4 de noviembre de 2020 0 / /

Kamala Harris: La Jugada de Golpe de Mano Globalista

(Por Luis B. de PortoCavallo) –

En las elecciones presidenciales, en Estados Unidos, el problema no es Joseph Robinette Biden Jr., que es una maniobra de distracción, una marioneta.

Senador desde 1973, con 30 años (fue uno de los senadores más jóvenes de toda la historia), es un hombre que ha pasado toda su vida “chupando del bote”, un auténtico representante de la mediocridad del “establishment”, al que se le ha permitido “superar” ocho acusaciones de tocamientos impropios a mujeres y niñas … a pesar del #metoo.

¿Cuál es el sentido de proponer a un hombre que, a sus 78 años, “chochea” de forma evidente y que a los cuatro años, ¡con 82 ! debe ser reelegido?

La auténtica “carga de profundidad”, oculta, del globalismo, la auténtica amenaza es la candidata a la vicepresidencia Kamala Harris.

Si bien el puesto de vicepresidente no suele tener mayor relevancia que el de “consejero” del presidente y presidir del Senado de Estados Unidos, actuando como portavoz de la política de la Administración, dónde ni siquiera tiene derecho de voto, excepto para resolver empates (lo que no se suele dar), su auténtica importancia estriba en la posibilidad de la Presidencia de forma definitiva, cuando el presidente renuncie, muera o sea apartado de su cargo por enjuiciamiento o por estar incapacitado, cuestión esta última con alta probabilidad en el caso de Biden.

Mujer tremendamente ambiciosa ―que como fiscal en California advirtió que quería estar «en la mesa donde se tomen las decisiones»―, y de muy extraño y extraordinariamente meteórico ascenso político, lo que es extremadamente raro en el pesado y lento sistema estadounidense, acaba de cumplir 56 años. Es hija de un jamaicano, profesor de economía en Stanford y de una investigadora científica tamil ―nieta de diplomático indio―, vamos que no es una niñita de “barrio negro pobre”. Tanto es así, que tuvo que salir al paso con unas declaraciones en las que afirmó «Soy negra y estoy orgullosa de ello», cuando le cuestionaron que no fuera lo “suficientemente negra”.

Harris, senador júnior por California desde 2017, está aliada con la facción más izquierdista del Partido Demócrata. Éste, ha llevado a cabo una extraña jugada ya que Harris retiró su candidatura por la nominación demócrata, en diciembre de 2019, por escasez de fondos. Pero considerando evitar la imagen socialista, excesivamente radical para la mentalidad estadounidense, que daría Sanders como candidato a la vicepresidencia, y podría ser perjudicial, se ideó la formula Biden – Harris.

Harris da una apariencia menos estrafalaria, pero, por lo mismo, muchísimo más peligrosa. Es partidaria de una “justicia de autor” según raza y sexo, de la legalización de la marihuana, limitación de armas, susceptible al aborto en todas sus modalidades, de todas las “teorías queer” y de cualquier dislate “flower power”de la “progresía berkleyana”.

La jugada globalista no es Biden, caduco ya, el pobre hombre, pusilánime y “manejable”, sino su sustitución por una candidata que saben que jamás saldría elegida limpiamente.

La jugada es doble, por tanto:

Si Biden “aguanta”, tendrán posicionada, desde el poder, su sustituta para el segundo periodo.

Si no dura más de dos años, ya tendrán colocada al caballo de Troya.

Veremos en breve si les sale bien el gambito de Reina o Trump le da antes el jaque mate.

 

(Visited 264 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*