Seguir el blog (Follow.it)

10 de febrero de 2022 0

Reflexiones sobre la trata de personal sanitario. La oscura realidad que nadie quiere ver

(Por Miguel Ángel Pavón Biedma) –

Los muertos y los pacientes con secuelas se acumulan en las abultadas estadísticas. Una conversación con profesionales médicos de primera línea, de máxima exposición, enseguida muestra un claro escepticismo.  La variante Omicrom mata más de lo que se dice y las consultas de pacientes que han sufrido coronavirus están a «tope» desde secuelas cognitivas (problemas con el pensamiento) depresiones, alucinaciones, miocardiopatía y un largo etcétera. Ahora se trata de quitar el nombre de pandemia y sustituirla por el de endemia. Eso conviene más a la inoperancia del Estado, sumido en un marasmo de «bajas» y «altas» y en decir «Diego» donde dijo «dijeron». Desaparecieron los gurús y los expertos en «expertitud». La Sociedad Española de Inmunología aporta dosis de sensatez contando verdades «como puños» que contradicen las mentiras de tres largos años. Los virus se transmiten por aerosoles, lo de las manos es ocasional, la inmunidad es inespecífica. La inmunidad natural es muy superior a la artificial, el virus mutará y ha mutado en numerosísimas ocasiones. Así un largo número de certeras opiniones que rara vez pasan a los medios de comunicación controlados por la partitocracia ademocrática que nos gobierna.

Sirvan estas reflexiones como preámbulo a una realidad que ha cobrado vida y empuje con la pandemia: LA TRATA DE MÉDICOS.

En 2001 «Cuban doctors vs. The Cuban Government» presentada el  24 de agosto en las Naciones Unidas y en la Corte Penal Internacional,  un colectivo de 622 testimonios de médicos que manifestaban abiertamente la explotación a la que estaban siendo sometidos. Muchos de ellos fueron obligados, según sus manifestaciones, a presentar C.V. falsos en los que determinados Gobiernos certificaban su formación y pericia en especialidades que suponen cinco años de formación (como es el caso de la Medicina Intensiva). La realidad es que muchos de ellos apenas habían recibido cursillos acelerados de seis meses. Esta situación resultaba conveniente para los Gobiernos emisores (pingües ingresos) y para los receptores que pagaban así salarios más bajos y disponían de un colectivo proclive al silencio, a dar por buenas las verdades a medias (mentiras impresentables). En algún caso este negocio de trata de personas llegó a suponer hasta la tercera fuente de ingresos estatales. Los que desertaban se encontraban con la triste realidad de que no podían volver a su país hasta después de ocho años. Dispongo de alguno de sus «contratos leoninos» en los que se les pohibe relacionarse con el personal autóctono, incluso establecer relaciones de amistad. Cuando la pandemia arreciaba llegaban, raudos, aviones con equipos profesionales así formados, algunos muy honestos, otros obligados a mentir por su propia seguridad y la de sus familias (https://adncuba.com/noticias-de-cuba/derechos-humanos/ampliaran-denuncia-ante-la-onu-sobre-explotacion-de-medicos). Esto ha sido una práctica en países como Argentina, Chile, Brasil. En realidad en muchos otros. Por desgracia algunas empresas españolas han participado en este tráfico «negrero». Países como Venezuela, antiguos asiduos a las prácticas del liberalismo más atroz (y ahora neocomunistas populistas), se han convertido en en una fuente fácil para obtener mano de obra barata, médicos y enfermeros explotados en muchos países, personas a veces cualificadas sometidos a trabajos sanitarios degradantes en los que el empleador se quedaba con la mayor parte de su sueldo. Empresas españolas se han aprovechado de esta situación dentro de  nuestro país o en territorios ajenos como puede ser el africano (……). Al final estómagos agradecidos que, aun sabiendo que están explotados, se expresan con agradecimiento e infinita sumisión. En este «caldo de cultivo» cualquier mentira sobre la situación sanitaria es posible, incluso fácil.

La situación caribeña se encuentra en estudio en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU (organización proaborbista que no goza de la simpatía de muchas personas como el autor de este artículo). Los grandes medios de «social media» procuran no emitir demasiadas noticias. El encubrimiento es una práctica habitual de las dictaduras (https://adncuba.com/noticias-de-cuba/derechos-humanos/ampliaran-denuncia-ante-la-onu-sobre-explotacion-de-medicos).  Cuando revisamos la página de la Policía Nacional española encontramos una completa descripción de lo que es la «TRATA DE PERSONAS» (mujeres y niños explotados sexualmente, adultos que han acudido a puestos de trabajo en los que luego no recibían el sueldo acordado, personas jubiladas ansiosas de ayudar a sus familias y que son vilmente engañados sabiendo que son mayores, acaso ancianos, con poca capacidad de autodefensa ante la acción de estos desaprensivos (https://www.infobae.com/politica/2020/04/24/exclusivo-el-lapidario-informe-de-la-onu-sobre-esclavitud-y-corrupcion-en-las-misiones-de-medicos-cubanos/). La Corte Penal Internacional tiene mucho trabajo pendiente en este tipo de causas. Los delitos contra los derechos humanos no prescriben nunca y tampoco saben de fronteras.

Las características de este tipo de empresas «negreras» es que apenas preguntan sobre la formación de los candidatos ni sobre su estado de salud ya sea física o mental. Cuando empiezan a desempeñar su labor asistencial, si son personas honestos, denunciarán las situaciones de engaño y miseria que conllevan una gran mortalidad en los países que los han acogido. Sus empresas contratadoras no dirán nada. Guardarán el silencio cómplice que caracteriza a los asesinos.

En este enjambre de mentiras enfermedades como el SIDA, el paludismo, la tuberculosis, la Fiebre Tifoidea y ahora el coronavirus, proliferan sin control alguno. Generan un elevado gasto a las sociedades parasitadas para obtener unos resultados casi nulos. Nunca tantas mentes perversas jugaron con la salud de los demás a cambio de beneficios materiales. Esperemos que la promesa de una injusticia implacable con el que aumenta el desarraigo de los pobres sin futuro sea algún día una realidad.

https://www.infobae.com/politica/2020/04/24/exclusivo-el-lapidario-informe-de-la-onu-sobre-esclavitud-y-corrupcion-en-las-misiones-de-medicos-cubanos/

 

https://www.ohchr.org/documents/publications/fs36_sp.pdf

 

 

https://www.policia.es/_es/colabora_trata

 

https://derecho.usmp.edu.pe/itaest2009/Articulos_estudiantiles/04_08_Imprescriptibilidad.pd

(Visited 163 times, 3 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*