28 de junio de 2018 0 /

Comprender el N.O.M. – Anatomía de la Bestia

NOTA PREVIA: abordamos la confección y escritura de este artículo de información, ante todo y sobre todo, como obra de Caridad hacia nuestros coetáneos, en cuanto apelamos a la Virtud Teologal que la impulsa. Entendemos por “nuestro coetáneos” esa gran mayoría de gentes más bien desinformadas que creen, por alguna razón que se nos escapa, que son sujetos libres de razón y conciencia, cuando la verdad es muy otra: que apenas subsiste en ellos una pizca de decisión propia como para hacer justicia a su libre albedrío, de puro controlados como están por el Sistema en cada uno de sus actos y maneras de pensar. Es preciso, como católicos romanos de la Remanente española tradicionalista, denunciar este secuestro del alma humana: no por sensacionalismo amarillista ni derrotismo apocalíptico, sino por Caridad Cristiana Católica Romana, para que Cristo Reine sobre este mundo lleno de tinieblas. He dicho.

 

JesuCristo (Jn 8:32)

La verdad os hará libres.

 

Corren tiempos propicios para la crítica al Sistema, y por ende al fin al que éste nos arrastra: la consabida imposición totalitaria del Nuevo Orden Mundial (desde ahora N.O.M.). Vemos día a día cómo una reacción decidida y esperanzada de la facción europea identitaria está ofreciendo resistencia al monstruoso Leviatán globalista: Polonia, Hungría, en los últimos tiempos Austria y ahora Italia, están replanteándose gravísimas cuestiones en torno a su identidad cristiana y su supervivencia a medio y largo plazo. Incluso en nuestra desarmada España, amordazada en estos momentos por un gobierno ilegítimo en el poder y con su gran masa poblacional lobotomizada (tras cuatro décadas de degradación moral y social en caída libre), se perciben signos de cambio, de desentumecimiento espiritual. El viejo conflicto maniqueo-dualista de las “derechas” y las “izquierdas” ha quedado virtualmente obsoleto y superado; el nuevo conflicto debe plantearse para resultar comprensible en cuestión de soberanismo frente a globalismo.

Hasta hace unos pocos años, los críticos de esta realidad criminal del N.O.M. eran parodiados y ridiculizados en los medios de comunicación como unos pobres conspiranoicos atrapados en la fiebre de sus fantasiosas especulaciones. Pero desde los atentados de falsa bandera (autoatentados) perpetrados en Usa el 11 de septiembre de 2001 y la consiguiente fuga de datos, el curso precipitado de los acontecimientos (junto a la evidencia de pruebas flagrantes) han puesto al descubierto significadas parcelas de la gran trama global y oculta del N.O.M., sacando a la luz (gracias a Internet) ingente número de piezas -no por obvias menos inquietantes- del Gran puzzle, puzzle que aquí intentaremos siquiera brevemente descifrar, a modo de pequeñas pinceladas introductorias y tras los pasos de autores como Manuel Guerra Gómez, Gil de la Pisa Antolín, Ricardo de la Cierva, Manuel Galiana Ros, Cristina Martín Jiménez, Ricardo de las Heras, Daniel Estulin, Alberto Bárcena Pérez, César Vidal, José Antonio Ullate Fabo, Salvador Borrego, Robert Goodman, Jean-Michel Vernochet, Onésimo Redondo o Jakin Boor (seudónimo del General Francisco Franco), entre otros muchos cuyas obras, con mayor o menor fortuna e intensidad, han ido develando la trama oculta del N.O.M.

Para empezar, ¿qué es el N.O.M., cómo definirlo? El N.O.M. es un sistema múltiple de estructuras de poder entrelazadas y disociadas que convergen en un único fin supremo de naturaleza luciferina, a saber: el establecimiento de un gobierno mundial (cual única institución macro-estatal) cuyo objetivo es el control de todos los recursos existentes, no ya solo materiales y humanos, sino intelectuales e incluso espirituales; un sistema criminal enemigo de Cristo y la Iglesia, en suma, que trabaja oculto y desconocido del mundo, a la sombra de la sombra, con una “hoja de ruta” milimétricamente planificada y establecida, y cuyos propósitos vienen cumpliéndose, con escasas irregularidades y a piñón fijo, desde 1789 (p. ej. las tres guerras mundiales planificadas por Albert Pike).

A la pregunta de qué o quiénes constituirían este sistema de estructuras polimorfas, haríamos bien en imaginar una pirámide jerárquica con varios niveles o alturas, 12 concretamente, de menor a mayor poder/entidad en su recorrido ascensional y de subordinación (seguimos aquí, aunque simplificado, el organigrama -no exento de confusión y ambigüedades- diseñado por el analista político Alexander Backman).

1) “LA BORREGIZA”: es decir el rebaño, más de 7.300 millones de cabezas de “ganado” humano, almas encarnadas controladas tecnológica-mente, consumidores inservibles, es decir las cobayas del laboratorio.

2) “LOS PASTORES (I): LOS SIRVIENTES”: léase los medios de comunicación que manipulan a las masas a través de sus laboratorios de lavado de cerebro (Instituto Tavistock) o de sus innumerables plataformas de difusión: Hollywood, CNN, CBS, ABC, BBC, NBC, MSNBC, Fox, Univisión, Telemundo, Televisa, TV Azteca, radio, música pop, moda, prensa globalista, programación predictiva, etc.

3) “LOS PASTORES (II): LOS BUSCADORES”: todo el contubernio de corrientes sincretistas y disolventes que convergen en el movimiento New Age, de carácter masónico, teosófico-espiritista y pagano oriental: cultos y sectas adscritos a este movimiento, como el Consejo Mundial de Iglesias (Testigos de Jehová, etc.), Sociedad Teosófica (Madame Blavatsky), Iglesia de la Cienciología (Ron Hubbard), Lucis Trust (Alice Bailey), organizaciones gnósticas y espiritas, ocultismo y parapsicología (Maestros ascendidos), extraterrestres (J. J. Benítez), etc.

4) “LOS MANIPULADOS (I)”: Gran Logia Azul, “Masones sin mandil”, Orden Rosacruz, Cábala, antiguas religiones de los antiguos misterios, etc.

5) “LOS MANIPULADOS (II)”: Club Rotario, Masonería Blanca, Los Alces, YMCA, Shriner’s, World-Vision, etc.

6) “LOS MANIPULADORES (I)”: Masonería del Rito de York (Grado 9º), Masonería del Rito Escocés (Grado 33º), Orden de Cráneo y Huesos (Skull and Bones), etc.

7) “LOS MANIPULADORES (II)”: Gobiernos, en cualesquiera de sus presentaciones impuestas: Comunismo, Capitalismo, Socialismo, Liberalismo, Neo-socialismo, Totalitarismo, etc.

8) “INCUNABULA (I)”: con este nivel 8 accedemos a la oligarquía Illuminati, también denominada “El nido de las serpientes”: Logia B’nai B’rith, O.T.O. (Ordo Templaris Orientis), Magia negra luciferina (Aleister Crowley, Albert Pike, Bertrand Russell, etc.)

9) “INCUNABULA (II) – COMITÉ DE LOS 300”: Club de Roma, U.E., O.N.U., G-8, CFR, Bohemiam Grove, RIFA, etc., así como las empresas transnacionales que ejercen su poder controlador y creador sobre la opinión pública (General Electric, Sony, Bertelsmann, The Coca-Cola Company, Viacom, Diageo, LVMH, Nestlé, Virgin, Kraft, Pepsico, Mitsubishi Corporation, Disney, AOL Time Warner, Fox News, Daimler Chrysler, etc.) y las grandes bancas sistémicas (JP Morgan, Goldman Sachs, ING Bank, RBS, Generali, KBC, Banco Espirito Santo, Santander Río, Intesa San Paolo, Fortis Bank, AIB, etc.)

10) “INCUNABULA (III) – CONSEJO DE LOS 33”: Club Bildelbergh (constituido por tres círculos jerárquicos), Mesa Redonda Europea de Industriales, Comisión Trilateral, etc. Pese a su oscuridad y total falta de transparencia, estos entes tienen apariencia externa visible, actuando como mónadas selladas e inaccesibles a la opinión pública.

11) “INCUNABULA (IV) – CONSEJO DE LOS 13”: integrado por las 13 familias judías más poderosas del planeta: Rothschild, Rockefeller, DuPont, Astor, Russell, Marlborough, Reynolds, etc.

12) “GRADO 360º – ILUMINACIÓN”: alta oligarquía Illuminati sionista (llamada eufemísticamente reptiliana [en lugar de judía] por David Icke y otros “desinformadores” para evitar las represalias de la Liga Antidifamación), oscura e inaccesible para los niveles inmediatamente anteriores, aunque con conexiones entre los elementos más prominentes de los más inmediatos niveles.

Al observar dicha pirámide de poder y subordinación, el lector podrá deducir, a tenor de la misma, los siguientes puntos de integración, cohesionados en un fin común:

a) que existe una conspiración sionista internacional en marcha, en los niveles más altos de la estructura;

b) que dicha conspiración sionista dirige/articula otras tantas conspiraciones llevadas a cabo por sociedades paramasónicas con el poder suficiente como para controlar y dirigir desde la sombra de la sombra los organismos internacionales; y

c) que dichos organismos internacionales manipulan e influyen a su vez, fagocitados en un entorno de gran confusión, las instituciones de los estados soberanos en todas y cada una de las parcelas de su vida política, económica, social y religiosa.

Siguiendo aquí al analista y disidente Manuel Galiana Ros, se aspiraría ante todo a lograr cuatro objetivos prioritarios, a saber:

1) Derrotar y disolver los Estados nacionales soberanos en una informe y desarraigada papilla geográfico-espacial;

2) Imponer su criterio de qué es la moneda (como bien en sí mismo), popularizando el viejo relato del especulador de que “la moneda es un bien en sí mismo”, etc.;

3) Destruir todas las instituciones fundamentales de la sociedad, incluidas las Fuerzas Armadas y, sobre todo, la Iglesia Católica, única depositaria de la Fe verdadera; y

4) Extirpar de las sociedades los valores éticos y morales, demoliendo primero los fundamentos de la Ley Natural como previo paso hacia el estado amoral-nihilista.

Cuatro objetivos prioritarios, más o menos avanzados en los diferentes lugares del globo, pero que alcanzan en ese siniestro laboratorio que es la U.E. uno de sus más avanzados grados de implementación: gran pérdida de soberanía de los países miembros, el Euro como moneda común, instituciones secuestradas por las oligarquías del contubernio, sociedades devastadas en el plano moral y religioso, etc. En pocas palabras: vemos cómo el N.O.M. luciferino pretende derribar y sustituir el Viejo Orden Cristiano del orbe, eliminándolo finalmente. Hablamos, obviamente, de un proceso de siglos de hundimiento en los abismos de la negación del ser. Un proceso de siglos de infiltración judeo-masónica que ha arrojado a la historia en los últimos tiempos sucesos luctuosos para la Cristiandad, tales como la Revolución Francesa, la caída de las últimas monarquías europeas, las dos guerras mundiales del siglo XX, el triunfo del comunismo en Rusia, en fin, una catarata de ataques debilitantes cuyo propósito manifiesto ya explicitó Alfred Naquet en 1901, citado por Galiana Ros: “Sobre los escombros de las patrias destruidas se fundará la República de los Estados Unidos de la Civilización […] con la llegada del definitivo Mesías de la Humanidad y el triunfo del sueño judío que data de hace 3.000 años”.

Como podemos observar, el N.O.M. no es suposición hipotética, sino hecho irrefutable de perenne actualidad, y por ello mismo de todo punto minimizado por los medios de comunicación de masas por él dirigidos (se estima que entre el 80 y el 90 % de los medios de comunicación están en manos del globalismo sionista). Vayamos por curiosidad a la enciclopedia digital del N.O.M., la infecta y manipuladora Wikipedia: bastará ver, en la entrada relativa al “N.O.M.”, cómo dicho supuesto es directamente etiquetado en la sección de “Teoría de Conspiración”. ¿Qué no es esto sino desinformación químicamente pura, en un medio cuyo fin, pretendidamente, es informar?

El término “Nuevo Orden Mundial”, por lo demás, fue acuñado por el masón judío Adam Weishaupt, a la sazón fundador de la Orden de los Perfectibilistas (Illuminati). No nos sorprende confirmar cómo los presupuestos de dicha Orden Illuminati coinciden en todas sus grandes partes con los presupuestos del N.O.M.; veamos:

I) Fin de los gobiernos soberanos, con la abolición o demolición de esas formas de gobierno consideradas no válidas para los fines perversos de la Orden. En consecuencia, los miembros de la secta, haciendo uso y abuso de sus múltiples poderes (económico, político, social, etc.), generarán toda suerte de conflictos que conducirán hacia el consiguiente caos; de este modo se avanza hacia el gobierno único mundial.

II) Fin de la propiedad privada y de la herencia, con la finalidad de que el poder económico único esté en las mismas manos, a saber, los adherentes y miembros de la secta.

III) Fin del concepto de nación, eliminando las muchas nacionalidades y extirpando de las humanas mientes las ideas de patria y patriotismo, generando al cabo de pocas décadas una masa amorfa y degradada de desarraigados (Barrès) sin otra patria que su propia piel (Malaparte), teniendo a mano individuos dóciles y sumisos al Sistema.

IV) Fin de la familia tradicional, último gran escollo hacia el N.O.M., con la destrucción del matrimonio cristiano primero, como previo paso hacia el simulacro de la comuna, es decir la apoteosis de la inmoralidad.

V) Fin de la religión, especialmente la Católica, fomentando los sincretismos disolventes como antesala hacia la religión única, una teología humanista que encuentra en nuestros días su más plena plasmación antropológica en el New Age, devastadora amalgama de credos orientales, teosofía y doctrinas masónicas, promotora del panteísmo combinado con diversas espiritualidades gnósticas.

Ante este tétrico panorama, el historiador honrado (legítimo), ansioso por descifrar la verdad en toda su polícroma crudeza, bien hará en preguntarse: ¿es de recibo estudiar la historia del Occidente de los tres últimos siglos sin hacer siquiera una sola mención al sionismo a través de su proyecto masónico del N.O.M.? Por caridad, ¿es aceptable? Ante el precipitado devenir de los acontecimientos, ante el confusionismo reinante en los relatos modernos históricos, ante el casi infinito conjunto de piedras de un arco desmesurado, el historiador empapado por las más inconexas narrativas oficiales, debe preguntarse: ¿cuál, de dichas piedras, es la piedra clave que sostiene el arco? ¿Cómo se llama? Mejor, ¿cuál es su nombre técnico? A estas alturas, la respuesta, de puro lacónica, exige una sola palabra: SIONISMO.

Es el sionismo financiero mundial, en efecto, el cerebro del N.O.M., que a su vez maneja a sus anchas a la masonería, en cuanto instrumento secreto de éste que es. Con la masonería esparcida por el globo infiltrando los gobiernos y las instituciones (en el caso español, p. ej., el profesor Alberto Bárcena confirmó que no hay fuerza política del arco parlamentario español que no tenga masones entre sus miembros), con el marxismo cultural por bandera en el burdel de Occidente, los peligros son muchos e impredecibles.

Enumeraremos a continuación algunas de las tácticas y de los propósitos del N.O.M. en su proyecto de destruir Europa, es decir la Cristiandad, la Civilización. Para ello, está siendo llevado a cabo:

a) La imposición del relativismo moral a las masas y su consiguiente aceptación, modificando hábitos y conductas, pervirtiendo las costumbres, socavando la familia, alienando en suma los recursos humanos existentes, a través de políticas socialdemócratas o liberales (cara y cruz de la misma moneda maldita, suministrada por el mismo prestamista).

b) El completo eclipsamiento de la Iglesia Católica, que es la Fe, y por lo tanto Europa (Hilaire Belloc), sustituida progresivamente (no tanto desde fuera como desde dentro) por una seudo-Iglesia o Neo-Iglesia en la que el Dogma aparezca totalmente irreconocible, de puro perturbado. Este eclipsamiento, lento pero inexorable, tuvo su primer golpe traumático con la Reforma del lujurioso Lutero, sentando las bases de la progresiva protestantización de los católicos, hasta que no subsista más que una ínfima remanente (que será la auténtica Iglesia de Cristo, la Iglesia Católica eclipsada).

c) El genocidio blanco, implantando definitivamente el ya clásico Plan Kalergi (obra del psicópata mestizo del mismo nombre), pero perfeccionado y amplificado: fomentando el aborto entre la población autóctona; la ideología LGTBI entre las juventudes desnortadas; la invasión del Tercer Mundo (escenario ya dibujado por Jean Rapsail en su novela El campamento de los santos) y el mestizaje forzoso a través del multiculturalismo y los concubinatos mixtos; la promoción del Islam como parte de la cultura europea (Angela Merkel); la legitimación del racismo antiblanco dentro de la propia Europa cual colofón de la denominada “Gran Sustitución” (francamente exitosa en la luterana Suecia, nación que hacia el año 2030 ya formará parte de los países del Tercer Mundo); la esterilización de la población a través de la alimentación (vía transgénicos), el envenenamiento de las aguas (con flúor), etc. Se procede con esta ingeniería social, en fin, a borrar del suelo europeo la población autóctona blanca. Los estudios más alarmistas pronostican que, a este paso, el genocidio blanco se habrá consumado en toda su plenitud hacia el año 2300. Para criminalizar este tipo de críticas contra el genocidio blanco, por supuesto, los voceros de la “Gran Sustitución” (en su mayoría blanquitos de “izquierda” alienados en las consignas del marxismo cultural) ya han adoptado un vocabulario demonizador bastante efectivo en los medios, tildando al crítico de sus pretensiones genocidas de “antisemita”, “racista”, “xenófobo”, “nazi”, “fascista”, “islamófobo”, etc., etc.; así trabajan estos perversos/tontos-útiles de George Soros.

Finalmente, y liquidado el capital espiritual europeo, ya sólo quedará extender dicho genocidio al resto del orbe, reduciendo la población mundial a unos 1.000 millones de habitantes, según las proyecciones canónicas desencadenadas tras la Conferencia de Bucarest (1974). Para ello los “Amos del mundo” (en feliz expresión de Cristina Martín) podrán valerse de las tácticas típicas (guerras demográficas, planificación familiar, políticas totalitarias, etc.) o de otras nuevas (incubando nuevas enfermedades mortales de diseño, pandemias, guerra bacteriológica, etc.) Este proceso, a largo plazo, llevará algunos siglos en el mejor de los supuestos ideales.

Pero no todo está perdido, puesto que el N.O.M., felizmente, está abocado al fracaso. ¡Todavía no tiene el control sobre nuestro libre albedrío! (algo que el transhumanismo no tardará en intentar abolir). Mas en su criminal periplo, qué duda cabe, los daños que puede causar (y que de hecho ya está causando) son incalculables. La última palabra, no obstante, la Palabra definitiva y con Ella la Victoria del Bien sobre las fuerzas oscuras del mal, esa Palabra, digo, la tendrá Nuestro Señor JesuCristo: sólo Él podrá resolver en todo su alcance la gran cuestión metafísica. En nuestras manos está hacer cumplir la pequeña parte restante. Que así sea.

(Visited 356 times, 2 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*