Seguir el blog (Follow.it)

1 de julio de 2021 2 /

Coronavirus: Telón. Fin de la primera parte

(Por Porfirio Gorriti) –

1 de julio de 2021. Año primero de la pandemia.

Las grandes construcciones socio-políticas de la pandemia están ya en fase de acelerada demolición y la locura colectiva evoluciona de forma imparable hacia una convalecencia amnésica generalizada. La sociedad española abraza un prometedor verano festivo sin intención alguna de hacer un análisis riguroso de la infamia globalizada a la que ha sido sometida. La previsiblemente próxima resolución del Tribunal Constitucional sobre la anticonstitucionalidad de un estado de alarma como base legal para encarcelar en su domicilio a la generalidad de la población, tal como fue denunciado por juristas independientes desde un principio, consideramos que resonará sin consecuencia alguna en el Tribunal Supremo y en el Gobierno de España, tanto monta, monta tanto. Y nuestros lectores ya saben que consideramos la acción de oposición política del PP, durante la pandemia, todavía más execrable que la gobernanza de la caterva de «progresistas» que lleva ahora las riendas de España.

El virus ha sido y es una realidad biológica. Los que lo niegan se han puesto una venda en los ojos. Un accidente biológico en un centro científico virológico de China es la hipótesis más congruente y probable sobre su origen. La respuesta institucional frente a la pandemia ejecutada por las autoridades de los países desarrollados, ha sido sobredimensionada en el orden socio-sanitario, puesto que el virus es larvado o asintomático para la inmensa mayoría de la población. En el otro extremo, los efectos secundarios de las vacunas — incluyendo reacciones mortales—están siendo minimizados y no investigados. La pandemia ha determinado un proceso orwelliano de manipulación de la información por los poderes fácticos que produce pavor a su contemplación. La Medicina, como comunidad científica independiente que ejercía de locomotora de Occidente, está muerta y prostituida.

Muchas personas han sufrido daños considerables en su economía familiar por las garras de la pandemia, a la vez que España se sumerge en una profunda depresión en el plano internacional. Especial desazón nos produce la actual jerarquía eclesiástica española, desaparecida durante el atroz confinamiento y reaparecida mediáticamente para defender la operación política de los indultos. Ante un futuro siempre impredecible, vivimos la bisagra definitiva de un cambio de época y todo augura que van a producirse rápidos y grandes cambios sociales, tanto en España como en la Humanidad.

Tras el verano, España se reencontrará con la realidad de su presente, aprisionado en las mascarillas. Aunque la podredumbre actual parece que no puede ofrecernos más futuro que otra época negra, también pudiera advenir un resurgimiento salvífico del tradicionalismo español, gracias a unas formas que no pueden verse ahora.

No podemos confiar en las vacunas ni en la Ciencia, pero los cristianos debemos confiar en los designios divinos.

Sagrado Corazón de Jesús: solo en Ti confiamos para que el virus se detenga.

(Visited 159 times, 19 visits today)

2 comentarios en “Coronavirus: Telón. Fin de la primera parte

  1. La verdad nos hará libres

    “El virus ha sido y es una realidad biológica. Los que lo niegan se han puesto una venda en los ojos”

    El virus existe porque lo digo yo y blasfemo es el que lo niegue…

    Con esos no-argumentos flaco favor se hacen a sí mismos, y a su lucha por la verdad.

    La verdad no se impone, surge de la duda. Sin duda, no hay verdad.

    Si tan taxativamente pontifican, deberían poder mostrar con la misma vehemencia las pruebas irrefutables de su existencia. A la espera de ello quedo.

    Responder
    1. identicon

      Porfirio Gorriti

      Estimado lector : no espere más a quitarse la venda de los ojos. Como usted dice, las dudas superan con creces a las certezas. Y no van a resolverse científicamente a corto plazo porque la Medicina sigue de momento al servicio del gobierno. El genoma del COVID-19 está a disposición de cualquier laboratorio provinciano. El gobierno chino ha impedido el rastreo de su origen. La duda primaria no es el virus sino por qué no pasaba lo que pasa ahora en las ondas epidémicas de gripe, que también era causa de miles de hospitalizaciones y muertes.
      En la próxima entrada y siguiendo su hilo, abordaremos las terribles dudas que generan las vacunas.

      Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*