Ir al contenido

El coordinador antiterrorista de la UE advierte que “nos quedan décadas de convivencia con el terrorismo yihadista”

ANÁLISISGilles Kerchove, coordinador en la lucha antiterrorista en la Unión Europea, ha sido muy claro: “vamos a sufrir más ataques”. Algunos lo llaman derrotismo y, sin embargo, por una vez la burocracia europeísta empieza a mostrar cierto realismo y a aceptar un problema que “nos va a acompañar durante algunas décadas”. El político belga ha abordado la dificultad que tendrán los cuerpos de seguridad y los servicios secretos para hacer frente a a esta amenaza. Los yihadistas son parte de una generación marcada por la influencia del Estado Islámico y por el contraste entre el relativismo occidental y el fundamentalismo religioso islámico. No son soldados de élite iraquíes o talibanes entrenados por la CIA en el pasado. Son ciudadanos de a pie con los que compartimos barrios, calles o cafeterías cada día del año. No obstante, Kerchove ha apuntado –pobre iluso– que la democracia es más fuerte.

Aunque la entrevista tiene aspectos interesantes, una visión más ajustada a la realidad incluiría el problema del tráfico de armas a países islámicos que se realiza desde países europeos; y también la creciente inmigración magrebí y árabe junto con la conquista cultural que los musulmanes están realizando en Francia, Alemania, Reino Unido, Suecia, España… Esto no es un simple problema de radicalismo sino que tiene que ver con culturas que colisionan.

Javier Garísoain, en su blog Babelicismos, ha apuntado a una de las causas olvidadas del terrorismo: la vida occidental. Las variantes del modo de vida europeo (las aglomeraciones urbanas, el pacifismo, el relativismo moral y cultural…) no solo han hecho frágiles a las raíces cristianas de Europa. También ha fomentado el desequilibrio mental de tantos inmigrantes musulmanes, que en vez de beber del agua fresca de la libertad cristiana, se han visto anonadados por la falta de humanidad del sistema consumista y ateo de occidente.

Por otra parte, ¿de quién es la culpa de lo de Barcelona? Los grandes poderes occidentales también tienen mucha culpa. ¿Quién vende armas a Arabia Saudí o a otros aliados estadounidenses? ¿Y Arabia Saudí no vende dichas armas a yihadistas y otros grupos islamistas por todo el mundo? Se ha demostrado que sí. Los líderes de opinión en la derecha española (COPE, Onda Cero, La Razón, ABC…) han salido en defensa de don Felipe de Borbón y del Gobierno de España, acusando a los podemitas de infantilismo político por criticar los negocios armamentísticos en los que están mezclados con los árabes. Los podémicos serán infantilistas y unos hipócritas –lo son con todas las letras–, pero han dado en la llaga: un Gobierno que comercia con armas con su propio enemigo en plena guerra en cualquier época histórica sería acusado de alta traición.

MÁS INFORMACIÓN:

Entrevista en El Mundo a Gilles Kerchove

Artículo de Javier Garisoain en Babelicismos

“El infantilismo de la izquierda radical” por José Manuel Otero Lastres en ABC

Noticia de EsRadio elogiando a Alsina por defender a don Felipe de Borbón

 

Puntúa esta entrada
(Visited 41 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Suscríbete a nuestro boletín de noticias