Seguir el blog (Follow.it)

27 de enero de 2022 0

Alberto Calvo Rúa analiza su libro El Origen de los Tercios en la Monarquía Hispánica

(Una entrevista de Javier Navascués) –

Alberto Calvo Rúa es Graduado en Historia por la Universidad de Valladolid, se especializó en historia militar de la Baja Edad Media y la Edad Moderna. Desde finales de 2018 ha centrado sus investigaciones en la élite militar de la Monarquía Hispánica, los Tercios. En 2019, ya como historiador, comenzó a preparar oposiciones para el Cuerpo Facultativo de Archiveros de Castilla y León, obteniendo plaza en el mismo en octubre de 2021. Comenzó su labor divulgativa publicando varios artículos para la asociación 31EneroTercios, referente en redes sociales para el estudio de los Tercios. En febrero de 2021 fundó el proyecto de divulgación Piqueros a Vanguardia, que actualmente dirige y que, con menos de un año de existencia, cuenta con más de 3.000 seguidores entre Twitter, Twitch e Ivoox.

¿Qué le motivó a hacer este libro sobre el Origen de los Tercios?

El querer aportar algo nuevo, algo diferente. Los Tercios, desde hace unos años, se han convertido en un fenómeno mediático y literario de primer orden, pero tengo la sensación de que sabemos muy poco sobre ellos. El centrarme en el origen surgió gracias a un periodista que, en un programa de televisión, dijo que los tercios del Gran Capitán habían arrollado a Francia en la batalla de Garellano. Esta batalla tuvo lugar en 1503, y el nacimiento oficial de los Tercios se dio en 1535-1536. Pensé: “¿Cómo puede ser esto posible?”. Intenté buscar un libro para informarme, pero entonces vi que no existía nada. Era como si la historia de 1503 a 1535 hubiese desaparecido de la faz de la tierra. Fue entonces cuando tuve claro que mi libro debía tratar el origen de los Tercios.

¿Qué supone hacerlo en una editorial como SND?

Una gran responsabilidad y un gran reto. SND Editores es un editorial de primera línea, con grandes obras publicadas en su sección de historia, y que llega a todos los rincones del mundo hispano. Siempre he trabajado teniendo esto presente y sabiendo que debía estar a la altura de las expectativas de la editorial. Los lectores tendrán que decir si lo he logrado o no.

¿Estaban basados los Tercios en la infantería suiza, como se ha dicho?

Pues sí y no. Me explico. Los cuadros cerrados de infantería suiza fueron los primeros en demostrar al mundo que un ejército de infantes podía vencer a la todopoderosa caballería pesada francesa. Ahora bien, los Tercios, tácticamente, no se parecían en nada a ellos. Los Tercios no basaban sus opciones de vencer en permanecer como un cuadro inmóvil y compacto de picas, como hacían los suizos, sino en el uso combinado de picas y arcabuces, en la gran división interna de sus unidades y en la movilidad y adaptación de las mismas a las situaciones que requería el combate. Podría decirse que los Tercios beben de la experiencia suiza, pero llevan su modelo a niveles infinitamente superiores.

¿Los soldados de Gonzalo de Córdoba eran Tercios o técnicamente aún no existían?

Esta es una gran pregunta, porque mucha gente cree que sí, pero lo cierto es que los soldados que combatieron a las órdenes del Gran Capitán no eran Tercios, ni técnica ni militarmente. Lo que quiero decir es que terminológicamente el denominativo de Tercios no surge hasta finales de la década de los 30 del siglo XVI, y Gonzalo deja de prestar servicios a la corona en 1504. Pero no es una cuestión únicamente terminológica. Militarmente tampoco se les puede denominar Tercios. Por poner un ejemplo que los lectores puedan comprender y que desarrollo mucho más en el libro: el Gran Capitán, que introdujo el uso de arcabuces, elemento clave en los Tercios, no logró usarlos en campo abierto. ¿El Gran Capitán sentó las bases a partir de las que después se desarrolló la táctica de los Tercios? Sí, sin duda, pero si comparamos el ejército que deja en 1504 con el de 1530, como hago en el libro, podremos ver que eran muy diferentes.

¿Cuál es realmente el origen de los Tercios?

Como cuento en el libro, debemos diferenciar las dos vías que llevan al nacimiento de estas unidades. Desde un punto de vista teórico, indispensable para realizar posteriormente la práctica, considero que el origen de los Tercios está en la experiencia heredada del proceso denominado como Reconquista y en las mentes de Alfonso de Palencia y los Reyes Católicos. Estos tres elementos llevaron a la creación de una sociedad guerrera, acostumbrada a matar y a morir, lo cual fue esencial para que los Tercios pudieran existir. De forma práctica, es decir, militar, la piedra angular de la revolución militar moderna, dentro de la que debemos encuadrar el origen de los Tercios, lo representa la Guerra de Granada, que finaliza en 1492.

¿Cuáles son los principales logros conseguidos?

Hay algo que debemos tener claro, y es que la guerra es la política por otros medios. Aislar la guerra del resto de elementos estructurales para el sostenimiento de cualquier tipo de estructura jerárquica (política, sociedad, economía, cultura), es un gran error. Los Tercios hicieron posible, en primer lugar, que en España viese la luz el Estado moderno, pues permitieron a los monarcas castellanos sustraer a la nobleza de su función estructural para con la sociedad: la guerra. Pero también lograron que las aspiraciones de construir una monarquía universal fueran una realidad durante, al menos, los siglos XVI y XVII. La Monarquía Hispánica y el Imperio Español, sin el sustento militar de los Tercios, no habrían pasado de una idea.

Dentro de la historia de los Tercios, ¿qué figuras militares y hazañas destacaría?

El primer nombre que se me viene a la cabeza es el de Alejandro Farnesio, conocido como El Rayo de la Guerra. Logró, con una Monarquía de España muchas veces al límite de su capacidad económica y militar, arrinconar a los rebeldes holandeses en Flandes. También mantuvo a raya a los franceses, lo que no era tarea sencilla. Creo que lo que mejor habla de su figura es que cuando murió a finales del siglo XVI, los rebeldes de Nassau avanzaron casi imparables por los territorios leales a España.

En cuanto a hazañas, creo que la más conocida es la del Milagro de Empel, pero a mí me parece mucho más notable la batalla de Pavía, en 1525, y que aparece detalladamente en el libro. Aunque los Tercios todavía no habían nacido oficialmente, el ejército español logró capturar a la casi totalidad del ejército francés. ¡Incluso al rey Francisco I! Me parece algo increíble pocas veces visto en la historia.

¿Son valorados a nivel internacional?

Si esto lo lee un inglés, un francés o un holandés dirá que no están tan valorados, pero que intenten verter mentiras sobre ellos constantemente lo que hace es confirmarlo. Los soldados de los Tercios no eran hermanitas de la caridad, evidentemente. Eran soldados, los mejores en su oficio, de hecho, y muchas veces se comportaban como tal. Creo que son tan valorados por su disciplina en los momentos en que más difícil es mantenerla: en medio de una batalla campal. Verles combatir en silencio, respondiendo con eficacia a las órdenes de sus superiores, debía ser un espectáculo tremendo para sus enemigos.

¿Cómo podían los Tercios, basados en la infantería, frenar a la caballería? ¿Con picas, o sea lanzas? ¿Qué papel jugaron las armas de fuego en los tercios?

La clave del éxito de los Tercios, como los lectores podrán ver desarrollado en el libro, no es el uso único de picas, o el uso exclusivo de arcabuces, sino el uso combinado de ambas. Cuando la caballería enemiga está lejos, los arcabuces salen del cuadro de picas, se despliegan en mangas y efectúan sus disparos. Cuando la caballería carga para interceptarlos, se retrotraen dentro del cuadro y las picas se convierten en un muro impenetrable para los caballos. Esto, que es sencillo de llevar a cabo protegido por una línea de fosos y trincheras, requiere de un grado altísimo de coordinación en campo abierto, y eso es lo que logran hacer los Tercios mejor que nadie. Me resulta muy curioso, de todas formas, ver que se tiene siempre la idea de que la clave de los tercios fueron las picas, pero lo cierto es que su hegemonía, su elemento diferencial, se la proporcionaron los arcabuces (posteriormente mosquetes).

Un último detalle: picas y lanzas no son lo mismo. Ambas son armas engastadas, es decir, con punta de hierro en la parte final de un palo alargado de madera, pero la pica es de un tamaño muchísimo mayor a una lanza.

¿Hasta qué época duró su hegemonía europea?

Hay mucha polémica respecto a esto. Desde luego no fue hasta la famosísima batalla de Rocroi de 1643. En mi opinión, la superioridad apabullante de los Tercios comienza su declive con el desarrollo de las armas de fuego y la artillería. Cuando un cañón disparado desde varios cientos de metros tiene una gran precisión, un cuadro relativamente compacto de picas y arcabuces-mosquetes es un blanco fácil. Lo mismo sucede con las armas de fuego. Creo que en la segunda mitad del siglo XVII, aunque todavía se dieron bastantes victorias de las armas españolas, supone el fin de la hegemonía de los Tercios. El arte de la guerra había cambiado, y había que adaptarse a los nuevos tiempos.

(Visited 33 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*