Ir al contenido

Rubén Manso: «Las relaciones económicas libres son todas colaborativas por definición»

Rubén Manso | Intereconomía

Desde Ahora Información hemos querido entrevistar a Rubén Manso Olivar, Doctor en Economía, director de la consultoría financiera Mansolivar, licenciado en Derecho, inspector del Banco de España en excedencia, responsable económico de VOX y colaborador de medios como el que ha contactado con él.

A continuación podréis leer las respuestas a la misma.

¿Cree que Pedro Sánchez será capaz de sacar adelante el proyecto presupuestario de este año?

No lo creo. Esto a Sánchez no le preocupa nada. Para él gobernar no es en ningún caso un ejercicio de gestión dirigida a dar un servicio, o mejorarlo, a la sociedad. Ni siquiera es un revolucionario con un plan utópico, errado con total seguridad, en la cabeza. Para él gobernar es sólo la acción para mantenerse en el poder sin más ambición que esa, que es, por otro lado, toda.

¿Qué partidas de gasto e ingresos cree que subirán con total probabilidad?

Los gastos e ingresos presupuestados en 2020 vendrán fijados por la prórroga de los últimos presupuestos aprobados que, como usted sabe, son los de 2018. Sin embargo, los reales se desviarán por dos vías como consecuencia de la reducción de la actividad que comienza a percibirse. En concreto: los ingresos fiscales caerán y los gastos ligados a los denominados estabilizadores automáticos (subsidios por desempleo, etc…) se incrementarán por lo que el déficit primario (diferencia entre ingresos y gastos públicos antes del pago de intereses) crecerá. Esto no pasará sólo en España, por lo que el comportamiento del BCE se va a alinear con los intereses del Gobierno Español.

Así, la fuerte bajada, que están experimentando los tipos de interés de la deuda pública en los mercados, reducirá los tipos a los que se está renovando el Tesoro Español los vencimientos de este año y las nuevas necesidades de financiación.

Durante sus ocho meses de gobierno consolidado, el PSOE no ha derogado la reforma laboral de 2012, aunque hablan de un nuevo “Estatuto de los Trabajadores”. ¿Cree que la derogarán? ¿En qué medida podría ser necesaria una mayor flexibilización del mercado laboral?

Que se atrevan a derogarla o no depende de los sindicatos, en menor medida, y del discurso de la ultraizquierda. Este Estatuto no es el Fuero de los Trabajadores de 1947 ni el que se aprobó en 1984, se ha liberalizado bastante. Sin embargo, es un texto al que los sindicatos y la ultraizquierda dan un valor religioso y cuyo retoque se considera una herejía.

La flexibilización, más bien reducción, de los costes se va imponiendo por la vía de los hechos con una política inmigratoria absurda que no persigue la entrada ilegal de extranjeros, que luego se legalizan y conviven con un elevado paro estructural. No parece que tenga sentido importar factor trabajo, y me perdonarán lo poco respetuoso que es el tecnicismo económico con las personas, con elevadas tasas de paro.

Una mayor flexibilización en otro sentido sí sería necesaria: la de eliminar el mercado dual de trabajadores fijos y temporales que tanto daño hace a la incorporación al empleo de los jóvenes.

¿Cree que es posible retornar a un modelo sindical no ideologizado ni fundamentado en postulados marxistas?

Eso requiere una clara desideologización de la sociedad, que es una batalla previa.. Los peces son incapaces de nadar en aguas abiertas si están acostumbrados a hacerlo en alcohol.

La economía colaborativa está en auge (prueba de ello son servicios como Uber, BlaBlaCar, Glovo y AirBnb. ¿Cree que es necesaria una regulación o, por el contrario, considera que es mejor dejar que el consumidor elija?

Se produce para el consumidor, nunca para el productor. La regulación siempre la propone el segundo cuando nuevas formas económicas amenazan su modo de vida. Lo peor es que siempre se presenta la regulación como una defensa del consumidor.

¿Le encuentra sentido a la adjetivación de la misma como “colaborativa”?

Ninguna. Las relaciones económicas libres son todas colaborativas por definición. Esto es un eufemismo, a los que tan acostumbrados nos tiene la corrección política. Se la llama colaborativa para dar la sensación de que es sin ánimo de lucro y que goce así de mayor aceptación, lo que no deja de ser una nueva forma de organización económica fruto del desarrollo de las nuevas tecnologías. Como toda forma nueva, genera amenazas para unos y oportunidades para otros, pero nada más.

El Banco Central Europeo (BCE) lleva meses alertando de un riesgo de recesión. Ahora bien, ¿por qué siguen bajando los tipos de interés sin más?

Gobernar, en estados democráticos que se han arrogado la responsabilidad de dirigir la economía, se ha convertido en un ejercicio de funambulismo, porque el gobernante pretende, además, enemistarse con el menor número posible de electores, lo que no tiene sentido Así, ya no hay política económica propiamente dicha salvo la monetaria, que reside en el BCE y no en los gobiernos

Los gobiernos, por tanto, pretenden que el BCE vía política monetaria cree al menos una sensación de holgura económica entre la ciudadanía, ya que no de verdadero crecimiento que es otra cosa. Dicha sensación, se logra con tipos bajos que permiten, además, incrementar el gasto público a costa de la reducción de los intereses de la deuda pública, como le explicaba antes.

Tal vez el BCE sea independiente de un gobierno concreto, pero no lo es de la necesidad de la clase política de mantenerse en el poder.

Cada vez hay más escépticos hacia la unificación monetaria eurocrática. Ante ello, ¿por qué se pone sobre la mesa el debate de retorno a las divisas nacionales pero no la cuestión del patrón oro?

El patrón oro no lo quiere ningún gobernante porque le pone límites a sus ambiciones, incluso cuando son bienintencionadas. ¿Se imagina a Carlos I o Felipe II sin la limitación que supone tener que pagar sus deudas en metal que requiere esfuerzo obtenerlo?

Por la misma razón muchos políticos en la Eurozona quieren salirse de la moneda única cuando sus necesidades de gasto no se ven acompasadas con la política monetaria del BCE. En algunos aspectos el euro ha funcionado como un sucedáneo del patrón oro: impide a los gobiernos emitir la moneda en que se denomina su deuda, lo que los disciplina. El escepticismo respecto del euro tiene varios orígenes, por tanto. Uno de ellos puede ser la pretensión coyuntural de un gobierno de incurrir en un fuerte incremento de gasto.

Dicho esto, soy crítico con el euro desde un punto de vista político por lo que supone de colectivización de la vida política, en el sentido que le daba Röpke. Suiza es un pequeño país (8,5 millones de habitantes) que funciona con su propia moneda perfectamente.

Las criptodivisas vienen a ser parte de la revolución tecnológica (la más destacada de todas es el Bitcoin). ¿Se atrevería a augurarles un futuro favorable en el medio plazo?

No tengo una opinión formada sobre este tema. No soy reacio a la emisión de moneda privada pero siempre sobre la base de lo que ha funcionado a lo largo de la Historia: tiene que tener un respaldo (patrón) que obligue al emisor en último término a entregar algo que no puede producir sin coste.

¿Hemos de tener razones para preocuparnos por el avance de la inteligencia artificial (en el sentido estrictamente económico)?

No creo. Ningún avance en sí mismo es malo, pero se verá, como le decían antes a propósito de la llamada economía colaborativa, amenazas para unos y oportunidades para otros,

¿Por qué VOX no propone expandir el modelo del convenio económico con Navarra al resto de regiones españolas?

Yo no le voy a hablar de Vox, sino de lo que yo opino. La tradición española es foralista, no centralista. La responsabilidad fiscal de las Comunidades Autónomas, que no son tampoco la tradición española en todas las regiones en cualquier caso, es una vía muy interesante para disciplinar su comportamiento.

En concreto: la desaparición de la garantía del Estado para la deuda  de las CC.AA, y la imposición diferenciada en cada territorio entre lo que es para el primero y lo que es para las segundas, aclararía mucho toda la discusión sobre financiación autonómica.

Hay quienes consideran que los tradicionalistas españoles tienen bastantes puntos en común con la Escuela Austriaca (se suele hablar de figuras como Hans-Hermann Hoppe y Miguel Anxo Bastos). ¿Cree que es cierto o que, en cambio, se trata de una mala interpretación de la crítica al Estado moderno?

Yo creo que es la interpretación correcta. No le citaría a Mises para defender mi postura, porque no es el ejemplo adecuado, pero sí al mismísimo Hayek. Si usted lee Los guardianes de la tradición, el opúsculo final de su última obra La fatal arrogancia, publicada por un hombre de ochenta y nueve años que hace catorce que recibió el Nobel encontrará algo grandioso: la mayor declaración de humildad intelectual que pueda leer. Hayek viene a reconocer que el conocimiento que ha alcanzado por la razón, estaba en la tradición del monoteísmo judío y cristiano, especialmente el católico dice, y nos anima a los creyentes (reconoce que él no lo es) a seguir haciéndolo porque en ello probablemente descanse la salvaguarda de la Civilización Occidental.

____________________

NOTA ACLARATORIA EDITORIAL:

Las manifestaciones vertidas en esta entrevista son estrictamente personales.

NO TIENEN POR QUÉ COINCIDIR CON LOS CRITERIOS DE DOCTRINA TRADICIONAL DEFENDIDOS POR LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA.

(Visited 216 times, 2 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Suscríbete a nuestro boletín de noticias