Seguir el blog (Follow.it)

29 de octubre de 2022 0

Rafael Aita: “Los Incas fueron los más fervientes cristianos y defensores de la Monarquía Hispanica”

(Una entrevista de Javier Navascués) –

Rafael Aita Ramírez-Gastón. Magíster en Administración Estratégica de Empresas en CENTRUM Católica y MBA specializing in General and Strategic Management en Maastricht School of Management (Holanda), Ingeniero Industrial de la Universidad de Lima. Docente de la Facultad de Ingeniería Industrial de la Universidad de Lima. Autor del libro Los Incas Hispanos, que analiza a continuación.

¿Por qué un libro sobre los Incas Hispanos?

Es necesario contar la historia de los descendientes incas durante el virreinato del Perú, la cual es poco difundida no solamente en España, sino incluso en Perú, para así evitar la propagación de versiones que se acercan más a la leyenda negra que a los hechos históricos. Lo que se suele pensar es que el linaje de los Incas fue cortado violentamente durante la conquista y este libro demuestra que no fue así, que existieron descendientes Incas que fueron reconocidos como nobles por la corona de Castilla y mantuvieron sus bienes y privilegios.

¿Por qué lo subtitula como La historia no contada de la conquista del Perú?

Porque existe un vacío de unos 200 años en el relato histórico del virreinato del Perú. Desde la muerte de Túpac Amaru I, último Inca de Vilcabamba, en 1572, se suele dar un salto a la rebelión de Túpac Amaru II en 1780 al punto que el mismo History Channel los confundió en una publicación pensando que eran padre e hijo. No se cuenta que en estos 200 años se consolidó la organización del Virreinato del Perú a través de asentarse en el poder de los curacas, Incas nobles y líderes locales, que fueron los primeros aliados de los españoles para reestablecer el orden luego de la conquista.

Para empezar háblenos de la grandeza del Imperio Inca y su importancia en la historia.

El Imperio Inca, o Tahuantinsuyo, fue el mayor en extensión del continente. El proyecto de Pachacútec Inca Yupanqui que fue continuado por sus hijos Túpac Yupanqui y Huayna Cápac, fue el de llevar la civilización incaica, sus técnicas agrícolas, de irrigación y cultivo, su idioma, sus creencias, su ingeniería, su arquitectura, etc. hasta el último rincón de los Andes. Ahí se creó la infraestructura física (ciudades, caminos) y organizacional sobre la cual se construiría el virreinato del Perú, no es casualidad que las principales ciudades del virreinato (Cusco, Cajamarca, Quito, etc.) eran al mismo tiempo los centros administrativos más importantes en el Tahuantinsuyo.

Háblenos de lo que supuso para España llevar la fe y la civilización católica a los Incas…

Sin la integración imperial realizada por los Incas y sus caminos que unían a los Andes, la conquista hubiera sido una empresa mucho más ardua y la construcción del virreinato una tarea imposible. Por ello, el Inca Garcilaso de la Vega afirma que los Incas prepararon la llegada del cristianismo a esta parte del continente, tal vez de manera muy similar a cómo la integración imperial romana y su infraestructura facilitó la expansión del cristianismo por toda Europa. Esto sin mencionar las coincidencias que los mismos cronistas, como Guamán Poma de Ayala, encuentran entre las creencias incaicas y el cristianismo, lo cual llevó a muchos descendientes Incas a convertirse rápidamente lo cual también ayudó al proceso de evangelización. Por ejemplo, las primeras ermitas y parroquias de Cusco fueron construidas por hijos y nietos de Incas, como Cristóbal Paullu Inca y Carlos Inca.

¿Qué aspectos de la cultura inca fueron asimilados por los españoles?

Muchos desconocen que, hasta el día de hoy, algunas de las palabras del idioma español tienen origen quechua, por ejemplo la carpa viene del quechua karpa, chancar de changay (triturar), calato de q´ala (desnudo). En Galicia se toma mate por las mañanas y por las tardes sin saber que esta palabra proviene del quechua mati. En la literatura, las crónicas del Inca Garcilaso de la Vega fascinaron a toda España, siendo reconocido como el padre de la literatura hispanoamericana y en música, el Diccionario de Autoridades de 1735 establece que el fandango fue un “baile introducido por los que han estado en los reinos de las Indias”, siendo de origen hispanoamericano, al igual que el cajón flamengo, que en realidad es el cajón peruano al ser visto por Paco de Lucía en la Embajada de España en Perú. Aunque tal vez el mejor ejemplo de la influencia andina en España es que el plato de bandera español, la tortilla española, tenga como ingrediente la papa peruana, la cual fue adaptada para su cultivo en todos los climas por los Incas.

Según los documentales anglosajones tipo Discovery Max los incas fueron exterminados por los españoles en la Conquista, cuando en realidad se incorporaron a la Corona española. ¿Cómo podemos probar que no existió realmente el genocidio?

Para responder a Discovery y otros canales, los productores españoles deberían viajar a Cusco y filmar todo tipo de evidencia dejada por los descendientes Incas, desde cuadros que retratan a los nobles Incas durante el virreinato hasta las Iglesias que construyeron. Basta recorrer las calles de Cusco y ver a su gente, así como los apellidos que tienen para darse cuenta que no cabe la posibilidad de genocidio alguno. Incluso podrían contactar a descendientes que llevan apellidos de la nobleza Inca hasta el día de hoy, pues aún existen y se han hecho estudios sobre ellos por historiadores como Donato Amado y Ronald Elward.

No solo se incorporaron sino que fueron los grandes aliados del Imperio español.

Fueron grandes aliados en el aspecto administrativo, siendo el enlace entre el mundo andino y el hispano e incluso también en el aspecto militar. Muchos de estos curacas y descendientes Incas lucharon lado a lado con los españoles, y en algunos casos incluso apagando sublevaciones. Tal fue el caso de Fernando Pizarro Lucana Pachaca, curaca de Pausamarca, que sofocó una rebelión en Cumba, perdiendo la vida “en defensa de la fe católica y la Corona de Castilla”, otorgándosele el título póstumo de Gran Capitán. Así mismo, Alonso Tito Atauchi de la familia del último Inca Huáscar y luchó contra la rebelión de Hernández de Girón, quien se sublevó contra la implantación de las Leyes de Indias, por lo que se le concedió ser Alcalde Mayor de Cusco y mantener su propio ejército. Imagínense, un descendiente Inca luchando contra un español por defender la corona de Castilla.

El virreinato de Perú era el más importante de América durante siglos y con la independencia Perú se convirtió en una más de las repúblicas americanas. ¿No cree que el balance de la independencia en Perú ha sido decepcionante?

Los primeros años de República lo confirman, donde reinó la anarquía y el caudillismo. En los primeros 20 años después de la independencia, el Perú tuvo 5 constituciones y 9 presidentes, los dos primeros presidentes del Perú se desconocieron entre sí, manteniendo gobiernos en paralelo en Lima y Trujillo, estando a punto de entrar en guerra civil. Hasta el día de hoy, el período de democracia más largo en los 200 años de historia republicana ha sido tan solo de 25 años. Muchos en el Perú andino buscan que regrese la figura del Inca, encarnado en un líder que ponga orden y mano dura, tal vez les sería más fácil encontrar a ese líder si supieran que los mismos Incas fueron los más fervientes cristianos y defensores de la monarquía durante el virreinato.

(Visited 173 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*