Seguir el blog (Follow.it)

14 de julio de 2023 0

Verónica Flamenco, comunicadora de Los Ángeles, California, analiza a fondo la revolución sexual

(Una entrevista de Javier Navascués).-

Verónica Flamenco, comunicadora católica de Los Ángeles, California, está dedicada a formar hispanos de EE.UU. y otros países en temas de fe y cultura a través de redes sociales, conferencias y podcast. Es también consultora de Marketing para Catholics for Catholics.

Twitter @veroflamencoInstagram @Veronica_Flamenco y Spotify Veronica Flamenco Podcast

¿Quiénes fueron los principales ideólogos de la revolución sexual, cuyo símbolo fue mayo del 68?

La revolución sexual se comenzó a preparar desde antes pero hace su entrada triunfal en los 60s con personajes como Wilhelm Reich, autor del libro Revolución Sexual; Alfred Kinsey, autor del fraudulento Kinsey Reports; Simone De Beauvoir, la feminista marxista del Segundo Sexo; John Money, autor criminal de la Teoría de Género; Margaret Sanger, fundadora de Planned Parenthood, entre otros. Todos ellos discípulos de Nietzsche y Fraud quienes declararon que “Habría que asociar con la mala conciencia todo lo que se oponga a los instintos, a nuestra animalidad natural” y que “Tenemos que hacer de la teoría sexual un dogma, una fortaleza inexpugnable”. Con Mayo del 68 y la simbólica rebelión de los jóvenes revoltosos se compactó esto y se modernizó el “Liberté, Égalité, Fraternité” a “Igualdad, Diversidad e Inclusión” que cambió el estilo de vida de Occidente. “Sus pretensiones liberacionistas y hedonistas se extendieron capilarmente en la sociedad convirtiéndose en el nuevo código moral por defecto” señala atinadamente don José Ayllón.

¿Por qué quisieron imponer en la sociedad el sexo libre sin ningún tipo de límite ni freno moral?

Dicen por ahí que si quieres saber lo que es bello, bueno, verdadero y sagrado, fíjate en lo que el mundo más ataca. La sexualidad humana encierra un misterio transcendental. En el acto sexual ordenado en su contexto sacramental se funden dos cuerpos y almas diseñados para la perfecta complementariedad: amor, procreación, unión y fecundidad. Lo sagrado de este misterio tenía que ser profano, reducirlo a un acto animal frenético del placer por el placer, para así destruir el amor libre, matrimonio, vida y familia. La imposición del sexo como “libre, seguro, sin límites ni consecuencias” nos vendió la falsa premisa que el sexo no es un regalo exclusivo para los esposos y que tampoco crea vida. Esta mentira fue promovida a través de la maquinaria del cine – especialmente hollywoodense a un mundo caído, herido por el pecado original. Esta revolución sexual, con mentalidad anticonceptiva, abrió la ventana de Overton al desastre trans que mencionaré más adelante.

¿Qué hay de fondo detrás de este uso depravado de la sexualidad?

Como el sexo libre es realmente libertinaje, lo que está de fondo es la miseria y esclavitud. Una persona que es esclava a sus pasiones, ciega por el pecado y que no se sabe gobernar, es manipulable y más fácil de ideologizar, engañar y controlar.

¿Por qué el feminismo fomentó estas aberraciones?

El feminismo, teniendo a la Eva caída como madre, provocó la rebelión de la mujer contra Dios, el hombre y la naturaleza. Esta ideología destructiva amamantó desde el inicio la revolución sexual. Si nos fijamos en la primera ola del feminismo que surgió en Estados Unidos a finales del siglo 19 – inicios del siglo 20, la sufragista Elizabeth Cady Stanton ya expresaba radicalidades como: “La historia de la humanidad es una historia de repetidas injurias y usurpaciones de parte del hombre hacia la mujer, teniendo en directo objeto la fundación de una absoluta tiranía sobre ella” Declaración de Sentimientos y Resoluciones, 1848. Su declaración reveló de forma implícita que el Cristianismo, el matrimonio y la tradición eran una tiranía. Sobre esto se construye la base feminista que desemboca eventualmente con afirmaciones como “No naces mujer, llegas a serlo” de Simone de Beauvoir; “El coito heterosexual es la raíz del sistema patriarcal” Sheila Jeffreys; “El género es una construcción social” Judith Butler, entre otras aberrantes declaraciones.

La mujer para ser libre no necesita el feminismo, necesita el Cristianismo.

¿En el fondo sabían que lavando el cerebro a la mujer, endiosándola y pervirtiendo la maternidad se podía llevar a cabo esa revolución?

Los ideólogos de la revolución sexual, en contextos comunistas y liberales, capitalizaron en ciertas experiencias ó hechos que la mujer históricamente había vivido y establecieron una leyenda negra femenina que retrató a la mujer como eterna víctima oprimida. Ideológicamente explotada, la mujer no solo asumió su rol de víctima sino que llegó a creer que el hombre realmente era su enemigo, que su fertilidad era una enfermedad y la maternidad una maldición. Liberarla de su feminidad, gracia y genio para darle control absoluto sobre su cuerpo era la clave para “empoderarla”. Un gran anzuelo fue el derecho al voto; sin embargo a partir del momento en que la mujer ejerce su voto individual (y no en familia como antes solía hacerse bajo la representación del hombre) las leyes más atroces se han implementado en nuestros tiempos como lo es el crimen del aborto.

Mientras el hombre es la cabeza, ella es custodia de la vida, el corazón de la familia y la sociedad. Si se corrompe el corazón, se corrompe todo. “Porque del corazón salen pensamientos malos, homicidios, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias. He aquí lo que mancha al hombre.” Mateo 15, 19.

¿Por qué la mujer tiene las llaves de la sexualidad?

El hermoso Cantar de los Cantares nos revela una realidad sobrenatural sobre las nupcias con el Esposo eterno, y lo hace a través de la belleza y pureza de la sexualidad humana: “Ábreme, hermana mía, amiga mía, paloma mía, perfecta mía, pues mi cabeza está llena de rocío, y mis cabellos de las gotas de la noche.” 5:12. Ese “ábreme” revela cómo el hombre es quien busca y toma la iniciativa, y cómo la mujer a su vez se deja conquistar y encontrar de forma receptiva (no pasiva). Mientras el hombre posee las llaves de la relación, pues es él quien naturalmente la eleva y propone el compromiso eterno, ella posee las llaves de la sexualidad, es ella quien decide a quién deja entrar en el misterio de su cuerpo que el hombre tanto busca develar. Su belleza, esencia, pudor, fragancia, y sagrario de vida (vientre), tiene la capacidad de conducir al hombre a lo trascendental. Pero cuando la mujer abusa de sus dones, los prostituye, abre sus puertas y deja entrar sin reservas a cualquier ladrón, que termina destruyendo este acto tan sagrado y sublime de la expresión del amor libre.

¿Cómo lograron pervertir ese sentido innato de la mujer de preservar su intimidad a conseguir que la entregase a cualquiera?

Lograron hacerlo principalmente arrancándole el modelo de la Mujer por excelencia: María. El feminismo, y su agenda hipersexual, floreció eficazmente en estados anti-Cristianos y protestantes. Por eso, la bestia del feminismo había tenido más resistencia en países Católicos practicantes porque ninguna Mujer que tenga a la Santísima Virgen María como modelo a seguir caerá en sus redes. La devoción a María es clave para la restauración de la autentica feminidad.

¿Qué papel tuvo la legalización de los anticonceptivos, la nueva fruta prohibida?

El uso legal de anticonceptivos se convirtió en la nueva fruta prohibida para el hombre y la mujer, pero principalmente para ella, quien con una píldora que daña y altera drásticamente su cuerpo, podía controlar su fertilidad. La ideología anticonceptiva tiene como premisa que el sexo no crea niños y que el hombre endiosado es quien decide cuándo dar vida. Esta mentalidad estéril sirvió solo para generar la cultura de la muerte en la que actualmente vivimos. La Humane Vitae predijo lo que pasaría y no se equivocó…

Luego llegó la legalización del aborto y del divorcio…

Con la legalización de los anticonceptivos, promovidos por la multinacional del aborto Planned Parenthood, marcó un precedente que permitió que la bestia progresista de la agenda sexual y muerte avanzara vorazmente. La mentalidad anticonceptiva es por de facto una mentalidad anti-vida. Hay un rechazo a la misma – antes que se cree o después de creada. Por eso fue tan fácil convencer a las mentes estériles que si el anticonceptivo fallaba, el plan B era el aborto. “El aborto es el gran triunfo del demonio sobre la mujer después de la primera caída.” Alice Von Hildebrand

¿Qué importancia tuvo después la legalización del llamado matrimonio homosexual?

“Entonces el tentador se aproximó y le dijo: “Si Tú eres el Hijo de Dios, manda que estas piedras se vuelvan panes”. Mt. 4,3.

El demonio también tienta a la humanidad para cambiar la naturaleza de las cosas. Dentro de ese cambio también se encuentra la corrupción del lenguaje. Si cambias el significado de las palabras alteras la realidad – ese es el caso de la palabra “matrimonio”. Irónicamente, mientras destruyen el matrimonio natural entre un hombre y una mujer, se apresuran a legalizar en el mundo entero la unión homosexual, llamándola “matrimonio igualitario”. Ninguna unión entre dos personas del mismo sexo puede llamarse “matrimonio” que por definición es entre un hombre y una mujer (del latín matrem (madre) y monium (calidad de). Con esta manipulación se cambia la realidad y con ello se impone la aceptación y posteriormente la celebración.

A la vez se ha ido fomentando la pornografía a nivel mundial…

Sumergidos en la dictadura del relativismo moral y la “liberación de la mujer” se legaliza y promueve agresivamente la destructiva industria multibillonaria de la pornografía. Uno de los pioneros de este miserable negocio fue Hugh Hefner, fundador de Play Boy, quien llegó a declarar: “Si Kinsey es un profeta, yo soy su panfletista”. Alfred Kinsey, como ya lo mencioné al inicio, fue uno de los padres de la revolución sexual. Esta siniestra conexión entre Kinsey y Hefner no es casualidad sino una delibera planeación y ejecución de la propaganda sexual a través de la cultura pornográfica, la cual hoy está a solo un clic de distancia. La producción y los efectos del consumo de pornografía son realmente diabólicos. La pornografía aparte de destruir la dignidad humana, inhabilitar el alma para amar, afeminar al hombre, provocar adicción (también a la masturbación), y crear dobles vidas – también involucra tráfico humano, explotación sexual (adultos y niños), anticonceptivos, violaciones, abortos voluntarios y forzados, entre otras atrocidades. Éste es el producto tan destructivo que hoy se consume como un chocolate, inclusive por niños…

Después llegamos a la ideología de género y a la promoción de la transexualidad…Háblenos de su gravedad…

Si el sexo no crea bebés, si los cuerpos ya se hormonizan con anticonceptivos y se mutilan para esterilizarse, si nosotros decidimos a quién dar o quitar la vida, si el matrimonio se puede disolver y rehacer a mi manera, ¿qué impide que cambiemos el concepto de sexo y transformemos los desordenes sexuales en diversidades? Exacto, nada. El mundo ya había destruido la naturaleza y lo sagrado del sexo, la vida y el matrimonio. A este punto qué podía entonces impedir la creación de la bestia llamada: Ideología de género (transgenerismo). Como toda ideología, ésta no busca interpretar la realidad, sino alterarla. Para ello, se sirve inicialmente de la manipulación del lenguaje. La palabra “género” fue estratégicamente acuñada (no creada) por el criminal Dr. Money, quien reemplaza el término de “sexo” (realidad biológica) por “género” (una mera “construcción social”). “No naces mujer, llegas a serlo” ¿recuerdas?.

La ideología de género es un arma de destrucción masiva cultural, antropológica y espiritual. Este club de colores fue de “tolerancia a aceptación, aceptación a celebración, celebración a imposición”. Bajo el slogan de “amor es amor” se ha impuesto esta dictadura degenerada que busca destruir la diversidad de sexos par excellence (masculino y femenino), desafiar la misma naturaleza y con ello la destrucción de la verdadera identidad del ser humano hecho a imagen y semejanza de Dios.

Es todo un crimen organizado por políticos progresistas globalistas, organismos supranacionales y ONGs (ONU y su Agenda 2030, FEM, OMS, Open Society, etc.), Big Pharma, establishment mediático, entretenimiento, Sex Ed (“educación” sexual), adoctrinamiento académico, etc. – Todo diseñado para destruir la familia y eventualmente el género humano, y conducirlo así al transhumanismo. El Dr. Miklos Luckas en su libro “Neo Entes” hace una conexión interesante acerca de cómo el transgenerismo (el cual no se limita solo a la orientación o identidad sexual sino también a géneros transepecie, transraza o transedad) es un preámbulo del transhumanismo. Suscribo a lo que él concluye ya que el condicionamiento psicológico para la aceptación de esa idea tan peligrosa es vital. Aparte, la diversidad LGBTQ+ (con casi 70 géneros imaginarios) parece ser un vehículo eugenésico para que aquellos que caigan en la trampa colorida sean justamente los que dejen de reproducirse.

Detrás de tanta maldad solo puede estar Satanás, el Padre de la mentira y el homicida desde el principio. “Comed de este fruto y seréis como Dios” Gen. 3,5. El demonio desde siempre ha tentado al hombre para que deje de ser lo que es para convertirse en algo que no es. El transgenerismo es esa misma tentación. Por eso, es importante que la Iglesia Católica se pronuncie abiertamente contra esta ideología luciferina que mutila cuerpos y condena almas. El Catolicismo es el mejor equipado para combatirla. La Iglesia ofrece una visión completa antropológica, la verdad y belleza de la identidad y sexualidad humana, lo valioso y sagrado del cuerpo y alma. Tan así que tenemos una Teología del Cuerpo y creemos en la resurrección de la carne. Los Católicos podemos hacer del mundo trans un mundo transcendental.

Y por último se quiere legalizar y normalizar la pederastia como una opción sexual más…¿Piensa que este último paso tan degenerado es uno de los últimos pasos en la revolución sexual?

La ideología de género es el Caballo de Troya para la normalización de la pederastia, la cual es uno de sus fines principales. Con la manipulación del lenguaje ya se está intercambiando el término pedofilia por MAP (minor attracted person) que en español significa “persona con atracción a menores”. Cuando lees LGBTQ+, ese signo “+” incluye a los MAP. ¡Delirante! Otra forma como se aceleran a normalizar esta aberrante patología es a través del Sex Ed (educación sexual) donde a los niños se les incita desde muy pequeños a explorar el placer sexual y donde también se les adoctrina sobre el “Consentimiento” – que es la palabra mágica para dar permiso a cualquier acto sexual con quien sea, basta que den su consentimiento. Por último también imponen Drag Queen Story Hours en las escuelas públicas donde un hombre vestido de mujer extravagante lee cuentos inclusivos a los niños. Y ya no se diga toda la propaganda multicolor que los chiquitos consumen en redes sociales. Este acoso infantil es descarado, bestial y criminal. A quienes promueven esta perversidad el Señor les dice: “Quien escandalizare a uno de estos pequeñitos que creen, más le valdría que le atasen alrededor de su cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y que lo echasen al mar” Mc. 9, 42.

(Visited 67 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*