Ir al contenido

Entrevista: Juan Carlos Valverde, presidente de la asociación STOP Impuesto Sucesiones

 

 

Por Javier Navascués

Por una erradicación del injusto Impuesto de Sucesiones y Donaciones

 

Juan Carlos Valverde preside de la asociación STOP Impuesto Sucesiones y es copresidente de la Federación nacional contra el impuesto de sucesiones FENCIS. Analiza para Ahora Información la razón de ser de las asociaciones en las que milita y lo injusto del Impuesto de Sucesiones y Donaciones y su lucha por erradicarlo.

 

¿Por qué nace vuestra asociación?

Los comienzos parten en enero de 2017 de un grupo de afectados por el Impuesto de sucesiones y donaciones ISD, que tras coincidir anteriormente en innumerables consultas en foros de derecho y participación en debates on-line deciden la toma de contacto personal. Tras varias reuniones crearon la primera plataforma y posterior asociación de carácter nacional fijándose como lineas de actuación, el apoyo moral y jurídico a los afectados y sus familiares, la concienciación ciudadana, la presencia activa en redes sociales y la presión como colectivo ante los organismos de la administración, emprendiendo para ello acciones y campañas como recogidas de firmas, manifestaciones, concentraciones, charlas y declaraciones ante los medios.

¿Que es realmente el Impuesto de sucesiones y donaciones?

El impuesto de sucesiones es un abuso canalla del poder, un expolio en toda regla contra el que no cabe defensa posible, salvo la movilización ciudadana; un tributo impopular, injusto y denostado por la población, que apenas representa el 0,2% del P.I.B. Es mantenido demagógicamente por una clase política que exhibe una arrogancia y dejadez insoportable en democracia. Heredar en Madrid, Extremadura, Murcia, Baleares, territorios forales… cuesta cien veces menos que hacerlo en otras comunidades. Morir en las islas Canarias puede significar pagar mil veces menos por la herencia que si se fallece en Gijón o Zaragoza. Es una diferencia que dinamita el concepto de igualdad entre los españoles garantizado por la Constitución.

¿Por qué es abusivo el Impuesto de sucesiones en España?

En primer lugar por ser el mismo Estado quien facilita los medios para que pueda ser evadido por quienes más tienen mediante el empleo de estructuras financieras y patrimoniales que solo están al alcance de los verdaderamente poderosos. La clase trabajadora es pues la realmente afectada. Esto dinamita igualmente el principio de igualdad, progresividad y no confiscatoriedad recogido en la propia ley tributaria. Pero el drama mayor quizás no sea esa diferencia, sino la diabólica maraña que conlleva la aplicación canalla del impuesto. Se valoran los bienes al alza, en muchos casos de manera escandalosa, multiplicando varias veces su valor real con el único fin de asegurar la mordida, y con igual objetivo se penalizan las donaciones. Si no puedes pagar lo exigido, con suerte podrás renunciar a la herencia con todo lo que ello implica. La falta de liquidez y la imposibilidad de acceso al crédito han provocado desde el comienzo de la crisis que las renuncias se incrementen un 420%.

Si la herencia fue aceptada no hay marcha atrás posible, no puedes vender una parte para liquidar el impuesto, pues los bienes quedan señalados; no se admite la dación en pago, si logras aplazarlo te aplicaran intereses desproporcionados que, si no puedes pagar, se tornaran en multas y recargos, engrosando aún más la deuda; finalmente embargaran los bienes, subastándolos por una ínfima parte de su valor. Si, como es habitual, con la subasta no se cubre la cantidad demandada, continuarás endeudado, embargándose llegado el caso los bienes restantes de tu propiedad, y aún así, en caso de no cubrirse la deuda, seguirás debiendo lo restante más sus intereses acumulativos, comenzando un nuevo ciclo de rapiña. Todo un calvario de locura, injusticia, indefensión y crueldad que hipoteca de por vida la vida de miles de honestas familias.

Además existe un agravio comparativo con el resto de países europeos…

El impuesto está siendo progresivamente eliminado, no existiendo en más de la mitad de los países de la Unión Europea y, en aquellos que aún lo mantienen, cumple una función más regularizadora que impositiva. Únicamente Francia, Belgica y España lo aplican a sus tipos máximos, si bien en el caso francés, al igual que en el esloveno y búlgaro, existe exención total para familiares directos, el gobierno galo además anunció la próxima supresión completa del impuesto por atentar contra el ahorro y ser un lastre para la economía del país.

¿Sería posible erradicarlo? ¿Qué medidas y soluciones proponen?

Por supuesto, ya demostramos anteriormente que se trata de un tema puramente demagógico, empleado como moneda de cambio por las coaliciones de turno. Pero en ese intercambio de cromos de nuestros políticos va implícito el dolor y sufrimiento de un pueblo al que falsamente dicen proteger y representar. El poder no moverá nada en tanto no vea peligrar su estatus y prebendas, solo el miedo a perderlas les obligará a su derogación definitiva,. Tienen miedo a la movilización social y por ello se lanzaron a una carrera modificándolo de manera transitoria en diferentes autonomías. Los cambios introducidos no obedecen a una voluntad política real de nuestros gobernantes, que se vieron forzados a adoptarlos en un desesperado intento por acallar el clamor social despertado. En Portugal, por ejemplo, fue esta concienciación colectiva la que llevó a su gobierno a eliminarlo por completo.

Proponemos su derogación a nivel estatal, pasando por la bonificación previa al 99, 99% en todas las autonomías donde aún se encuentra por encima de dicha cifra. Hacer Justicia es corregir la injusticia. Al adoptar esos cambios, el poder reconoció la injusticia cometida, pero no arbitró medida alguna para paliar sus efectos. Miles de familias se encuentran en la más absoluta ruina moral y económica sometidas a expedientes de embargos, multas e intereses desproporcionados. Pedimos la máxima retroactividad en las modificaciones adoptadas y la paralización de todos los expedientes en curso.

Contacto: En Andalucía: http://stopimpuestosucesiones.org y Facebook: “Stop Impuesto Sucesiones”. Aragón: Facebook “aragonstopsucesionesyplusvalia”. Asturias: Facebook “Contra el Impuesto de Sucesiones Asturias”. Llamándonos directamente al 666361871. Somos un movimiento social ciudadano sin tintes políticos de ningún tipo, pero llegado el momento no dudaremos en boicotear a los partidos que roban herencias.

 

Javier Navascués

 

 

5
(Visited 133 times, 7 visits today)

Deja tu comentario