Ir al contenido

Empleado de Google despedido por discutir la ideología de género

Una buena forma de ayudar a tu país y por tu entorno es mejorar en tu empleo, realizar mejor tu trabajo, hacer con espíritu de servicio aquello con lo que te ganas el pan. Hay muchas personas así no solo en España sino en todo el mundo. Sin embargo, el comportamiento de héroes que están dispuestos a perder su propio trabajo para transformar la sociedad es menos habitual. Es el caso de James Damore, ex-ingeniero de Google, que publicó un manifiesto cuestionando la ideología de género y que se ha hecho viral en todo el mundo. La reacción no se ha hecho esperar: ha sido despedido por “perpetuar los estereotipos de género y por cruzar la línea al considerar que ciertos compañeros de trabajo están menos preparados que otros”.

En realidad, el texto, muy respetuoso, simplemente entraba a cuestionar la igualdad absoluta que se defiende hoy en las grandes multinacionales y en las sociedades occidentales, fruto del discurso políticamente correcto del feminismo y del LGTB. El espíritu del texto es que todos no somos iguales pero eso no nos hace inferiores o superiores los unos con respecto a los otros. Las capacidades diferentes de los sexos nos condicionan pero no nos definen absolutamente.

Reproducimos a continuación el manifiesto por el que ha sido despedido James Damore provocando una gran polémica en los Estados Unidos de América.


INFORME PRESENTADO POR JAMES DAMORE CUESTIONANDO LA DISCRIMINACIÓN EN GOOGLE

(Texto muy largo)

Valoro la diversidad y la inclusión; no estoy negando que el sexismo existe, y no respaldo el uso de estereotipos. Al abordar la brecha en la representación en la población, necesitamos observar las diferencias de distribución de la población.

Si no podemos tener una discusión honesta sobre esto, entonces nunca podremos realmente resolver el problema. La seguridad psicológica se basa en el respeto mutuo y la aceptación, pero lamentablemente nuestra cultura de la vergüenza y la tergiversación es irrespetuosa y no acepta a nadie que no siga la versión de su ‘cámara de eco’.

A pesar de la reacción pública, he recibido muchos mensajes personales de compañeros Googlers expresando su gratitud por plantear estos temas muy importantes con los que están de acuerdo pero de los que nunca tendrían el valor de hablar o defender debido a nuestra cultura vergonzosa y la posibilidad de ser despedido.

El sesgo político de Google ha equiparado la libertad de la ofensa con la seguridad psicológica, pero confinar al silencio y la marginación es la antítesis de la seguridad psicológica.

Este silenciamiento ha creado un clima en el que algunas ideas son demasiado sagradas para ser discutidas honestamente. La falta de discusión fomenta los elementos más extremos y autoritarios de esta ideología… [entendiendo por]

  • Extrema: todas las disparidades en la representación se deben a la opresión.
  • Autoritario: debemos discriminar para corregir esta opresión.

Las diferencias en las distribuciones de rasgos entre hombres y mujeres pueden explicar en parte por qué no tenemos una representación del 50% de mujeres en tecnología y liderazgo. La discriminación para alcanzar la igualdad de representación es injusta, divisoria y dañina para los negocios.

Antecedentes [1]

La gente generalmente tiene buenas intenciones, pero todos tenemos sesgos que son invisibles para nosotros. Afortunadamente, la discusión abierta y honesta con aquellos que no están de acuerdo puede destacar nuestros puntos ciegos y ayudarnos a crecer, por lo que escribí este documento. [2]

Google tiene varios puntos de vista y la discusión honesta sobre éstos está siendo silenciada por la ideología dominante. Lo que sigue no es de ninguna manera la historia completa, pero es una perspectiva que necesita imperiosamente ser contada en Google.

Sesgos de Google

En Google hablamos tanto de prejuicios inconscientes como de raza y género, pero raramente discutimos nuestros sesgos morales. La orientación política es, en realidad, un resultado de profundas preferencias morales y, por lo tanto, sesgos. Teniendo en cuenta que la abrumadora mayoría de las ciencias sociales, los medios de comunicación, y Google se inclinan hacia la izquierda izquierda, deberíamos examinar críticamente estos prejuicios.

  • Sesgos izquierdistas:
    • Compasión por los débiles
    • Las disparidades se deben a injusticias
    • Los seres humanos son inherentemente cooperativos
    • El cambio es bueno (inestable)
    • Abierto
    • Idealista
  • Sesgos derechistas:
    • Respeto a la fuerza / autoridad
    • Las disparidades son naturales y
    • Los seres humanos son inherentemente competitivos
    • El cambio es peligroso (estable)
    • Cerrado
    • Pragmático

Ninguno de los dos lados es 100% correcto y ambos puntos de vista son necesarios para una sociedad en funcionamiento o, en este caso, la empresa. Una empresa demasiado influida por los dogmas de la derecha puede tardar en reaccionar, ser demasiado jerárquica y desconfiar de los demás. Por el contrario, una empresa demasiado a la izquierda cambiará constantemente (despreciando servicios muy amados), diversificará sus intereses (ignorando o avergonzándose de su negocio principal) y confiando demasiado en sus empleados y competidores.

Sólo los hechos y la razón pueden arrojar luz sobre estos sesgos, pero cuando se trata de la diversidad y la inclusión, el sesgo de izquierda de Google ha creado un monocultivo políticamente correcto que mantiene su dominio marginando a los disidentes en el silencio.

Este silencio elimina cualquier control contra la invasión de políticas extremistas y autoritarias. Para el resto de este documento, me concentraré en la postura extrema de que todas las diferencias en el resultado se deben al tratamiento diferencial y al elemento autoritario que se requiere para discriminar realmente y, así, construir una representación igualitaria.

Posibles causas no sesgadas de la brecha de género en tecnología [3]

En Google, se nos dice regularmente que los sesgos implícitos (inconscientes) y explícitos están retrasando la entrada de las mujeres en el ámbito tecnológico y de liderazgo. Por supuesto, los hombres y las mujeres experimentan los prejuicios, la tecnología y el lugar de trabajo de manera diferente, y debemos ser conscientes de esto, pero está lejos de ser toda la historia.

En promedio, hombres y mujeres difieren biológicamente de muchas maneras.Estas diferencias no sólo se construyen socialmente porque:

  • Son universales entre las distintas culturas humanas
  • A menudo tienen causas biológicas claras y vínculos con la testosterona prenatal
  • Los hombres que fueron castrados al nacer y criados como mujeres a menudo todavía se identifican y actúan como hombres
  • Los rasgos subyacentes son marcadamente hereditarios
  • Los hombres y las mujeres son exactamente lo que podríamos predecir desde una perspectiva psicológica evolutiva

Tenga en cuenta que no estoy diciendo que todos los hombres difieren de las mujeres de las siguientes maneras o que estas diferencias sean “justas”. Simplemente estoy afirmando que la distribución de preferencias y habilidades de hombres y mujeres difieren en parte debido a causas biológicas y que estas diferencias pueden explicar por qué no se da igual representación de las mujeres en tecnología y liderazgo.

Muchas de estas diferencias son pequeñas y hay una superposición significativa entre hombres y mujeres, por lo que no se puede decir nada sobre un individuo dado estas distribuciones a nivel de población.

Diferencias de personalidad

Las mujeres, en promedio, tienen más:

  • Apertura dirigida hacia los sentimientos y predominio de la estética sobre las ideas. Las mujeres generalmente tienen un interés más fuerte en las personas que en las cosas, en relación con los hombres (también interpretado como empatía vs. sistematización). Estas dos diferencias explican, en parte, por qué las mujeres prefieren relativamente trabajos en áreas sociales o artísticas.
  • La extroversión se expresa como gregaria más que como asertiva. Además, mayor amabilidad. Esto lleva a que las mujeres lo pasen peor a la hora de negociar el sueldo, de pedir aumento, de hablar con los jefes, y de liderar.

Téngase en cuenta que estas son sólo las diferencias promedio y que hay superposición entre hombres y mujeres, pero esto se percibe únicamente como un problema de las mujeres. Lo que conduce a programas exclusivos como Strecht y franjas de hombres sin apoyo.

  • Neuroticismo (mayor ansiedad, menor tolerancia al estrés). Esto puede contribuir a los niveles más altos de ansiedad que reportan las mujeres en Googlegeist y al menor número de mujeres en trabajos de elevado estrés. Obsérvese que, contrariamente a lo que argumentaría un constructor social, la investigación sugiere que “una mayor igualdad de género a nivel nacional provoca una disimilitud psicológica en los rasgos de personalidad de los hombres y de las mujeres”. Porque a medida que “la sociedad se vuelve más próspera y más igualitaria, las mujeres tienen más espacio para desarrollarse y la brecha que existe entre hombres y mujeres en su personalidad se hace más amplia “. Debemos dejar de asumir que las diferencias de género implican sexismo.

Unidad más alta de los hombres para el estado. Siempre preguntamos por qué no vemos a las mujeres en puestos de liderazgo, pero nunca preguntamos por qué vemos tantos hombres en estos puestos de trabajo. Estas posiciones suelen requerir horas largas y estresantes que pueden no valer la pena si se anhela una vida equilibrada y satisfactoria. El estatus es la primera medida por la que son juzgados los hombres, de tal modo que muchos son empujados a trabajos mejor remunerados y menos satisfactorios simplemente por el estatus social que implican. Téngase en cuenta que las mismas fuerzas que llevan a los hombres a empleos de alta remuneración y alto estrés en tecnología y liderazgo hacen que los hombres tomen trabajos indeseables y peligrosos como la minería del carbón, recolección de basura y lucha contra incendios, y sufren el 93% de las muertes relacionadas con el trabajo.

Maneras no discriminatorias de reducir la brecha de género

A continuación repasaré algunas de las diferencias en la distribución de rasgos entre hombres y mujeres que expuse en la sección anterior y sugeriré formas de abordarlas para aumentar la representación de las mujeres en tecnología y sin recurrir a la discriminación. Google ya está avanzando en muchas de estas áreas, pero creo que sigue siendo instructivo enumerarlas:

Las mujeres en promedio muestran un mayor interés en las personas y los hombres en las cosas. Podemos hacer que la ingeniería de software esté más orientada a la gente con la programación de pares y más colaboración.

Las mujeres en promedio son más cooperativas. Que Google permite exhibir el comportamiento cooperativo para prosperar. Actualizaciones recientes de Perf pueden estar logrando esto hasta cierto punto, pero tal vez haya más ámbitos de mejora. Esto no significa que debamos eliminar toda la competitividad de Google. La competitividad y la autosuficiencia pueden ser rasgos valiosos y no debemos necesariamente perjudicar a los que los tienen, como se ha hecho en la educación.

Las mujeres en promedio son más propensas a la ansiedad. Por ello, debemos tratar de hacer que el ámbito tecnológico y el liderazgo sean menos estresantes. Google ya lo hace, al menos en parte, con sus ingentes cursos de reducción de estrés y beneficios.

Las mujeres en promedio buscan más equilibrio entre el trabajo y la vida mientras que los hombres tienen un mayor impulso para el estatus (como media). Por desgracia, en tanto que la tecnología y el liderazgo siguen siendo actividades de alto estatus , los hombres quieren estar en en este sector. Permitir y realmente apoyar (como parte de nuestra cultura) el trabajo a tiempo parcial puede mantener a más mujeres en tecnología.

El papel del género masculino es actualmente inflexible. El feminismo ha hecho grandes progresos en la liberación a las mujeres de la función femenina de género, pero los hombres todavía están muy vinculados al papel de género masculino. Si nosotros, como sociedad, permitimos que los hombres sean más “femeninos”, la brecha de género se reducirá, aunque probablemente se deberá al hecho de que los hombres dejen la tecnología y el liderazgo para roles tradicionalmente femeninos. Filosóficamente, no creo que debamos hacer ingeniería social arbitraria de la tecnología sólo para que convertirla en atractiva de igual modo para hombres y mujeres.

El daño de los sesgos de Google

Creo firmemente en la diversidad de género y racial, y creo que debemos esforzarnos por más. Sin embargo, para lograr una representación de género y raza más igualitaria, Google ha creado varias prácticas discriminatorias:

  • Programas, tutorías y clases sólo para personas con cierto género o raza [5]
  • Un trato especial para los candidatos de “diversidad”
  • Prácticas de contratación que pueden reducir eficazmente la barra de candidatos de “diversidad” disminuyendo la tasa de falsos negativos…

Estas prácticas se basan en suposiciones falsas generadas por nuestros sesgos y pueden realmente aumentar las tensiones raciales y de género. Los altos directivos nos dicen que lo que estamos haciendo es lo correcto desde el punto de vista moral y económico, pero esto es sólo una ideología izquierdista oculta que puede dañar irreparablemente a Google.

Por qué estamos ciegos

Todos tenemos sesgos y usamos nuestra razón para descartar ideas que van en contra de nuestros valores internos.

Al igual que algunos de la derecha rechazan la ciencia que va en contra de la jerarquía “medio ambiente humano” (por ejemplo, la evolución y el cambio climático), la izquierda tiende a negar la ciencia acerca de las diferencias biológicas entre las personas (por ejemplo, IQ [8] ).

Afortunadamente, los científicos del clima y los biólogos evolutivos generalmente no están en la derecha. Desafortunadamente, la abrumadora mayoría de los humanistas y los científicos sociales son izquierdistas (alrededor del 95%), lo que crea un enorme sesgo de confirmación, cambia lo que se está estudiando y mantiene mitos como el construccionismo social y la brecha salarial de género.

La inclinación izquierdista de Google nos hace hace ciegos respecto a este sesgo y acríticos respecto a sus resultados, que estamos utilizando para justificar programas altamente politizados.

Además de la afinidad de la izquierda para aquellos que ven como débiles, los seres humanos están generalmente inclinados hacia la protección de las mujeres. Como se mencionó anteriormente, esto probablemente se deba a que los varones son biológicamente desechables y a que las mujeres son generalmente más cooperativas y son más útiles que los hombres.

Tenemos extensos programas gubernamentales y de Google, campos de estudio y normas legales y sociales para proteger a las mujeres, pero cuando un hombre se queja de una cuestión de género que afecta a los hombres, es etiquetado como misógino y gimoteante.

Casi todas las diferencias entre hombres y mujeres se interpretan como una forma de opresión de la mujer. Como ocurre con muchas cosas en la vida, las diferencias de género son a menudo un caso de “hierba más verde en el otro lado”. Por desgracia, el dinero de los contribuyentes y Google se gasta para regar sólo un lado del césped.

La misma compasión por los que se ven como débiles crea la corrección política [11], que restringe el discurso y es complaciente con quienes utilizan la violencia y la vergüenza para promover su causa. Mientras que Google no ha condenado las violentas protestas izquierdistas que estamos viendo en las universidades, la frecuente vergüenza en TGIF y en nuestra cultura ha creado el mismo silencio, ambiente psicológicamente inseguro.

Sugerencias

Espero que esté claro que no estoy diciendo que la diversidad sea mala, que Google o la sociedad sea hoy 100% justa, que no debemos tratar de corregir los sesgos existentes, o que las minorías tienen las mismas vivencias que la mayoría.

Mi argumento más importante es que profesamos una intolerancia por ideas y pruebas que no encajan en una determinada ideología. Tampoco estoy diciendo que debemos restringir a la gente a ciertos roles de género; estoy defendiendo todo lo contrario: tratar a las personas como individuos, no como sólo otro miembro de su grupo (tribalismo).

Mis sugerencias concretas son:

  • Desmoralizar la diversidad.Tan pronto como empezamos a moralizar un tema, dejamos de pensar en ello en términos de costos y beneficios, descartamos a cualquiera que no esté de acuerdo con lo inmoral y castigamos duramente a los que vemos como villanos con afán de proteger a las “víctimas”.
  • Deja de enajenar a los conservadores. La diversidad de puntos de vista es posiblemente el tipo más importante de diversidad y la orientación política es una de las maneras más fundamentales y significativas en que la gente ve las cosas de manera diferente.
  • En entornos altamente progresistas, los conservadores son una minoría que se siente como necesitada de permanecer en el armario para evitar la hostilidad. Debemos permitir que aquellos con diferentes ideologías puedan expresarse.
  • Alienar a los conservadores no es inclusivo y, en general, se revela perjudicial, ya que los conservadores tienden a ser más conscientes, lo cual es necesario para gran parte de la labor pesada y el trabajo de mantenimiento de una empresa madura.
  • Enfrentar los sesgos de Google. Me he concentrado principalmente en cómo nuestros prejuicios nublan nuestro pensamiento acerca de la diversidad y la inclusión, pero nuestros sesgos morales están llegando más lejos que eso. Empezaría por romper las puntuaciones de Googlegeist por orientación política y personalidad para dar una imagen más completa de cómo nuestros sesgos están afectando nuestra cultura.
  • Dejar de restringir programas y clases a ciertos géneros o razas. Estas prácticas discriminatorias son injustas y fomentan la división. Deberían ser sustituidas por algunas de las prácticas no discriminatorias que ya he expuesto.
  • Tener una discusión abierta y honesta sobre los costos y beneficios de nuestros programas de diversidad. Discriminar sólo para aumentar la representación de las mujeres en la tecnología es tan equivocado y sesgado como el mandato de incrementar la representación de las mujeres en las muertes sin hogar, relacionadas con el trabajo y violentos, las cárceles y los abandonos escolares. Actualmente hay muy poca transparencia en la extensión de nuestros programas de diversidad, lo que los mantiene inmunes a las críticas de quienes yacen fuera de sus sesgo ideológico. Estos programas están altamente politizados, lo cual aleja aún más a los no progresistas.Me doy cuenta de que algunos de nuestros programas pueden ser precauciones contra las acusaciones de discriminación por parte del gobierno, pero que pueden ser contraproducentes, ya que incentivan la discriminación ilegal.
  • Centrarse en la seguridad psicológica, no sólo en la diversidad de raza y género. Debemos centrarnos en la seguridad psicológica, que ha demostrado efectos positivos y que no debería (ojalá) conducir a una discriminación injusta. Necesitamos seguridad psicológica y valores compartidos para obtener los beneficios de la diversidad. Tener puntos de vista representativos es importante para aquellos que diseñan y prueban nuestros productos, pero los beneficios son menos claros para aquellos más eliminados de UX.
  • ‘Desenfatizar’ la empatía. He oído varias apelaciones a una mayor empatía en temas de diversidad. Aunque apoyo firmemente tratar de entender cómo y por qué la gente piensa de la manera en que lo hace, esto nos lleva ocasionalmente a concentrarnos en anécdotas, a favorecer a individuos semejantes a nosotros y a albergar otros sesgos irracionales y peligrosos. Estar emocionalmente libres nos ayuda a mejorar el razonamiento.
  • Priorizar la intención. Nuestro enfoque en microagresiones y otras transgresiones no intencionales aumenta nuestra sensibilidad, que no es universalmente positiva: la sensibilidad incrementa tanto nuestra tendencia a ofendernos como nuestra auto censura, llevando a políticas autoritarias. El entrenamiento con microagresiones equipara equivocadamente el habla con la violencia y no está respaldado por evidencia.
  • Ser abierto sobre la ciencia de la naturaleza humana. Una vez que reconocemos que no todas las diferencias son socialmente construidas o que responden a la discriminación, abrimos nuestros ojos a una visión más precisa de la condición humana que es necesaria si realmente queremos resolver problemas.
  • Reconsiderar la formación para los comités de promoción. No hemos sido capaces de medir el efecto de nuestro entrenamiento de sesgo inconsciente. Por tanto, esto tiene el potencial de sobrecorrección o contragolpe, especialmente si se hace obligatorio.

Algunos de los métodos sugeridos de la formación actual (v2.3) son probablemente útiles, pero el sesgo político de la presentación lleva a inexactitudes en los hechos y los ejemplos que se muestran.

NOTAS Y ACLARACIONES

[1] Este documento está escrito sobre todo desde la perspectiva de Google Mountain View campus, por lo que no puedo hablar de otras oficinas o países.

[2] Por supuesto, puedo estar sesgado y sólo ver pruebas que respalden mi punto de vista. En términos de sesgos políticos, me considero un liberal clásico y valoro el individualismo y la razón. Estaría muy feliz de discutir cualquier documento más y proporcionar más citas.

[3] En todo el documento, por “tecnología”, me refiero principalmente a ingeniería de software .

[4] En las relaciones románticas heterosexuales, los hombres son más fuertemente juzgados por el estatus y las mujeres por la belleza. Una vez más, esto tiene orígenes biológicos y es culturalmente universal.

[5] Stretch, BOLD, CSSI, Practicum de Ingeniería (hasta cierto punto), y varios otros programas internos y externos financiados por Google son para personas con cierto género o raza.

[6] En lugar de establecer Googlegeist OKRs potencialmente para ciertos datos demográficos, podemos incrementar la representación a nivel organizacional, ya sea convirtiendo el puesto de trabajo en un mejor ambiente para ciertos grupos (lo que se vería en las puntuaciones de la encuesta) o discriminando a través de la creación de un un estatus protegido (lo cual es ilegal y lo he visto hacer). Un aumento de la representación de los OKRs pueden incentivar a estos últimos y crear luchas de suma cero entre las organizaciones.

[7] El comunismo prometió ser moralmente y económicamente superior al capitalismo, pero cada intento se volvió moralmente corrupto y un fracaso económico. Como quedó claro que la clase obrera de las democracias liberales no iba a derrocar a sus “opresores capitalistas”, los intelectuales marxistas pasaron de la guerra de clases a la política de género y raza. La dinámica opresora-oprimida se mantuvo, pero ahora el opresor es el “patriarcado blanco, recto y de género cis”.

[8] Irónicamente, las pruebas de CI fueron inicialmente defendidas por la izquierda cuando la meritocracia significaba ayudar a las víctimas de la aristocracia.

[9] Sí, en un agregado nacional, las mujeres tienen salarios más bajos que los hombres por una variedad de razones. Sin embargo, para el mismo trabajo, las mujeres reciben el pago igual que los hombres. Considerando que las mujeres gastan más dinero que los hombres y que el salario representa cuánto sacrifican los empleados (por ejemplo, más horas, estrés y peligro), realmente necesitamos repensar nuestros estereotipos alrededor del poder.

[10] “El sistema tradicionalista de género no concuerda bien con la idea de que los hombres necesitan apoyo. Se espera que los hombres sean fuertes, que no se quejen y que traten los problemas por su cuenta. Los problemas de los hombres se consideran más a menudo como fallas personales que como víctimas, debido a nuestra idea de agencia de género. Esto disuade a los hombres de llamar la atención sobre sus problemas (ya sean temas individuales o en grupo), por temor a ser vistos como llorones, quejumbrosos o débiles “.

[11] La corrección política se define como “la evitación de formas de expresión o acción que se perciben como excluyendo, marginando o insultando a grupos de personas socialmente desfavorecidas o discriminadas”, lo que deja claro por qué es un fenómeno de la izquierda. Y una herramienta de autoritarios.

4
(Visited 117 times, 1 visits today)

Deja tu comentario