Seguir el blog (Follow.it)

26 de junio de 2024 0

Nueva puntilla partitocrática: el PP y PSOE se reparten el Consejo General del Poder Judicial.

(José Fermín Garralda)-

Lo diré rápido. La Sra. Ayuso ha dicho con desenfado sobre el sr. Sánchez ante un público de a pie -aunque estaba sentado quizás por la edad-: “El poder judicial le pertenece (a Sánchez) y es suyo. Y eso es lo más peligroso”.

Quizás para desmentirla, el sr. Núñez Feijóo ha mostrado una nueva desvergüenza.

EL HECHO. En efecto, tras más de cinco años de bloqueo, y siendo necesario despolitizar el poder judicial -máxime por todo lo que estamos viviendo-, resulta que el PP (Esteban González Pons) y el PSOE (Félix Bolaños), ayer martes día 25 de junio, firmaron “la inmediata renovación” del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

¿Cómo? ¿Será la buena noticia de que quede al margen de los partidos políticos? Pues mire, todo gozo en un pozo porque el PP y PSOE se lo van a repartir en partes iguales. La justicia seguirá politizada por los grandes. Menos mal -dirán- que los 20 vocales del CGPJ se van a repartir “equilibradamente”. A la vez, se va a exigir una mayoría de tres quintos para la toma de decisiones y los futuros nombramientos. Todo ello se hará a la vez, mediante una ley orgánica para este mes de julio. ¡Viva el verano! ¡Viva la mentirosa urgencia de cinco años menos… un día!

Preguntemos a la sra. Ayuso si este “reparto equilibrado” es lo único posible para que el sr. Sánchez no domine toda la Justicia. Sin duda que no, porque el PSOE no controlaba el CGPJ.

LAS EXIGENCIAS. Al día siguiente, hoy miércoles día 26, Núñez Feijóo, diciendo que Sánchez había firmado por mandato de la instituciones europeas ya que él quería haber firmado hace dos años, ha exigido a Sánchez en las Cortes, a posteriori -o sea, no le harán ni caso-, que termine su voracidad para controlar las instituciones del Estado. Es decir:

Que el fiscal general del Estado dimita por escándalos, presuntos delitos y ser al abogado de la familia de Sánchez.

Que los que siguen al Gobierno dentro del Tribunal Constitucional que dejen de manosear al Tribunal Supremo.

Que no se exculpe a los socialistas condenados por corrupción de los EREs.

Que el Sr. Sánchez explique qué está ocurriendo con su familia en el ámbito de la corrupción.

LAS DEFICIENCIAS. Bien está aquello. Pero no lo está que el sr. Núñez Feijóo hubiese pactado con Sánchez en marzo, ocultándolo por electoralismo.

No lo está que confundir el Estado con el sistema.

No lo está que la literalidad del acuerdo no garantice que los jueves elijan a los jueces en vez de los políticos.

Tampoco lo está que tenga la salida electoralista ante sus votantes hartos de politización de las instituciones del Estado, dando la impresión de que los españoles se vayan a beneficiar por lo dicho al haberse firmado la politización del CGPJ. Miré, sr. Feijóo, la vía del arreglo de los males vertebrales son las instituciones y no los pactos a voluntad y peticiones a posteriori. Tampoco está bien que éste acuerdo no exija a Sánchez que deje de controlar el Tribunal Constitucional mediante Conde-Pumpido u otros.

En el mencionado pacto de ayer por el CGPJ, se ha perdido de nuevo la gran ocasión de despolitizar toda la Justicia, volver al punto cero, y despolitizar también el Tribunal Constitucional, que, de no estarlo, no hubiera dado luz verde a la ley de amnistía.

Repito: lo más maravilloso es que todos, PSOE y PP, presentan erróneamente el “reparto equilibrado” como una despolitización

El pacto lo han firmado ante un poder moderador (que no es don Felipe de Borbón, claro), esto es, ante la vicepresidente de la Comisión Europea, Vera Jourová. Como si España no tuviese soberanía sobre su propio país, instituciones y los españoles.

Españolito de a pie: ¿no querías taza?, pues toma taza y media, o  mejor un par de tazones. Y además, vas a ganar, sin proponértelo, lo que el maravilloso sistema partitocrático debía de evitar y provoca, debía arreglar y no arregla.

Españolito mío, ¿dicen que es para despolitizar?, pues créeme que es para que todo siga politizado. Digo “no” para que sea “sí”.

Españolito: turnémonos en el poder, aunque sea robando unos (muchos en el PSOE de Sánchez) más que otros (parte del PP de Rajoy). Con eso no digo que no haya políticos honrados, pero el sistema manda, es inexorable, dirán los del PP. Este turnismo “necesario” que pulveriza a todos los españoles y a la misma España, es algo  maravilloso.

Es posible que, doña Cayetana, desde su escaño, nos dirá que todo es inevitable, como la firma de la ley de amnistía por don Felipe de Borbón. Sí, por algo también gracias al PP España se ahoga en males y para el PP todos los males son inevitables.

No sé cómo el enfado no arde por las calles. La anti-España está feliz una vez más. El Sistema se hace con el Estado y sobre todo oprime y miente a la sociedad española.

AÚN MÁS TODAVÍA. Sume a esto que el Tribunal Constitucional (TC) -controlado por Conde-Pumpido, PSOE- ha enmendado la plana, por primera vez en su historia, al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). ¿Sobre qué tema? Pues sobre la corrupción, en este caso del PSOE. El Constitucional ha anulado la condena a Magdalena Álvarez por los ERE y ordena dictar nueva sentencia. También se prepara para rebajar y borrar el delito de malversación al antiguo presidente de Andalucía (PSOE), Sr. Griñán, así como al resto de condenados en el “caso ERE”, la trama de mayor corrupción y contra la honradez, la justicia, los parados y el Derecho… de la historia de la pseudo democracia.

Aquí no hay propósito alguno de la enmienda, y además ¡se les ve a todos, a los de arriba, en medio y abajo, muy contentos…!

COLOFÓN. Yo creo que es mejor que siga Sánchez -porque “le vemos venir”…-, a que le sustituya el melifluo e insípido Núñez Feijóo, aunque para darle algo de picante ya está Vox. El primero nos harta, arruina y vende. El segundo va a engañar a todos -como hicieron Aznar y Jajoy- y a consolidar hasta el final la podredumbre de Sánchez: la Agenda 2030, de la que son servidores-fans. El Sistema en contra de Dios, de España, de la sociedad, y del hombre.

¡Y dale con los católicos peperos y… constitucionalistas! Pues así, con una Constitución agnóstica o atea, tendremos castigo de Dios por mucho tiempo.

La partitocracia del PP, PSOE y los que sean nos clavan un rejón tras otro, banderillas a pares, estocada y puntilla de verdugo. Sí, España está en manos de la Secta, siempre discreta. Sólo nos queda el arrepentimiento, y no lo veo.

(Visited 39 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*