24 de enero de 2017 0

Carta a los Reyes Magos

Majestades:

Por ser reyes, se les supone poder. El poder tiene mucho que ver con la política, el arte de lo posible.

Por ser magos, deben poder saltarse los límites de lo razonable.

Además, se trata de buenas personas que ponen sus artes al servicio del bien.

Una vez al año vale la pena fiarse de poderosos que manejan leyes naturales y sobrenaturales para que la gente sea mejor y viva más feliz.

Yo les pediría que se presentaran a las elecciones: nos quitarían muchos dolores de cabeza.

Pero pienso que la vida está repleta de ocasiones de elegir. Y no siempre escogemos la opción correcta, por ignorancia, por egoísmo o por malicia.

Y me acuerdo que los estómagos agradecidos quisieron proclamar rey al único que es verdaderamente Rey. Y el interesado desapareció entre la multitud y los dejó con las ganas.

Poco más o menos eso quiere decir que en este valle más de quimeras que de penas o alegrías hemos de arremangarnos para resolver nuestros problemas sin esperar soluciones mágicas ni dejarnos seducir por mesías de pacotilla.

Pero no estaría de más que los Reyes Magos repartieran entre votantes y candidatos unas cuantas toneladas de sentido común, de realismo y de idealismo sabiamente combinados, de amor a la gente, de humildad, de discernimiento para seguir a la Estrella que Dios coloca en la vida de casa uno de nosotros, sin confundirla con los fuegos de artificio que nosotros mismos nos fabricamos.

Que dejen ser niños a los niños. Que respeten en ellos a la imagen y semejanza de Dios. Que les dejen aterrizar en la vida por sí mismos, aunque se den algún coscorrón.

Que los adultos vivan plenamente, que midan sus decisiones y las consecuencias de sus decisiones. Que se den cuenta de sus limitaciones y que aprecien la voz de la experiencia, aunque sea para experimentar por otros caminos.

(Visited 51 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*