Ir al contenido

¿Quién es quién a las puertas de Europa?

Foto: hoy.com.do

Las elecciones legislativas y presidenciales de Turquía las ha ganado el actual presidente Recep Tayyip Erdogan, de 64 años. Aliándose con la extrema derecha, Erdogan ha obtenido una victoria clara con el 53,5% de los votos en la primera vuelta.

Erdogan celebró hace un año un referéndum de reforma constitucional para reforzar los poderes presidenciales, suprimir la figura del presidente del Gobierno -concentrando el poder ejecutivo en el presidente de la República- y tener una presencia cada vez más fuerte de la religión musulmana.

En esta deriva política autoritaria, Turquía pasó de un régimen parlamentario a uno de tipo presidencialista, y la Presidencia de la República ha pasado de ser una figura prácticamente simbólica a ser la jefatura de Estado y de Gobierno.

En Marruecos, una monarquía constitucional, el Rey Mohamed VI ostenta el Poder Ejecutivo y nombra al Gobierno, mientra que el Poder Legislativo depende del Parlamento, cuya representación es elegida por los ciudadanos mediante elecciones.

Argelia, que sufrió una guerra civil en 2012, se mantiene con una república semipresidencialista, cuyo presidente es Abdelaziz Buteflika, miembro del que fue partido único durante 25 años.

En Túnez es también una república semipresidencialista, con Essebsi como presiedente, quien sostuvo varios cargos durante los gobiernos autoritarios de Túnez y luego destacó en la Revolución tunecina, que desembocó en la creación de la primera democracia del mundo árabe.

Libia cuenta con un Gobierno Provisional colegiado, estando la organización del Estado aún en proceso de desarrollo.

Egipto tiene una República presidencialista, gobernada por Al-Sisi, quien lideró el golpe de Estado en 2013, situándose como presidente constitucional en 2014, y siendo reelegido en 2018.

Israel cuenta con una República Parlamentaria con Benjamín Netanyahu como Primer Ministro desde 2009.

En el Líbano, la forma de gobierno es una República Parlamentaria Confesional, en la que el Presidente debe ser cristiano maronita y el Pimer Ministro debe ser musulmán suní, y se distribuyen los cargos en función los porcentajes religiosos de la población.

 

5
(Visited 78 times, 6 visits today)

Deja tu comentario