Seguir el blog (Follow.it)

1 de noviembre de 2023 0

Santos, por mi alma orad

(Por Castúo de Adaja)

En el día de todos los Santos he querido yo publicar, con mi modesta capacidad literaria lejos de la pluma de los grandes autores, unos sencillos versos en romance, estrofa de nuestra literatura patria, para conmemorar tan grande ocasión. De forma extraordinaria, quisiera compartir con usted, lector, esta otra faceta de mi persona.

 

Escuchen todos los hombres

que hay en Roma y en Letrán, 

que hay allende las fronteras

y en tierra meridional;

que hay en los reinos cristianos

del orbe septentrional

y los que rezan con calma

a un lado y otro del mar. 

Escuchen el gran silencio

y del grito su callar

cuando suenen las campanas

que por cada tañerán. 

Hoy te pillen confesado

en acto sacramental

cuando venga el Rey de Reyes

para tu alma juzgar. 

¿De qué sirven tus alhajas 

y tu tan rico collar,

de qué valen tus pendientes

y también el anillar?

Cuánto pesa un corazón

será el medir oficial;

tus acciones y la gracia

de quien la gracia te da. 

Será el rechinar de dientes, 

será del llanto el quebrar, 

será el arrepentimiento

de quien no lo hizo jamás. 

¿De qué te servirá la pila

de tu agua bautismal

si rasgaste aquel perdón

con tu mancha de alquitrán;

si llegaste confiado

creyendo y era soñar

que con tu pesada carga

la puerta se te abrirá?

Despójate de la carga

que llevas como animal

por pasar por la hendidura

para entrar a la ciudad;

hínquse ya tu rodilla

en el duro pedregal

que cubre la senda abierta

a la patria celestial. 

Cuando venga el Juez Supremo

con su corte angelical, 

con trompetas anunciando

una llegada triunfal, 

¿acaso tu alma corrupta

recordará la humildad?

Pide perdón por tus faltas

a la fuente de piedad, 

carga con tu cruz a cuestas

y tu pecado mortal.

Cuando entre nuestro Señor

con su dedo judicial

ponte a resguardo, impío,

y comienza ya a rezar:

pídele a Santa María, 

pídele a Santo Tomás, 

ruégale a San Agustín,

San Ambrosio y Nicolás, 

a los Santos Juan y Pablo

y al mártir San Sebastián;

que interceda ya el Bautista

o te eleve el otro Juan, 

los Santos Evangelistas

y los doctores aún más;

pídele a los que llevaron

una mitra episcopal

y los que, junto a San Pedro, 

tomaron nombre papal;

a los Santos Inocentes, 

Santos Jacob e Isaac;

a San Miguel Arcángel

y al padre San Abraham, 

a todos los patriarcas

de la Iglesia universal, 

y los tantos misioneros

que sepultados están

en tierras desconocidas

para el hombre coloquial. 

Recuerda tú, militante, 

aquella Iglesia Triunfal

que reza en único coro

por toda la eternidad;

visualiza tú las Copas

donde se encuentra tu orar

que es morada de los cielos

y es nuestro único hogar. 

Súmate a las alabanzas

de una única coral

que conforman tus hermanos

en la fe de la Verdad, 

antes de que llegue el Juicio

de los tiempos, terminal. 

Hoy es fiesta de los Santos, 

Santos, por mi alma orad.

(Visited 34 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*