Seguir el blog (Follow.it)

12 de octubre de 2021 8 / / / /

La Hispanidad es regional, no provincial

(Por Javier Garisoain) –

No, Vox, no. Las tradiciones de la España viva no son provinciales sino regionales. El hecho de que los nazionalismos y las mafias autonómicas lo pongan difícil no es motivo para renunciar a nuestra verdadera diversidad. Las provincias son un invento jacobino, afrancesado, racionalista. Están bien para organizar el correo o los bomberos pero no responden ni a nuestra historia ni a nuestra identidad. Esa pluralidad de baraja infantil provincial ya se practicó durante el franquismo para acallar las incómodas reivindicaciones regionales. Y no resultó. El nacionalismo sin escrúpulos aprovechó el vacío para erigirse en defensor de unas regiones olvidadas.

Hay que acabar con las autonomías, sí, por supuesto, estoy de acuerdo. Porque son las nuevas taifas de los políticos corruptos. Pero poco arreglaremos con pasar de 17 a 52 departamentos. Lo que hay que hacer es recuperar las regiones, con su personalidad plena. Aunque sea complicado es lo que exige la realidad de lo que somos.

En mi caso, como navarro, podría ahorrarme este artículo porque Navarra es región y provincia a la vez. Pero como español no puedo dejar de solidarizarme con castellanos, gallegos, aragoneses y con todos aquellos españoles cuya identidad es regional, no provincial.Vamos a ver, ¿qué quería demostrar Vox al apostar por esa pluralidad artificiosa de las 50 provincias? ¿Que son más plurales 50 provincias que 17 autonomías? Pues les brindo una idea para su próxima fiesta: que pongan una caseta por cada uno de nuestros 431 partidos judiciales.

El problema no está en las regiones sino en las autonomías. Y las regiones no se desautonomizarán hasta que desterremos el perverso concepto de autonomía. Nunca las regiones fueron tan dependientes del gobierno central como ahora. Tengan en cuenta que autonomía es lo que se va dando a los hijos antes de que accedan a la independencia. Y es en esa fase cuando más evidente es la dependencia y minoría de edad del hijo. Por eso afirmo que es un error de concepto equiparar la relación con las regiones con la de los hijos que van creciendo. Las regiones no son hijas de nadie. Las regiones son antiguos estados cuyo vínculo con el conjunto de España es conyugal, indisoluble. España en este sentido no es nuestra madre sino el proyecto común que nace de la unión conyugal de las regiones, la misión que llevan a cabo todos aquellos territorios que comparten el ideal de la reconquista.

Tienen razón los asturianos. Hubo un tiempo en que Asturias era España porque no quedaba más España que Asturias. A partir de ahí España siempre ha sido el suelo que han ido civilizando y evangelizando los españoles. Desde Oviedo hasta Manila, todo es España, o Hispania, o Hispanidad.

(Visited 559 times, 6 visits today)

8 comentarios en “La Hispanidad es regional, no provincial

  1. SS

    España, la nación son generaciones y generaciones, que nos han precedido, nuestra forma de pensar, conjugar el lenguaje, etc de hay tanto empeño en destruir el lenguaje, prostituyendo el mismo , y no digamos aceptando leyes injustas , contra la ley de Dios, nos quieren llevar a la condenación eterna.

    Responder
  2. César Horcajo Alonso

    Apreciado D. Javier,

    Soy de nueva generación y siempre me pregunté qué había antes de las malditas CCAA que me hicieron estudiar desde mi infancia. No he conocido ningún otro sistema “administrativo” en mi vida. Salvo los reinos de Taifas en la reconquista al moro, que tanto paralelismos tienen con estas.
    Me gusta su exposición, pero no llego a ver la diferencia real (en cuanto a combatir al nazionalista de a pié y sufro con varios amigos vascos), entre potenciar las regiones y las CCAA. Al final no deja de ser remarcar las diferencias entre españoles.
    La ventaja de las provincias, o los partidos judiciales, es que al ser tantos se reduce al absurdo, esto es, se diluyen entre tantas. Es como si lo hiciéramos entre 40 millones de españoles. al final: todos iguales.

    Gracias por si puede darme algo de luz en todo esto.

    Responder
    1. Javier Garisoain

      Veo que en este artículo he dado algunas cosas por supuestas y entiendo que puede chocar entre las nuevas generaciones. Así que espero otro día poder dedicar otro a explicar mejor todo este asunto.

      Lo que es importante subrayar es que no está bien hacer tabla rasa de nuestras tradiciones y de nuestra propia identidad. España no es la simple unión de una masa de españoles sino la agregación -por un “proceso federativo no uniformista”- de una serie de territorios, reinos, condados, señoríos, etc. No se puede ignorar nuestra tradición ni siquiera con la intención de resolver abusos o problemas. No podemos empezar de cero con cada generación. Los municipios, las comarcas, las regiones, e incluso las provincias y las comunidades autónomas, tienen su historia centenaria o milenaria y su razón de ser. No es lícito a una generación de españoles ignorar la sangre, el sudor y las lágrimas que se esconden detrás de cada límite geográfico. Las fronteras, ya sean exteriores o interiores, cuanto menos se toquen mejor, pues la experiencia nos enseña que gran parte de las guerras y enfrentamientos han venido por ahí.
      Lo de “las diferencias entre españoles” no tiene nada de particular y daría para un extenso debate. Las diferencias existen y son ley de vida. Es inevitable que haya diferencias entre un español de la meseta, otro de la montaña y otro de la costa. No tiene nada de particular que seamos diferentes. No pasa nada porque haya unas regiones más ricas que otras, tierras más fértiles que otras, ciudades más industriosas que otras. El buen gobernante hará lo posible para evitar abusos y desigualdades excesivas pero no se puede poner en el centro de la acción política -como hace la revolución- un principio genérico de igualdad. Eso es ideología y no responde a la realidad.

      Responder
  3. identicon

    GPC

    Magnífico artículo, pues en efecto, las autonomías son un inconveniente, como lo son las provincias. Las autonomías son inconvenientes por muchas cosas, y la más importante es por depender de los políticos partidistas profesionales… y las provincias otro tanto. Lo que hay que recuperar son: los municipios con auténticas Libertades (entre ellas la tributaria, fiscal y de Tesorería); y las comarcas y regiones.
    De todas formas si se toman la molestia de leer la Agenda España de Vox, verán que lo que pretende es la “igualdad”, borrando toda nuestra historia. Quieren un “ciudadano español” creado en un laboratorio, sin historia, sin pasado.
    Esto es hacer de España algo así como se hizo con el África postcolonial, cuando se trazaron con escuadra y cartabón una serie de fronteras artificiales que han creado más problemas.

    Responder
  4. manuel morillo

    «”España en este sentido no es nuestra madre sino el proyecto común que nace de la unión conyugal de las regiones” dices

    España no es fruto de una unión conyugal, dos que forma uno. España existía antes que las regiones, y con sudivisiones diferentes

    No. Las regiones son el resultado político (a veces caprichoso de las herencias a los hijos, a veces para evitar que unos u otros municipios acudieran a cortes) de la reconquista, fruto de una invasión musulmana, muchas veces social e históricamente artificiales y aberrantes (como los enclaves de una región a otra fruto de el poder o los intereses económicos de un oligarca local.)

    Tudela tiene mucho más que ver sociológicamente con Alagón o Calahorra, que con el Valle del Baztán, y el Valle del Baztán con la Jacetania, que la Jacetania con Teruel.

    En todo caso lo que corresponde a la historia de España, como partes integrantes son las comarcas (no confundir los procesos artificiales de comarcalización con intereses bastardos como el que llevaron a cabo los convergentes, solo con la intención de quitarles poder a las diputaciones provinciales dominadas por el PSC y que pretendían tener el papel de las provincias en un “estado catalán”)»

    Responder
  5. identicon

    Luís B. de PortoCavallo

    La cuestión que se evidencia en todo esto es el absoluto desconocimiento de la verdadera Historia, que, para mayor confusión, ha venido a ser mediatizada y falseada por la ideología nacionalista romántica liberal “oficial”, propagada en las escuelas, desde el s. XIX, y asumida subliminalmente.
    Ni autonomías, ni provincias, ni regiones, todos ellos inventos de las administraciones liberales, en su sentido actual, para controlar y pervertir al sano pueblo.
    Son las intitulaciones en los documentos de los reyes de la Monarquía Hispánica los que dan la guía.
    Lo que no puede desarrollarse en un breve comentario.

    Responder
  6. Carlos Ibáñez Quintana.

    El problema no estriba en la división regional o provincial. El problema estriba en el liberalismo que es una doctrina disolvente que nos lleva al enfrentamiento de unos contra. Cierto es que las autonomías actuales ha supuesto un fomento del separatismo. Pero no olvidemos que los partidos separatistas nacieron cuando no había autonomías. No había autonomías pero sí liberalismo.
    El comentarista Manuel Morillo re refiere a los enclaves de algunas autonomías en otras, fruto de la historia, y los califica de aberrantes. Estoy de acuerdo con él. Yo he nacido y vivido en una de esos enclaves y tengo experiencia de los problemas que afectan a los habitantes de los mismos. Se deberían suprimir. Aunque ello vaya contra el pasado.
    Y digo contra el pasado y no contra la tradición. Porque los tradicionalistas no defendemos el mantenimiento de lo que en el pasado se hizo mal. Sino la mejora de lo que tenemos en el presente, eliminando lo que está mal.

    Responder
  7. Si reivindicamos las provincias como alternativa a las autonomias, habremos hecho un pan como unas tortas.
    No podemos decir: soy navarro y español, sino soy español nacido en Navarra. No caigamos en el error de significar nuestras particularidades ante la superior esencia de nuestra españolidad.
    Hay que evitar los aldeanismos y recuperar la esencia que nos hizo grandes.

    Responder

Responder a Javier Garisoain Cancelar la respuesta

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*