Ir al contenido

Cómo llegué a la Comunión Tradicionalista Carlista

(Por Gabriela Gorkin) –

El pasado noviembre publicamos el extenso e interesante testimonio en el que la argentina Gabriela Gorkin narraba en primera persona el proceso de su conversión del judaísmo al bautismo católico. La misma Gabriela nos cuenta ahora en primicia para ahorainformacion.es su “conversión política” que le ha hecho descubrir y abrazar el Carlismo hispano. La dimensión política y social del ser humano suele ser menospreciada o silenciada dentro de las historias de conversión, sin embargo, en buena doctrina, es un aspecto insustituible de la vida que también está llamado, como toda la existencia, a ser iluminado por la luz de la fe.  

“Elecciones generales de España de 2011”. Fue en éstas elecciones y porque no quería seguir votando “al menos malo”, que me puse a investigar los partidos políticos más pequeños… Llegué a España con 26 años, ya había ejercido el derecho a voto unas tres veces quizá en Argentina y me había quedado que me habían dicho quizá de la última vez, que el voto “diversificado” era una manera inteligente de votar. Este recuerdo fue el motor que me decidió a darle más importancia a la recta intención, que no al miedo de que salga votado el partido más malo, o sea que preferí darle gloria a Dios y no a los hombres, con la confianza puesta en Él que es el Señor de la Historia, es como que pensé creo algo así, que le sería más fácil de enderezar a Dios, una acción basada en presupuestos divinos, que no humanos.

Entonces me puse a buscar en internet información sobre los partidos políticos en España, aclaro que nunca había intentado entender de política. En la búsqueda que hice encontré material sobre un partido llamado SAIN y la CTC, Comunión Tradicionalista Carlista. Sin tener idea de nada, SAIN no me sonó muy bien, por eso de la internacionalidad que me hacía pensar en el comunismo y ahora veo ¡que gracias a Dios pensé bien! Pues todos los proyectos políticos internacionalistas encajan bien con los planes del NOM, así que hay que tener cuidado quizá en no hacerles el juego a estos enemigos de la Humanidad. Por ésta razón me incliné a la CTC y fue una gran aventura.

Muy providencialmente se cruzó en mi camino la página de la Asociación Cruz de San Andrés en Facebook y no recuerdo cómo me di cuenta que tenía que ver con la CTC, así que ni corta ni perezosa le escribí un mensaje a su director Efrén. Comenzamos a intercambiar mensajes, en los cuales yo le explicaba lo que estaba viviendo y él, con mucha amabilidad y paciencia, se convirtió en mi padrino en la Comunión.

No estoy muy segura, pero creo que en esas elecciones me inventé la papeleta de la CTC y así fue mi voto, que pasó entonces por nulo, pero Dios vio mi intención, pues no voté por el menos malo, que ya que está, por mucha experiencia vemos a dónde nos trajo, una realidad social en la que la dignidad de la persona está pisoteada y muy amenazada.

Fue pasando el tiempo, mientras Efrén me seguía apadrinando en este camino y a pesar de mi ignorancia en historia española, escribí unos dos artículos para Cruz de San Andrés, cosa que hacía crecer mi entusiasmo.

Pero en algún punto, conocí qué es un Requeté y una Margarita y esto fue el punto de inflexión, él encuentro con Cristo en la Comunión Tradicionalista y el hecho que me ganara el corazón. En mi camino personal, el ejemplo del Requeté, su entrega martirial, me llevó a la dimensión gloriosa del Corazón de Cristo. O sea que en mi camino personal, plagado de obstáculos porque soy una pobre mujer de barro, la entrega del Requeté comenzó a ser un medio maravilloso de ayuda y perseverancia para ir a Cristo, y san Juan de la Cruz dice que todo lo que lleva a Dios es bueno, así que ¡Bendito sea Dios!

Siempre me produce alegría y me hace sonreír, el hecho de que nunca había estado afiliada a un partido político y no sé por dónde sentí la necesidad de afiliarme a la Comunión. Entonces Efrén me puso en contacto con la Secretaria, que fue el otro gran regalo que Dios me tenía preparado, conocer a Mercedes, con la cual compartimos un tiempo que en su compañía fue maravilloso. ¡Me afilié el 30 de enero de 2012!

Recuerdo que en una Festividad de Cristo Rey en el Cerro de los Ángeles, en la comida, nuestro Presidente Javier Garisoain en su discurso dijo que no hay Comunión Tradicionalista Carlista sin pueblo carlista. Pasaron muchos años y sigue pendiente para mí conocer nuestro pasado común, nuestra historia; pero me siento profundamente carlista, porque es el único “partido” que cumple con la Doctrina Social de la Iglesia y respeta la vida desde su concepción hasta su muerte natural, sin ningún supuesto y representa también el camino que puede volver a llevar a España a ser luz de Cristo para Europa, América y el mundo entero. ¡VCR!
Gracias

(Visited 219 times, 73 visits today)

Un comentario en “Cómo llegué a la Comunión Tradicionalista Carlista

  1. Tabaleter

    Precioso testimonio. Que Dios la bendiga.

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*