Seguir el blog (Follow.it)

22 de septiembre de 2023 2

La historia del Alcázar de Toledo – Gabriel de Carlos (jovencísimo pelayo de Cruz de Borgoña)

Hola, soy Gabriel de Carlos. Hoy os voy a contar la historia de una de las maravillas de España: el Alcázar de Toledo

 

Cuándo fui a Toledo en Semana Santa con mi familia y mis amigos, “los Goñi”,  fui al Alcázar y me encantó. Tanto que decidí escribir un artículo.

Su historia empieza en el siglo III de nuestra era, en la dominación romana, que estableció un pretorio en el lugar que hoy ocupa el alcazar.

Durante la dominación visigoda y musulmana, se deduce que fue un punto fuerte como la época romana, porque cuando los cristianos entraron en Toledo, en mayo de 1085, encontraron un sencillo recinto fortificado de tapial, que el rey Alfonso VI mandó reedificar, destinado a morada real.

 

No habiéndose terminado durante su reinado las obras, tan sólo resultó un castillo, donde el alcaide de la ciudad podía tener algunas compañías para defensa del poder real contra las rebeliones de los grandes señores y los tumultos populares tan normales en la Edad Media.

Además de Alfonso VI, Carlos V y Felipe II, dejaron su huella tratando de engrandecer este famoso edificio, Fernando III, Alfonso X, D. Alvaro de Luna, los Reyes Católicos y Carlos III entre otros.

 

Muchos fueron los arquitectos y artistas que enriquecieron con el fruto de su ingenio el edificio, siendo los más importantes de cada época que estamparon para siempre el sello de su ingenio arquitectónico, Villalpando, Covarrubias, Juan de Herrera, y Ventura Rodríguez.

 

Reyes, guerreros y mujeres ilustres, pasaron páginas intensas de sus vidas y dejaron impresa su huella en el Alcázar

El héroe legendario de Castilla en la Edad Media, Rodrigo Díaz de Vivar o más conocido como “El Cid Campeador“, fue el primer alcaide que lo guarneció con mil hidalgos castellanos y aragoneses. 

Doña Berenguela, mujer de Alfonso VII vió desde la torre central de la fachada oriental el desfile de un ejército agareno, que no atacó la ciudad al saber, por ella misma, que estaba desguarnecida. 

 

Sus estancias fueron escenario de los amores, de la hebrea toledana Raquel, con Alfonso VIII y sus muros presenciaron el asesinato de la hermosa judía, por el pueblo amotinado durante una ausencia del rey.

 

La célebre D. María de Padilla, amante del rey Pedro I, las habitó durante algún tiempo, mientras que D. Blanca de Borbón, esposa de este pobre adúltero rey, sufrió una dura prisión dentro de su recinto. 

 

Desde él dirigió D. María Pacheco, viuda del comunero Juan Padilla, la obstinada defensa de Toledo contra las tropas reales de Carlos V, que cercaban la ciudad durante la guerra de las Comunidades.

 

En el Alcázar recibió a Lannoy el virrey de Nápoles, en pública y solemne audiencia y ceñida por el César la diadema imperial de Alemania, vinieron a Toledo su hermana D.°Leonor, la reina viuda de Fernando el Católico que es Germana de Foix, los Embajadores de Inglaterra, de Venecia y el Legado del Papa.

Este brillante cortejo permaneció en la ciudad mientras duraron las Cortes, convocadas por la Majestad de Carlos I.

Por muy varias vicisitudes y destinos ha pasado desde que tantos célebres artistas pensaron elevarlo, como mansión fastuosa digna del César, hasta nuestros días .

 

A partir de 1565, en que el Rey Felipe II trasladó la corte de Toledo a Madrid, el Alcázar no volvió a cobijar bajo su techo a ningún monarca español.

 

En 1643 se transforma en prisión de Estado en la que sufrieron el dolor de la reclusión muchos personajes ilustres de aquel tiempo.

 

Durante la Guerra de Sucesión, entre el archiduque Carlos de Austria y el duque de Anjou, ocupan Toledo las tropas aliadas del archiduque, quienes dueños del Alcázar en 1710, después de destrozarle le prendieron fuego al verse precisados a abandonar a la fortaleza.

 

En 1776 por el deseo del rey Carlos III y contando con la caridad del Cardenal Lorenzana se fundó en él la Real Casa de Caridad.

 

Fue un parque de artillería y acuartelamiento de las tropas francesas durante la invasión del Siglo XIX

 

En enero de 1810 se produjo un incendio, cuando la guarnición francesa abandonó Toledo, quedando prácticamente destruido el Alcázar

Por real decreto de mayo de 1875 se dictan las bases para instalar en Toledo la Academia de Infantería que dos años después se transforma en General Militar

 

En 1936, al comienzo de la Guerra Civil española, durante la Liberación Nacional sufrió un asedio entre los días 21 de julio y 28 de septiembre

Su defensa al mando del Coronel Moscardó, trascendió al mundo entero y ha quedado como un ejemplo de heroísmo y de exaltación a los más altos y sublimes valores espirituales y morales.

 

Ahí ocurrió varias cosas como una de ellas la famosa conversación en teléfono del coronel Moscardó -por un lado- y su hijo y el efe de las milicias populares coronel

Moscardó -por un lado- su hijo Luis atrapado por los milicianos y el jefe de las Milicias Socialistas (Cándido Cabello) por otro. 

 

Resulta imprescindible reproducir el contenido de dicha conversación:

 

– Habla el jefe de las milicias populares.

 

– Aquí el coronel Moscardó.

 

– Son ustedes responsables de todos los crímenes que se están cometiendo y de todo lo que está ocurriendo en Toledo. Le doy diez minutos de plazo para que rinda el Alcázar Si no lo hace fusilaremos a su hijo Luis, que está prisionero y lo tengo aquí a mi lado.

 

– Lo creo.

 

– Para que usted vea que es verdad lo que le digo, ahora se pone al aparato.

 

– ¡Papá!

 

– ¿Qué hay hijo mío?

 

– Nada, que dicen que me van a fusilar si el Alcázar no se rinde.

 

– Pues encomienda tu alma a Dios, da un viva a Cristo Rey y muere como un patriota.

 

– ¡Un beso muy fuerte papá!

 

– Adiós hijo mío un beso muy fuerte.

 

– Puede usted ahorrarse el plazo que me ha dado, porque el Alcázar no se rendirá jamás.

 

Eso es lo que dijo el Coronel Moscardó al jefe comunista.

Finalmente Luis Moscardó fue fusilado por los rojos y sus últimas palabras fueron: ! Viva España ¡

 

Las obras de reconstrucción para dejarlo en el estado actual finalizaron en el año 1964 y en él se encuentran ubicadas varias dependencias militares, salas dedicadas a ampliación del Museo del Ejército de Madrid y locales relacionados con el asedio del Alcázar en 1936.

He aprendido muchas cosas del asedio del Alcázar gracias a un cómic que me regalaron llamado:

“ La gesta del Alcázar de Toledo “.

“ 70 días en el infierno “.

Es un cómic que he leído y me ha encantado y os recomiendo que lo leáis.

 

Está muy bien y te cuenta datos interesantes que algunos no conocen.

 

Este grandioso edificio demuestra el esplendor y la gloria que ha surgido gracias a bastantes reyes como Carlos V o Felipe II.

 

Ha sido una de las joyas y palacios que ha habido en España y en su historia. Por eso hay que defender lo que hemos construido y no dejar que lo destruyan los enemigos de España.

 

Que Dios nos siga bendiciendo siempre.

 

¡ Viva Cristo Rey ! ¡ Viva España !

(Visited 168 times, 1 visits today)

2 comentarios en “La historia del Alcázar de Toledo – Gabriel de Carlos (jovencísimo pelayo de Cruz de Borgoña)

  1. Fermín de Musquilda

    ¡Muchas gracias, Gabriel, “pelayo” tan amigo de don Pelayo!

    Responder
  2. I. Caballero

    Gracias, Gabriel por tus maravillosas frases.
    Que DIos te bendiga y te proteja
    DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*