Ir al contenido

Reconocido el Martirio de Mariano Mullerat Soldevila, “Carlista asesinado” junto a un sacerdote y ocho seminaristas de Oviedo

Transcripción íntegra de Somatemps.- El papa Francisco firmó los decretos de reconocimiento del martirio con los que se beatificará a ocho seminaristas y un sacerdote del Seminario de Oviedo fusilados en 1934, así como al médico catalán carlista Mariano Mullerat Soldevila, asesinado en 1936 durante la Guerra Civil española (Fuente: InfoCatólica).
 
Los nueve seminaristas asturianos son: Ángel Cuartas Cristóbal; Gonzalo Zurro Fanjul; José María Fernández Martínez; Sixto Alonso Hevia; Manuel Olay Colunga; Luis Prado García; Juan José Castañón Fernández; Jesús Prieto López y Mariano Suárez Fernández
 
Mariano Mullerat Soldevila (Santa Coloma de Queralt, Tarragona; 24 de marzo de 1897 – Arbeca, Lérida; 13 de agosto de 1936) fue un médico y alcalde catalán.

En su juventud militó en el carlismo y durante su etapa de estudiante presidió la Sección de Medicina de la Agrupación Escolar Tradicionalista de Barcelona, así como de la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña.​ Fue fundador del periódico L’Escut, quincenal localescrito íntegramente en catalán entre 1923 y 1926, que se presentaba como «defensor de toda sana ideología»; era una publicación donde aparecían noticias y anécdotas locales y comarcales; otras de interés regional y nacional; historia de Arbeca, defensa de hablar decente, enseñanza, agricultura, religión, moral, fiestas y tradiciones, deportes… Se trataba de una publicación muy heterogénea que incluía poemas y escritos de diversos autores catalanes (Joan Amades, Josep Carner, Àngel Guimerà, Joan Maragall, Jacinto Verdaguer, etc.).

Médico y alcalde de Arbeca, fue asesinado por odio a la fe durante la guerra civil española. Se inició su proceso de beatificación en 2003. Germinans germinabit publicó un artículo con el testimonio sobre su martirio:

Fue detenido en su mismo pueblo. El 13 de agosto del 36, junto con otros cinco arbequinenses, el comité rojo los hizo subir a un camión camino del martirio. Inesperadamente una madre de familia con grandes gritos y lloros se acercó al camión y pidió a los del comité que diese libertad al doctor Mullerat para visitar a un hijo suyo que estaba gravemente enfermo. El comité creyó que era una estratagema y la sacó con malas maneras de allí. Entonces el doctor Mullerat, que conocía aquella familia, con una gran serenidad, desde el camión, se dirigió a aquella madre angustiada y le dijo: «No llores. Tu hijo no morirá». Se sacó una libreta y escribió una receta. «Dale este medicamento a tu hijo –dijo el médico- y reza, que Dios te ayudará».

Pasadas una horas, mientras el doctor Mullerat y sus paisanos de Arbeca eran asesinados y sus restos quemados, en un hogar humilde, un jovencito recobraba la salud y era testigo de que Dios bendice a los pueblos mediante los mártires de la Fe.

 

(Visited 410 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Suscríbete a nuestro boletín de noticias