13 de febrero de 2021 0

ENTREVISTA: El documental sobre Fernando III el Santo visto por la directora de Hogar de la Madre TV

(Una entrevista de Javier Navascués) –

Hablamos con la Hna. Teresa Mª Pérez Díaz, SHM y directora de HM Televisión, sobre el último documental que han producido: Fernando III el Santo, un reinado en defensa de la cristiandad. Un documental que hasta el día 28 de febrero se puede ver de forma gratuita en www.eukmamie.org

¿Cómo nació la idea de hacer un documental de San Fernando?

Realmente no ha habido nada planeado en ningún momento, digamos que el Señor de la Historia es el que ha ido moviendo los hilos en esta dirección y nosotros solo hemos aceptado la propuesta.

Bajando a los hechos concretos lo que puedo decir es que tras finalizar nuestro primer documental de estas características, “La Pasión de Sta Juana de Arco” que publicamos el 16 de mayo de 2020 con motivo del centenario de su canonización, Margarita Torres, Doctora en Historia Medieval por la Universidad de León, que ha participado en ambos documentales, nos dijo, ¿este podría ser el inicio de una serie de programas sobre personajes medievales? En ese momento no le di mucha importancia, pero como el Señor habla, y habla muy claro y muy fuerte a veces, esta idea fue calando hasta que arrasó.

¿Por qué empezar por San Fernando? Un gran santo español y desgraciadamente poco conocido….

Un nombre conocido, pero una vida totalmente desconocida, al menos para mí. Un rey y un santo, ¿por qué?, ¿cómo? Un dato curioso es que veníamos bajo el impulso del centenario de la consagración de España al Corazón de Jesús que desde el Hogar de la Madre vivimos con un entusiasmo desmedido tratando de contagiar y concienciar a todo el mundo de la importancia de esta consagración en su día, 30 de mayo de 1919, y de la renovación a los 100 años, 30 de junio de 2019. Ahí, el 30 de junio de 2021, un día en el que el corazón vibraba, podíamos leer en el pedestal del Corazón de Jesús, “Reino en España”, deseo de su Corazón y deseo del nuestro. Allí mismo, un poco más abajo, en la fachada de la basílica encontramos la estatua de S. Fernando junto a la de S. Isidoro de Sevilla y S. Isidro Labrador. Creo que estos santos son bien representativos de la monarquía, la Iglesia y la familia, ¿casualidad?, ¿o están ahí por algún motivo?

Yo que soy una persona de ciencias y por lo tanto en mi juventud la historia ha pasado de refilón, no la he empezado a apreciar hasta el momento en que la fe se ha posicionado en el centro. La fe ha hecho despertar un gran deseo por conocer nuestra historia y por lo tanto nuestras raíces, que indudablemente son cristianas.

Y me pregunto, ¿por qué S. Fernando, con ser un personaje fundamental para nuestra historia y, me atrevo a decir, para la de gran parte del mundo, a penas sí se nombra en las clases de historia?

A medida que hemos ido imbuyéndonos en la figura de S. Fernando, más lo hemos ido queriendo y valorando, porque gracias a su respuesta personal a la misión que el Señor le tenía preparada los territorios que hoy componen España gozan de los beneficios de un legado cristiano con todo lo que supone de civilización, cultura y espíritu.

Sin duda, S. Fernando, fue uno de los grandes representantes de la cristiandad medieval…

Podemos decir que S. Fernando es uno de los principales reyes medievales que lucharon por defender y extender la cristiandad, recuperando los territorios que los moros nos habían arrebatado. Es sin duda un rey cruzado, un caballero de Jesucristo, combatiendo bajo el mando de su único Rey y Señor. Le gustaba añadir a su firma caballero de Jesucristo, Siervo de María Santísima y alférez de Santiago. El Papa le concedió una “Bula de Cruzada” y desde 1225 quien combate bajo las banderas de Fernando III combate como cruzado en defensa de la cristiandad.

A mí me apasiona la época de las cruzadas, esa nobleza del caballero que está dispuesto a dar la vida por sus ideales, por su patria, por su gente, por su fe, por su rey y sobre todo por su REY con mayúsculas. Tenían claro que estamos de paso y que la meta es el Cielo y S. Fernando tenía esto muy claro y lo vivía en primera persona y lo procuraba para su gente.

¿Cómo fue el proceso de elaboración del documental?

Realmente precioso, porque vas viendo como el Señor va guiando los pasos y poniendo a las personas indicadas que van haciéndolo posible. Cuando abordamos un trabajo así, que a veces parece que supera nuestras capacidades, a mí me gusta encomendárselo al Santo en cuestión, en este caso a S. Fernando. Y sin duda él tomó las riendas y se portó como caballero que sin duda es.

No hay un proyecto original bien diseñado y elaborado. Hay un entusiasmo común y un primer paso que hay que dar, el resto es confiar en que se irá abriendo camino. Nunca hemos salido defraudados. Gracias a Dios, el trabajo que venimos realizando en los medios de comunicación desde hace ya 20 años nos ha permitido conocer mucha gente muy valiosa y en los últimos tiempos muy buenos catedráticos de historia medieval, con lo cual el terreno ya está sembrado. Ellos nos han puesto en contacto unos con otros hasta conseguir muy buenos profesionales en la materia.

Leímos algunos libros para estructurar un guion mínimo y ver qué lugares relacionados con el santo se podrían visitar y grabar. Empiezan las gestiones para las grabaciones en junio-julio y sin tener todo atado determinamos que en 10 días tenemos que grabarlo casi todo, entrevistas y lugares. En pleno agosto, por miedo a un confinamiento posterior, estando en Cantabria cogemos el coche camino de Andalucía y vamos grabando en Valladolid, Sevilla, Córdoba, Jaén, Ciudad Real, Toledo, Madrid, Toro, Zamora, Burgos. León y Autillo lo dejamos para una segunda escapada.

El siguiente paso fueron todas las escenas que en 5 días, fuimos improvisando una tras otra.

A penas teníamos como vestuario una cota de malla, dos túnicas, un casco, espada y escudo cuando empezamos y de repente ponían a nuestra disposición lo que necesitásemos. Los intérpretes con gran generosidad vencen su timidez y lo hacen porque el Señor lo quiere. Lo último la edición y la banda sonora, para lo cual la inspiración de las hermanas fue fundamental.

Además de la ilusión, el Señor facilitó mucho las cosas.

Sin duda, todo fue rodado, como digo, nosotros damos el primer paso y de lo alto toman las riendas, es solo seguir el camino que paso a paso se va abriendo. Muchos fueron los regalos y sorpresas a lo largo del viaje. Impresionante el regalo de poder tener delante, no solo el cuerpo incorrupto de S. Fernando que está en la Capilla Real de Sevilla, sino también su espada y la Virgen de las batallas que le acompañaba en la silla de montar. 800 años nos separan y estar ahí delante es sobrecogedor.

El permiso más complejo de obtener fue el de la grabación en el Monasterio de las Huelgas en Burgos. Estábamos a punto de regresar para el norte y aún no teníamos un sí, nos resistíamos por ser un lugar tan señalado en la historia de S. Fernando, donde había tenido lugar la vigilia de armas y había sido armado caballero. Allí están enterrados Alfonso VIII, el de las Navas de Tolosa y Leonor Plantagenet, su esposa, abuelos de S. Fernando y Berenguela, su madre, que sin duda dejó una gran impronta en la educación de su hijo. No solo nos dieron el permiso sino que pudimos grabar más de lo que hubiéramos podido soñar. Toda una mañana recorriendo aquellos muros.

Una anécdota “curiosa” fue que buscando un lugar para comer en el recorrido de Sevilla a Ciudad Real resultó que sin saberlo estábamos a 3 minutos de las Navas de Tolosa, cuyo museo nos permitieron visitar fuera de hora con una viva explicación que nos hizo vibrar. Allí pudimos contemplar el territorio donde se libró tan magna batalla.

¿Qué virtudes destacaría del santo y cómo nos puede ayudar hoy?

Muchas son las virtudes que me impactan personalmente y que creo que pueden ayudar hoy en día, pero puedo destacar unas pocas:

La firmeza a la hora de acoger su misión y llevarla a cabo. Comprende que el Señor le pide recuperar la cristiandad y no escatima sacrificio alguno en ello. La capacidad de perdón con aquellos nobles que no dudaron en traicionarle buscando sus propios honores terrenos y la compasión y caridad con los vencidos.

La pureza, que no era frecuente en los reyes de aquella época.

La nobleza y la preocupación por sus súbditos a los que quería y por los que velaba en lo corporal y lo espiritual.

La piedad, un amor tiernísimo a María Santísima, una gran devoción Eucarística y una gran veneración a la Cruz que le llevaba a colocarla en torres y campanarios de las ciudades conquistadas.

Háblenos de la importancia de que haya reyes santos, que sean referencia para el pueblo para ir al cielo.

 

En España podemos ver claramente la importancia de los reyes santos, tanto S. Fernando, como Isabel la católica, que esperemos algún día la veamos en los altares, han dejado huellas muy profundas de las que aún hoy seguimos beneficiándonos. Quien se asoma un poco a la verdadera historia, sin complejos ni prejuicios, encontrará abundancia de hechos que lo avalan. Han hecho tanto por el hombre, por la cultura, por el saber, por el arte, por la extensión de la fe cristiana, por la dignidad del hombre, por la unidad, por el progreso. Tenían la mirada en lo alto, sabían que estábamos de paso y que nuestra verdadera meta es el Cielo y esto fue lo que procuraron para ellos y para sus pueblos.

Esto es lo fundamental, un gobernante no está para ser el centro, no es una cuestión de ostentar el poder para que lo alaben, de atesorar para sí mismo, esto es muy pobre, digno de lástima. Un gobernante, un rey, es un instrumento para beneficio de un pueblo, y ese beneficio se traduce principalmente en un progreso como hombre, una plenitud de vida, que solo se consigue siendo lo que se es, hombre creado por Dios a su imagen y semejanza. Si esto se tiene claro se camina hacia delante, siempre hacia delante, pero si se pierde el origen, el sentido, el por qué, uno se desoriente y está abocado al fracaso y la destrucción. Fueron grandes reyes porque conocían y frecuentaban el trato con Dios, y sabían que sus logros no eran suyos, sino que participaban de una misión encomendada a ellos.

¿Qué aporta el documental con relación a otros trabajos sobre el santo?

Con este documental hemos querido dar un paso más, no solo presentar la historia tratando de ser fieles a los hechos, cosa que hemos procurado concienzudamente, sino mostrar el espíritu y la misión de S. Fernando. Porque si llegó a ser el rey que fue es porque indudablemente fue un instrumento fiel en las manos de su Rey y Señor.

Mons. Marc Aillet, obispo de Bayona dice que los héroes atraen la mirada hacia ellos mismos, hacia sus personas y sus acciones heroicas, mientras que los santos atraen la mirada hacia Dios, quien a través de ellos, instrumentos en las manos de Dios, irrumpe en la historia y hace obras grandiosas. Esto es lo que hemos pretendido, ver la mano de Dios actuando en la historia a través de este gran hombre, de este gran Rey, de este gran Santo.

Al igual que con el documental “La Pasión de Sta. Juana de Arco”, hay una idea común, recuperar la esperanza de aquellos que ante estos tiempos oscuros y convulsos experimenten el cansancio y el desaliento. Tanto Sta. Juana de Arco como Fernando III, el Santo, uno y otro, con su sí a la misión que Dios les encomendaba hicieron hecho posible un cambio de rumbo en la historia, podríamos decir, de 180º. Basta un sí para que Dios tome las riendas y haga verdaderas maravillas, con esa esperanza trabajamos y seguiremos trabajando.

Otro punto común que me gustaría resaltar es la intervención directa de los santos en sus vidas. Tanto uno como otro experimentaron claramente la ayuda y el empuje de los Santos, para Sta. Juana fueron Sta. Catalina de Alejandría y Sta. Margarita de Antioquía y para S. Fernando S. Isidoro de Sevilla y Santiago Apóstol. Indudablemente hay una comunión de los santos que perdura en el tiempo y realmente no estamos solos en nuestro caminar por esta vida. La Iglesia perseverará siempre porque la Iglesia está compuesta no solo por la Iglesia militante, en la que estamos nosotros, sino por la purgante, a la que debemos sostener con nuestras oraciones hasta que den el paso final, y la Iglesia Triunfante que ya ha llegado y goza de la alegría de la Salvación. Debemos pedirles porque ellos ya han llegado y han padecido como nosotros, conocen la debilidad del barro del que estamos hecho, conocen la lucha interna y externa y saben que todo merece la pena para llegar al Cielo.

¿Qué frutos espirituales esperan conseguir?

He tenido la oportunidad de ver la película de Karol varias veces y siempre hay algo que me llama la atención. Ante la invasión nazi, el grupo de amigos ve la necesidad de hacer algo, de no quedarse impasibles y luchar contra este totalitarismo que quiere arrebatarles no solo la vida de un modo atroz y despiadado, sino la identidad de su nación, su cultura y sus raíces, indudablemente cristianas. Hay dos posiciones que se toman, una resistencia armada y una resistencia dirigida a custodiar, defender y transmitir su cultura, sus raíces, a través del teatro. En su día yo no comprendía la importancia de esto pero cuanto más avanzamos en nuestra propia historia y en nuestros tiempos presentes más consciente soy de esta segunda vía en la que creo firmemente.

(Visited 94 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*