Seguir el blog (Follow.it)

16 de enero de 2022 0

Don José Luis Díez Jiménez, un ejemplo de vida que sale al camino

(Por José Fermín Garralda) –

El obituario sobre un hombre de profunda fé católica y muy español, de la España de siempre, de un hombre con una gran capacidad para amar y demostrarlo, y de un hombre sumamente trabajador en todos los ámbitos apostólicos sobre todo y temporales, que no se ha encerrado en casa cuando todos lo hacían con las  pésimas consecuencias que hoy sufrimos, que no ha sido perro mudo por haber dado la cara constantemente, siendo además un creador, se escribe siempre con un profundo dolor y una profunda alegría, y, como tibio reflejo del finado, busca  promover lo mejor de cada uno siguiendo su huella.

Que un hombre desconocido por muchos albergue tantas cualidades como la de nuestro José Luis, alegrará a todos, porque, además de admirarlas y admirarle, nos recuerda que pueden existir otras personas ocultas como él en nuestra pobre España. Por eso don José Luis es un signo que fortalece la esperanza. Que una persona como él haya dejado, a disposición de todos, sus escritos, dibujos y películas -a veces con un gusto muy propio que cada cuál podrá adaptar-, es una maravilla en sí misma y por su generosidad. ¡Gracias, querido José Luis!

Decimos esto porque, hoy, domingo día 16 de enero, ha fallecido don José Luis Díez Jiménez en un hospital de Madrid a las dos de la madrugada. Descansa, querido José Luis, en la misericordia de Dios, en su suave horno encendido de Amor.

In memoriam

Este es un apenado recuerdo hacia el amigo que se nos ha ido, aunque tenía bastante más edad que los de nuestra quinta. En él vemos al cristiano de una pieza, al hombre formado en la doctrina católica –la de siempre, que no hay otra-, al español fetén, al educadísimo caballero, y al hombre que conocía el sufrimiento y el trabajo sin fin.

Hombre entero, muy firme y de verdadera paz. Muy cariñoso y de un enorme corazón. Capaz de grandes amores, que vivió y transmitió con hechos. Lealísimo a Dios y España, lealísimo a quienes él elegía en su devoción, lealísimo y cariñoso con sus amigos. Trabajador sin fin y batallador infatigable. Ha sido un creador, y siempre amigo de utilizar los medios de almacenamiento y difusión más modernos para multiplicar el mensaje y su eficacia.

Ha sido un gigante espiritual, adornado con las hermosas y singularísimas  cualidades que Dios le dio: basta ver su obra ingente, variada y poliédrica, a la que nos referiremos. Pero sobre todo su vida anima y nos exige dirigirnos al horno del amor encendido de Dios, al que sólo se accede tras un largo aprendizaje de discípulo en esta vida y casi siempre más o menos prolongado en el Purgatorio.

La pérdida repentina de su persona entre nosotros nos produce desolación. Ya sintió él su dolor al  fallecer su esposa. Ya sintió él su dolor al ver cómo están dejando la España de sus amores. Hace unos días hablamos por teléfono con él y estaba con su familia, contento y entusiasta como siempre. Pena y desolación, la nuestra, salvo que recemos por él y pensemos en él, penas que, en N. S. Jesucristo, se nos transforman en alegría. Él comenzó su purificación en la tierra. El abrazo del Señor a este buen cristiano, estará colmado, rebosando el encuentro para siempre jamás.

Ya sentimos su “hueco”. No le escucharemos más en directo, tampoco leeremos sus nuevos trabajos, ni charlaremos con él, ni nos veremos en las Jornadas anuales de Zaragoza por la Unidad Católica de España, donde le conocimos. La confianza y reconocimiento que tuvo hacia el Rvdo. P. don José Ignacio Dallo, era recíproca.  Nos duele la pérdida, pero alcanzar la gloria exige a todos sacrificio.

Fue enteramente leal al Movimiento y a generalísimo que lo acaudillaba, y aunque en ello nos distanciábamos, fue nuestro amigo indefectible. Admiró las figuras de Franco y Blas Piñar. Ahora ésta distancia se ha reducido, sentimos el paso del tiempo, el cambio de circunstancias, y, las grandes cuestiones y la práctica cotidiana actual, yacen en situación extrema.

Recordado el amigo, ofrezco  a continuación su semblanza, porque sus trabajos no van a desaparecer, pues están en papel y -estos y otros- también colgados de la Red. Además de recoger su buena formación y los anhelos de su alma, sus trabajos destacan por su amplitud, el cúmulo de virtudes que reflejan, mientras expresan la fuerza vital de su amor y creatividad. Ahí estarán en la Red, mientras la Revolución lo permita, siendo esto último -dicho sea de paso- lo que nos aconseja siempre imprimir unos textos que, dentro de un tiempo y si esto sigue así, terminarán circulando clandestinamente.

Del amor a su familia, muchísimo dirán sus familiares. De su profundo amor a la Iglesia, mucho dirán quienes han sido testigos de su vida. Su profundo amor a España, se refleja en estos versos de un alma de poeta:

«¡España!, Patria bendita. / ¡España!, reina de amores. / ¡España!, trono de dicha. / ¡Corazón de corazones! / ¡Mi España! pura y rica, / caudal de fe y de honores. / Hija de la Pilarica. / Madre de los españoles. / Como los cielos de bella / tu historia deja una huella, / grabada tan firme y fuerte / que más allá de la muerte, / aún sin razón mi cabeza / proclamará tu grandeza» (José Luis Díez Jiménez)

Vida y obra.

José Luis Díez Jiménez nació en Ciempozuelos, localidad de la Comunidad de Madrid. Cursó bachillerato en el colegio de los padres agustinos “Nuestra Señora del Buen Consejo” en la ciudad del Manzanares.

Estudió Obras Públicas y Graduado Social, y realizó estudios de Filosofía y Teología. Viudo, nos deja cinco hijos. De oficio empresario o industrial, tal trabajó como un león y con  gran entusiasmo. Vivió en Brunete.

Don José Luis ha tenido el gran mérito de ser autodidacta, independiente, y creador de diversos medios -incluidos los más modernos- para difundir sus trabajos.

José Luis Díez Jiménez ha tratado temas religiosos doctrinales, de ascesis y piedad cristiana, de historia, de análisis y opinión política, y de actualidad. Unos trabajos están impresos y otros son digitales. Como expone en la presentación de sus libros, su pensamiento es tradicionalista en su sentido más amplio, y mantiene y  vincula la españolidad con la catolicidad. Precisamente esto le ha impedido entrar en lo que se llaman circuitos comerciales. Siempre insistió en  que España es la tierra de María, que un día fue -real y oficialmente- un pueblo católico, y que fue precisamente entonces cuando su aportación a la historia fue mayor y formó la Hispanidad.

Su estilo es muy personal, sobre todo en materia gráfica, con dibujos detallistas y de gusto popular, coloristas y muy expresivos.

Su forma de escribir es incisiva y clara, y además de argumentar accede a la voluntad por la vida de los sentimientos, pues se dirige al hombre completo con afán formativo, apostólico y apologético.

José Luis Díez Jiménez ha sido articulista de opinión en varias revistas como “Siempre P’alante”,  y su reciente sucesora “Unidad Católica de España”. Ha colaborado en periódicos digitales como “El Correo de España”, “El Español digital”, y “Tradición viva”. Gracia a su inmensa capacidad de trabajo, la colección completa del quincenal “Siempre P’alante”,  desde el número 1 de 1982, está en la Red a disposición de todos.

Entre sus artículos destaca: “Un sacerdote mártir por defender el sacramento de la penitencia”, referido al Rvdo. don José Ignacio Dallo Larequi, publicado el “El Correo de España” el 14-V-2021.

El 23-IV-2012 recibió el homenaje de la Unión Seglar San Francisco Javier de Navarra, de la revista “Siempre P’alante” y de los asistentes a las Jornadas de la Unidad Católica en Zaragoza, por su labor permanente de difusión de nuestros ideales por Internet y Radio JID de su propiedad. En ésta última colaboró con asiduidad y preclara voz, don Carlos González  Blanco (San Sebastián, seud. «Carmelo Vergara», y  «Andosilla»). También es premio “Manuel Delgado Barreto” de los Círculos San Juan en el mismo año 2012, por su artículo «En la Corte del Rey Arturo», publicado en el quincenal «Siempre P’alante»

Entre los libros religiosos de José Luis Díez Jiménez, citamos: Cronología de Jesús (111 pp.), Meditación de los Novísimos (77 pp.), Acuérdate alma cristina que hoy has de… (120 pp.), Camino del Calvario (146 pp.), Camino del Cielo (408 pp.), Yo te busco, tu me encuentras (poemario, 68 pp.), En el umbral de lo infinito (193 pp.), Me levantaré, ¿Dónde está la Primavera del Concilio Vaticano II? (42 pp.), Lo que dice el Evangelio (1.064 pp. en 4 tomos), Comentarios a la I Carta a los corintios (84 pp.), Comentarios a la Carta a los romanos (55 pp.), Vía Crucis de la Unidad Católica de España (10 pp.).

En relación directa con la Unidad Católica nos interesa su Crónica del XIV Centenario del III Concilio de Toledo (83 pp.), que amplía algunos aspectos de las extensas Crónicas redactadas por José Fermín Garralda en sus libros sobre las Jornadas de la Unidad Católica (1).

José Luis Díez Jiménez nos ofrece los siguientes libros de criterio y  opinión política, y hasta de expresión artística como dibujante: Patria, su ser o la nada (2007, donde se recogen 51 breves artículos en 308 pp.), Buscando a Franco (310 pp. con 110 ilustradas a todo color, como dibujante preciosista en su Centenario) y Oro de ley. El libro Explicando: Así quiero ser (140 pp.) es un comentario de un libro de dicho título editado en 1940, que conserva su actualidad siendo aquellos publicados por entregas en “Siempre P’alante”.

También ha divulgado libros de pluma ajena como las encíclicas Vehementer Nos de Pío X y Quas Primas de Pío XI, el best seller El liberalismo es pecado de Sardá y Salvany, obras de San Luis Mª Grignion de Montfort, San Alfonso Mª de Ligorio, Joseph Tissot, J. Domínguez etc.

Javier Navascués le entrevistó el 9-VIII-2019 (12 pp.) en relación con los fundamentos y razón de ser de la Junta nacional para la Reconquista de la Unidad Católica de España.

José Luis Díez Jiménez ha utilizado con profusión los medios audiovisuales en radio (es fundador y director de «Radio JLD-Unidad Católica») y películas documentales en “Producciones Fidelitas”. En este formato, ha dirigido y realizado unas 250 películas –muchas de ellas documentales de historia- publicadas en el canal YouTube, y, aunque algunas le han sido restringidas y otras eliminadas, las ha vuelto a subir a Vimeo. Varias de ellas, sobre la guerra civil o mejor Cruzada, las utilizamos con nuestros alumnos.

Ha sido el gran impulsor de «Siempre P’alante» y las Jornadas de la Unidad Católica, en Internet y el cine documental

En el arte del dibujo a color, los medios audiovisuales, el volumen de su escritura y la autoedición, don José Luis ha sido un creador, es único. Su ingente trabajo abarcó la escritura, la voz en documentales, la recopilacián musical, y la imagen quieta y en movimiento. Basta echar un vistazo a sus artículos y libros en papel, a otros ya citados, a la radio y la filmoteca colgada en la Red. Pero también ha realizado –repetimos por su importancia- el enorme y benemérito trabajo de volcar en la red todos los quincenales “Siempre P’alante” desde su creación en 1982.

José Luis Díez Jiménez ha asistido a numerosas Jornadas anuales de la Unidad Católica celebradas en Zaragoza, y, a este efecto,  ha sido secretario general de la Asociación para la Reconquista de la Unidad Católica de España desde el 19 de abril de 2009. En este año y en el marco de las XX Jornadas de la Unidad Católica, se presentó dicha Junta Nacional en continuación con las juntas anteriores que se iniciaron el 28 de junio de 1984 (Siempre P’alante, 1-V-2012).

Mucho has trabajado y muy bien, don José Luis, y eso sólo te sirve si te conduce al Cielo. Y sin duda hacia Él te ha conducido. Muchísimas gracias por tu huella profunda e imperecedera. Que los ángeles te conduzcan junto al Padre. ¡Y, como mucho has amado, vaya que si te habrán  conducido a la morada eterna!

Querido José Luis, algo me dice -y de alguna manera me dices- que quisieras habernos enseñado algo de la gran lección de la vida que tantos tenemos pendiente por descubrir: que todo en ella debe ser ocasión, aprendizaje y preparación para que Dios Padre nos acoja en el horno de su amor misericordioso. Esta es nuestra Esperanza.

 

  • GARRALDA ARIZCUN, José Fermín, XXX Jornadas tras la celebración del XIV Centenario del Concilio de Toledo (589-1989-2019), 2019, 87 pp. en historiadenavarraacuba.blogspot.com martes 3-IX-2019; Historia reciente de la Unidad Católica: un gran bien a conservar en España. XXV Jornadas de seglares españoles por la Unidad Católica, 2015, 53 pp. en historiadenavarraacuba.blogspot.com sábado 1-VIII-2015
(Visited 126 times, 3 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*