15 de marzo de 2019 0 / / / /

El #15MClimático: distinto fondo, mismos principios

Parece ser que el mes de marzo del presente año ha sido, de momento, el mes de las huelgas vespertinas por norma. El pasado día 8, el feminazismo llamó al parón de las actividades educativas, de servicios y productivas para rendir culto a esa religión de Estado marxista, de la que la ideología de género es una componente esencial. Mientras, hoy día 15, se ha llamado de nuevo a los estudiantes a una nueva huelga.

El motivo de esta invocación a la paralización de las labores educativas impartidas en los centros de enseñanza ha sido ha sido, en teoría, una reacción “contra el cambio climático”. Sí, el movimiento ecologista quiere recurrir a la juventud para agitar las calles, recurriendo a un manifiesto emitido por una organización dizque “transversal” que se llama Juventud por el Clima. En dicho contenido de panfleto se pueden leer cosas como las siguientes:

Hemos de escoger entre políticas que no respetan los derechos fundamentales de las personas y que agreden nuestro entorno o bien elegir dar un paso al frente y exigir medidas que mejoren la calidad de vida de la ciudadanía, que respete nuestro medioambiente y que no pongan en peligro nuestro futuro. […] Nos jugamos mucho, nos jugamos nuestro futuro. Si los políticos no hacen nada, haremos que nos oigan. […] El coste de la pasividad es enorme. Hace falta cambios profundos en un modelo económico cuya principal víctima somos nosotros mismos.

De hecho, buscan, con este movimiento, “revivir” el movimiento del 15-M, el de los perroflautas que, en el año 2011, empezaron protestando en la Puerta del Sol y acabaron convirtiéndose en una “base” para la fundación de PODEMOS y sus marcas blancas (dejando aparte las colaboraciones del régimen narcocomunista venezolano y la teocracia ayatolá iraní). Ahora bien, no hablarán de desahucios ni de la corrupción del PP, sino de algo que no deja de ser un mito.

Aunque nos hablan de “cambio climático”, se dan los siguientes hechos: olas de frío en Europa y Estados Unidos, incremento de la esperanza de vida, temperatura global del planeta que más que subir exponencialmente fluctúa (el fenómeno de El Niño, contabilizado entre 1997 y 1998, no fue en realidad determinante), océanos que solo se calientan 0’23 Cº por siglo, y que ya hubo una especie de calentamiento en la Edad Media.

Empero, los socialistas necesitan de nuevas excusas para tratar de allanar el camino hacia una economía totalmente planificada desde un ente globalizado y centralizado. Por ello tiene su sentido el proyecto de vías culturales de Antonio Gramsci, por ello es “lógico” que una vez más traten de inculcar mitos -con los mecanismos de ingeniería social que se prevean- e imponerlos a toda la comunidad científica y educativa.

La “falsa seguridad” que se desea como la “antesala” de todo proyecto intervencionista estatal respondería, en esta ocasión, a una “necesidad de actuar para salvar el medio ambiente”. En base a ello vemos restricciones a la libertad de la circulación, nuevos impuestos, nuevos obstáculos burocráticos a la hora de emprender, nuevas partidas de gasto, imposición promotora de determinadas fuentes de energía eléctrica, nuevas entidades burocráticas, favoritismo hacia empresas “amigas del poder”, …

Es más, no conformes con proyectos fracasados e/o inmorales como el Acuerdo de París o el Green New Deal, en vez de reconocer que los países con mayor libertad económica son los más respetuosos con el medio ambiente (igual que el mero hecho de prevalencias de la propiedad privada), tales como Singapur, Liechtenstein, Suiza, Irlanda y Estonia recurren a figuras o marionetas (llámenlas como más oportuno estimen) personificadas en criaturas como la sueca Greta Thunberg.

Esta especie de Pippi Calzaslargas ajena a los cuentos infantiles suele ser invitada, últimamente, a muchas cumbres y manifestaciones ecologistas. Podría no tener importancia el hecho, pero utilizar a una niña como actora principal de campañas de este tipo tiene una finalidad muy estratégica: “mostrar a la sociedad que una niña muy lista alerta de la realidad”, y tildarnos a los demás de ser más insensibles que ella. Como ven, sensacionalismo estratégico absoluto.

Una vez dicho esto, lo demás depende de vosotros (principalmente el ser ingenuos o el optar por lo contrario a seguirle la corriente a esta gente). Pero, en resumen, estas movilizaciones son servicios de jóvenes -que en no pocos casos serán “niños de papá”- dispuestos a hacer campaña por lo que no deja de ser una modalidad más de socialismo, recurriendo al adoctrinamiento y el sensacionalismo, aparte de velar por la hegemonía izquierdista de la educación española.

(Visited 74 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*