Seguir el blog (Follow.it)

22 de febrero de 2022 0

Entrevista al grupo Altamar de música antigua (Guillermo Femenías y Marta Ambròs)

Este próximo fin de semana el grupo Altamar (en su versión familiar) viaja a Navarra desde la isla de Mallorca para ofrecer sendos conciertos en Urroz-Villa y Javier. Se trata de un evento organizado por Urroz Villa del Libro y con la colaboración de la Parroquia de Urroz, el Ayuntamiento de Javier y el Santuario del castillo de Javier. Se da la circunstancia de que la familia Femenías Ambrós ha sido la ganadora del último concurso navideño de Cruz de Borgoña. 
Reproducimos a continuación la entrevista publicada por Urroz Villa del Libro (www.urrozvilladellibro.com): 
 
¿Quiénes formáis el grupo ALTAMAR (en su versión familiar)?

(Guillermo F.)- ALTAMAR es el nombre que designa todos los proyectos de música antigua que realizo. Digamos que el único fijo en el grupo, soy yo. En esta ocasión, los componentes somos miembros de la misma familia, ya que somos todos músicos: Marta Ambròs, mi esposa, pianista, Esteban Femenías, mi hijo mayor (13 años), violonchelista, Teresa Femenías (12 años), violinista, y yo mismo, Guillermo Femenías, guitarrista y tañedor de instrumentos del Renacimiento y Barroco (laúd, vihuela, etc). Además, en esta ocasión, contamos con la participación estelar de nuestra amiga y actriz Maribel Riera, que, como es la madrina de nuestro hijo pequeño, también es de la familia. Todo queda en casa.

¿Cómo surgió vuestro interés por la música antigua?

(Marta)– Yo soy pianista y trabajo de profesora en el conservatorio de Mallorca. Pero, hace años, me interesé por el mundo de la música antigua y eso me llevó a estudiar unos años de clavecín y aproximarme al repertorio de dicho instrumento. Hay que pensar que el piano sólo tiene unos 300 años de existencia, y el instrumento de tecla por excelencia entre los siglos XVI hasta mediados del XVII, era el clavecín (también llamado clavicémbalo). Y, por supuesto, el otro instrumento de tecla importantísimo era el órgano, más en los contextos de música sacra. Me interesé por este mundo, al mismo tiempo que Guillermo, y de esta manera, empezamos a estudiar un repertorio con el que podíamos tocar juntos, ya que la combinación piano y guitarra tiene poco repertorio. Adquirí una espineta, que es un clavecín pequeño, y a partir de ahí, he participado en distintas formaciones de música antigua. Eso me permite acceder a un repertorio que queda lejos del ámbito del piano, y ampliar mi visión musical. Así las dos vertientes (pianista y clavecinista) , se enriquecen mutuamente.

(Guillermo)– Mi primer contacto con la guitarra fue en el contexto de la música popular. Con el paso del tiempo y descubriendo nuevos universos sonoros, no pude resistirme a curiosear en el repertorio clásico y ya, posteriormente, en el de la música del Barroco y el Renacimiento. Últimamente también en el medieval. Evidentemente mi viaje ha sido hacia atrás en el tiempo, primero movido por la necesidad de conocer nuestros orígenes musicales, y después por haber caído atrapado en la belleza y el espíritu de toda esa tradición. Actualmente me dedico a la enseñanza y a los conciertos, especialmente en el terreno de la música antigua y de la guitarra clásica.

¿Y vuestros hijos, Esteban y Teresa?

(Marta)- Nuestros hijos mayores empezaron a estudiar hace seis años y para nosotros es una ocasión estupenda hacerles participar en algunos proyectos. Creemos que la educación musical es indispensable, especialmente ahora, donde las artes y las humanidades se arrinconan en los planes de estudio. No nos planteamos que el día de mañana sean profesionales, como nosotros. Dios dirá cuál será su vocación. Pero, ya que tienen la oportunidad de vivir en una familia de músicos, la aprovechamos, porque queremos que nuestros hijos conozcan la belleza de nuestra tradición musical. Antiguamente, solía ser así, los hijos aprendían el oficio de los padres. Y nosotros somos un poco chapados a la antigua.


¿Cómo se gestó «Dardo de amor divino»? ¿Qué os parece la oportunidad de sacarlo de nuevo a la luz en el centenario de la canonización de San Francisco Javier… y de sus otros cuatro compañeros santos?


(Guillermo)-
 «Dardo de amor divino» surge en el 2015 para conmemorar el quinto centenario de Santa Teresa. En el grupo inicial estábamos Maribel (la narradora) y yo, pero los otros tres músicos eran otros profesionales. Había una cantante, un percusionista y un viola de gamba. La idea era hacer música del tiempo de Santa Teresa, con instrumentos de la época. Surgieron varios conciertos, uno de ellos en el convento de las carmelitas de Palma y fue una experiencia muy hermosa y que gustó mucho. En esta primera fase, Esteban y Teresa tenían entre 7 y 8 años y colaboraban cantando unas estrofas de un canto gregoriano.
Pasados algunos años, decidimos retomar el proyecto pero ya, digamos, en forma de apostolado. Adaptamos las piezas para que tocaran nuestros hijos y también mi esposa. Y, así, hemos interpretado este repertorio en iglesias para ayudar a algunas causas y en las necesidades de algunas parroquias. En este caso, la música sigue siendo de la época, pero no así todos los instrumentos (el violín y el violonchelo, por ejemplo).


(Marta)- La verdad es que, cualquier ocasión es buena para recordar las vidas de cualquiera de estos santos tan emblemáticos. En mi caso, san Francisco Javier, es un santo al que le tengo un cariño especial, por la entrega de vida que llevó y, la verdad, tenían que estar hechos de otra pasta para ir tan lejos a predicar el Evangelio. Me admira su fortaleza y arrojo, como también la de Santa Teresa, recorriendo media España para fundar conventos. Estamos muy agradecidos de poder mostrar este concierto-meditación en la cuna San Francisco Javier. Es todo un lujo. Es un honor también homenajear no solo a Santa Teresa y San Francisco Javier, sino también a esos gigantes que fueron San Ignacio de Loyola, San Isidro Labrador y San Felipe Neri. Esperemos estar a la altura de tanta santidad.

¿Cómo es vuestro espectáculo? La música antigua se suele asociar a cosa de eruditos o exclusiva de gente mayor… 

(Marta)– El espectáculo consiste en la narración de la vida de Santa Teresa de Jesús. En dicho relato se incluye el recitado de alguno de sus poemas y los músicos vamos intercalando entre las distintas partes del texto música de la época que tiene alguna relación con el fragmento del texto. Guillermo hizo un gran trabajo de seleccionar fragmentos de la vida de la santa, extraídos de diversas biografías que tenemos y él armó el texto, intentando que fuera como un cuento, para ser escuchado.

(Guillermo)- Además tenemos la gran suerte de tener a Maribel como narradora, que, siendo persona de fe, ha hecho tan suyo el texto y los poemas, que lo recita con tanta naturalidad y emoción, que nos conmueve a todos.
Y en cuanto a la cuestión de la música antigua, si es verdad que a veces se la asocia con un ambiente muy selecto y exquisito, no es menos verdad que, por su propia naturaleza, tiene el poder de conmover a todos los corazones sensibles, no demasiado contaminados con las patologías de la modernidad. En cualquier caso, cuando hablamos de «música antigua», nos estamos refiriendo a algo tan amplio (incluso en el tiempo) y tan rico que incluye desde una ductia (danza medieval) a la Cuatro Estaciones de Vivaldi o la Pasiones de Bach, pasando por una fantasía de Luis Milán. Son músicas muy diferentes todas ellas, pero capaces de ensanchar el alma de cualquiera que las escuche sin prejuicios. Aunque como dice el dicho: nadie puede amar lo que no conoce. 
 
¿Pero es posible dirigirse a todos los públicos con este tipo de música?

Sí, y podemos comprobar en cada actuación la fantástica reacción y aceptación del público, hecho que nos llena de alegría y que pone en evidencia que el mundo antiguo tuvo una capacidad innegable de crear obras de arte superiores a muchos bodrios actuales.

¿Qué otros proyectos tenéis entre manos?

En estos momentos tenemos acabado un proyecto hermosísimo sobre Hernán Cortés y la Evangelización en América, titulado Lo Cortés y lo valienteun poco en la misma línea que el espectáculo sobre Santa Teresa, es decir, narrador y grupo de músicos, pero esta vez «aderezado» con unas bellísimas proyecciones, realizadas por Max Adrover, un joven y talentoso artista.

Y precisamente dos días antes del viaje a Navarra para encontrarnos con todos vosotros, tenemos una actuación en el Museo de Mallorca, dedicada a la música medieval y renacentista, que lleva el título de una de la obras del LLibre Vermell de Montserrat, Imperatritz de la Ciutat Joyosa.

Por otro lado, y por segundo año consecutivo, hemos sido seleccionados por la Fundación La Caixa, para participar en un ciclo de conciertos en el que presentaremos un programa sobre la música de los Cancioneros españoles en la época de los Reyes Católicos.

En definitiva, como músicos nos sentimos llamados a dar a conocer el preciosísimo y riquísimo legado musical de nuestro país, desde la Edad Media hasta bien entrado el siglo XX, y en ese sentido, hacemos lo que está a nuestro alcance contando con la colaboración de las instituciones, cosa cada vez más difícil, ya que están en otros frentes. Por eso os agradecemos enormemente vuestra colaboración al contar con nosotros. 

¡Os esperamos en Urroz Villa y en Javier! 
 
 
 
Atención a los horarios:
 
(Visited 154 times, 2 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*