22 de noviembre de 2020 0

Masiva manifestación por la Educación. Los hijos son de los padres y no de la Celaá

(por José Fermín Garralda) –

¿Pero qué y por qué ha ocurrido? Esta fría y soleada mañana, y de 10:30 a 2:30 horas, ha tenido lugar una manifestación vehicular en Pamplona por la libertad de educación y en contra de la llamada ley Celaá. Unos cinco mil coches se han concentrado en la zona Este y afuera de la ciudad -en Cordovilla-, ascendiendo los manifestantes a unos 20.000 según la prensa local.

Ley ideológica LOMLOE de la ministra Celaá, se propone dirigir a través de la educación las mentes y almas de todas las familias, las instituciones educativas y la sociedad, partiendo de que los hijos “no son de” los padres, como hace poco dijo la tal. Sin duda ésta señora  pertenece a otra generación, concretamente la de 1968. Está mayor. Preguntémosle: ¿serán entonces los hijos del Estado? ¿O mejor de los políticos de turno, ahora de Vds.?

Esta ley, además de sus contenidos totalitarios al mejor estilo comunista, parece que quiere ser metida con embudo y en la agotadora situación de pandemia. Es decir, a ver si una ley tan totalitaria cuela por la puerta trasera y hasta con trampa.

Nos encanta volver a denunciar cómo se utilizó la puerta trasera para imponer las leyes del divorcio (UCD), del aborto (PSOE aunque ya con Suárez se planeaba) y otras muchas (parejas de hecho, adopción…) en España. Todo al grito de “libertad”. Aún no han llegado  la luz y los taquígrafos a nuestra política legislativa. Desde los comienzos pudimos concluir que en España la democracia es más un despotismo ilustrado y ahora sin ilustración alguna. Estamos en el despotismo de la ignorancia

Pues bien, ¿creerán los partidos del coronavirus que vamos a estar como padres de familia, educadores y sociedad, con la boca bien tapada, bien cerrada, callados y quietos en nuestros domicilios? Pues va a ser que no. Está visto que la ministra se empeña en hacer la prueba, como empezó a hacerla el ex presidente ZP cuando impuso aquel engendro de “educación para la ciudadanía” o tiranía que tanta reacción produjo. Pero ahora es peor.

Vamos al hecho. Multitud de coches -cinco mil en fila no están nada mal para Pamplona-, no pocos adornados con cintas naranjas, globos de color igualmente naranja y telas de este visible color, se han dado cita en el aparcamiento de La Morea. Es la punta de un iceberg. Hoy íbamos de “naranjitos”. Había tantos coches que ha sido un caos. Para salir de él, nadie se ha desanimado a pesar del inútil paseíto que se ha dado por el polígono industrial.

Luego, muchos han entrado a la ciudad de Pamplona por la empinada   avenida de Zaragoza. Al finalizar la subida a la meseta, donde está el Centro urbano, se debía ir por la avenida Sancho el Fuerte para seguir el recorrido marcado, pero muchos han seguido por las avenidas Yanguas y Miranda, del Ejército, y la mitad de Bayona, haciendo este recorrido equivocado hasta dos y tres veces. La lista -no el croquis- de las paradas estaba mal señalada por faltar la advertencia del desvío hacia la izquierda. El maravilloso desorden generado -cuando se tiene buen humor- ha hecho que los coches copasen muchas calles, dando el claxon alegría a conductores y viandantes. Los aplausos de estos han  acompañado las diversas comitivas que se han ido formando. Sólo una parte del total ha terminado el recorrido, y en vez de ser las 12 horas, han llegado a las 2 y pico a la explanada de la UPNA. Allí la CONCAPA, en nombre de todos, ha leído el Manifiesto entre aplausos. El sol riente estaba a su favor.

Sí, el día soleado ha acompañado a las familias. Porque son todos y especialmente las familias, las castigadas por la ley Celaá, cuya ministra ha puesto una cara de madre seria y responsable a un texto de realidades e intenciones infumables. Y no digamos el castigo que sufren las familias que tienen hijos en educación especial. ¿Pero qué se han  creído los de éste Gobierno? No nos importan sus “colores” pues ellos mismos se los sacan aún sin advertirlo.

En el trayecto, varias emisoras contaban la manifestación de Madrid y de otras muchísimas capitales.

Esto es el comienzo. A los tradicionalistas les hubiera gustado que la sociedad hubiese reaccionado mucho antes, cuando se imponían leyes injustas y esto se hacía por la puerta trasera. Claro es que cuando la ley o anti-ley (por injusta) afecta directamente a uno mismo, se reacciona más y mejor, aunque ello muestre la insolidaridad de esa otra pandemia llamada ideología o resabio liberal. Efectivamente, el totalitarismo comunista no puede triunfar si antes el liberalismo no ha desarticulado, degenerado y hasta descristianizado la sociedad. Un Gobierno así sólo es posible cuando muchos Gobiernos liberales -término que procede de la ideología del Liberalismo, no de “generoso” o amigo de la “libertades”- han hecho su mala labor… y además con el silencio de casi todos. Y ello a pesar de ser muchas veces engañados por sus políticos hasta la saciedad. A Dios gracias, la naturaleza, el ser y la responsabilidad personal nunca se pierden, sobre todo cuando se trata del asalto final de la Celaá y sus socios comunistas, sobre algo muy nuclear, tanto como la obligación básica de los padres, por lo que en la manifestación ha habido muchos gritos de “Libertad”, que en este contexto significan “libertades” concretas y reales.

¿Qué pretende imponer la LOMLOE? La LOMLOE elimina la demanda social como criterio para concertar escuelas, colegios e institutos hasta hoy concertados. Pretende eliminar los conciertos de los centros de educación diferenciada. Reduce muchísimo la capacidad de elección de las familias de la escuela, colegio o instituto que quieren para sus hijos. Esta ley devalúa la enseñanza de la asignatura de Religión en cualquier tipo de Centros, incluidos los públicos. Pone en duda la supervivencia de los centros de educación especial, aunque caso 40.000 niños se formen en ellos. Y tantas otras cosas como que el español no sea la lengua vehicular en toda España, el aprobado de 2º BAC aunque haya varios suspensos etc. etc. ¿Una ley más en educación, para enredar y perjudicar la educación y los derechos paternos, de los hijos y de la Iglesia cuando se opta por ella? ¿Qué dicen los padres? ¿Y los Centros, maestros y profesores cuando se tira por la borda el Currículum y la evaluación, desarrollado y configurado de nuevo a raíz de la fallida ley Wert, la enésima en tiempos de democracia?

(Visited 21 times, 21 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*