. Pero si algún grupo de los que se retiraban hubiera intentado poner en práctica la orden de Prieto de destruir la industria de la margen izquierda, se habría encontrado con la resistencia de Urcullu y sus hombres.
A esos hombres no se les ha mencionado en ninguno de los actos que Vd. ha presidido.
La “memoria histórica” que Vds. invocan es todo menos histórica. Si en alguna ocasión se refieren a hechos que ocurrieron, son muchos más los que callan. Como este a que nos referimos. Así no se hace historia. Así no se llega a la necesaria reconciliación. Así se reavivan las luchas de entonces y los odios. Menos mál que sólo se hacen realidad en los papeles.

La memoria histórica nos reconciliaría si respetase la verdad de los hechos. La verdad no es más que una y adherirnos a ella nos lleva a la unidad. Si pretendemos que prevalezca la versión que cada uno de nosotros tiene en su mente, no llegaremos nunca a la unidad.
Por eso la democracia revolucionaria que todos Vds. defienden, hace imposible la unidad y la convivencia. Las ideologías en que se basan los partidos del espectro democrático, por el mismo hecho de ser ideologías, no tienen en cuenta la realidad. Todo en ellas es producto de la imaginación. Así nos van las cosas.

Los carlistas hemos recordado la toma de Bilbao. Hemos rendido un homenaje al valor de los combatientes de ambos lados. Y hemos rezado por las almas de los que cayeron. Y no nos ha faltado un recuerdo de agradecimiento a determinados personajes de los vencidos que evitaron incendios y voladuras.
Mientras Vds. no han tenido el menor recuerdo para tales hechos meritorios. Aunque de los mismos fuera principal protagonista un hombre que llevaba el mismo apellido que Vd. y natural del mismo Baracaldo que Vd.

Atentamente,

(Visited 90 times, 90 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*