Ir al contenido

La ONU inmersa en los escándalos de abusos sexuales en su organización

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) en muchas ocasiones es considerado ya el nuevo Templo de la Paz. Allí es donde las diferentes naciones se postran entre sí y administran salvación mundana entre los profesos de su nueva religión mundialista. Esta religión mundialista incluye la ideología de género, la esterilización masiva por medio de anticonceptivos, la lucha contra el cambio climático y el desarme nuclear. Toda una religión de la fraternidad donde Dios y la ley natural están desapareciendo a marchas forzadas.

¿Y cuál es el resultado? Entre julio y septiembre de 2017 se han presentado 31 nuevos casos de abuso o explotación sexual por parte de personal de la ONU y sobre todo de miembros del famoso ACNUR o Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Los vecinos conocen muy bien esta corporación gracias a los comerciales que a sueldos ínfimos caminan por las calles en busca de socios, ya que solo reciben comisiones por su trabajo.

De los 31 casos de abusos sexuales, 12 involucran a personal militar de las operaciones de mantenimiento de la Paz. Y 15 en total involucran a ACNUR. 3 a la Organización Internacional de la Migración y uno a UNICEF. Durante años miles de personas y medios han denunciado que el personal de la ONU, la nueva Iglesia Mundialista, abusa de los desfavorecidos en los países donde están de misión.

 

Se cree que estos 31 casos de abusos sexuales es solo el principio o una pequeña parte de lo que en realidad hay tras las bambalinas de la organización intergubernamental. Pero el miedo y el posible descrédito hace que la mayoría de abusados se sientan inseguros como para denunciar.

FUENTE: ONU

 

(Visited 108 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*