Ir al contenido

¿Por qué hoy debemos celebrar tomando un rico croissant?

muyhistoria.-El origen del croissant, un bollo con forma de media luna, se remonta a la Viena del siglo XVII. Según la tradición, en el segundo sitio de la capital austriaca por los turcos, los panaderos, que trabajaban por la noche, oyeron cómo los enemigos excavaban un túnel para entrar en la ciudad y dieron la alarma. Esto permitió que los vieneses abortaran el asalto. Tras la derrota turca, el rey de Polonia y Lituania Juan III Sobiesky encargó a los panaderos la elaboración de unos panecillos con la forma del emblema de los turcos -la media luna- que inmortalizaran la victoria.

mileschristi.-Desde mediados del mes de Julio, Viena sufrió un implacable asedio. La corte imperial y 80.000 vieneses abandonaron la ciudad, que quedó defendida por una fuerza militar de 11.000 soldados y los 5.000 irreductibles que se negaron a abandonar su capital. Mandaba las fuerzas el general conde von Starhemberg. A primeros de Septiembre, la resistencia parecía insostenible, imposible por momentos. El cerco de Viena suponía el primer paso para la penetración brutal de los mahometanos en el corazón de Europa, debilitada por la fragmentación de estados y confesiones que siguó a la crisis protestante y la Guerra de los Treinta Años. Si caía Viena, con la derrota del Austria de los Habsburgo se abrían al Imperio Otomano las puertas del Sacro Imperio y de toda la Europa Central.

El 15 de Agosto, día de la Asunción de la Virgen, el rey de Polonia, Juan III Sobieski salía de Cracovia con un animoso ejercito, que encomendó a Nuestra Señora al pasar por el santuario de Czestochowa. Llegados a Viena, los efectivos totales de la Liga Santa sumaban un total de entre 70.000 y 80.000 hombres; los turcos contaban con más de 130.000, con una formidable artillería, una sólida retaguardia y suministros asegurados.
Siguiendo un imprevisible y casi temerario plan de batalla, el ejercito sitiado, con el empuje heróico de Juan Sobieski, lanza un ataque en la madrugada del 12 de Septiembre, antes de las primeras luces, sobre las 4 de la mañana. Se batalló el día entero. A las cinco de la tarde, entraba el victorioso Juan Sobieski en la lujosa tienda del pashá Kara Mustafá. En una de esas frases destinadas al bronce de la historia, el gran Sobieski parafraseó en cristiano la sentencia del César: ‘Venímus, vidímus, Deus vincit’ (llegamos, vimos, pero fue Dios quien venció).

 

4,8
(Visited 154 times, 1 visits today)

Un comentario en “¿Por qué hoy debemos celebrar tomando un rico croissant?

  1. Jose Enrique Florencio Dominguez

    El capellán de los cristianos era el beato Marcos de Aviano, fraile capuchino, que desde su caballo arengaba a las tropas en la batalla. Después de rendirse los turcos, entre los víveres abandonados por los turcos se encontraron numerosos sacos de café. Como le pareció un poco insípido a Fray Marcos, lo endulzó con nata y miel, y resultó lo que actualmente conocemos como un “capuchino”. Esta fue, básicamente, la entrada del café en Europa. Aunque el primer europeo que probó el café fue otro eclesiástico, el padre Pedro Páez, que poco antes de descubrir las fuentes del Nilo en 1618 lo probó al pasar por Yemen.

    Ahora ya podemos desayunar. ¡Marchando un capuchino y un cruasán! ¡Buen provecho!

Deja tu comentario