7 de abril de 2021 3

Catequesis política sobre la familia (V)

 

 

(Por Javier de Miguel Marqués) –

AUTORIDAD ES PATERNIDAD

El P. Álvaro Calderón, en su obra “El Reino de Dios” observa, atinadamente, que “el padre es autoridad principal y la madre autoridad secundaria”, por cuanto “la autoridad debe ejercerse fortiter et suaviter, y el corazón del hombre es tan material que le resulta difícil reunir ambas propiedades en una misma carne”. Obviamente, y como presupuesto previo para el ejercicio de esa autoridad, es necesaria la sociedad conyugal.

Sin el auxilio de la Gracia, estas funciones, que se ordenan al educar, es decir, conducir al hijo a su fin último, no son realizables. Porque la naturaleza del padre está dañada por el pecado original, y solamente por Gracia puede restañar esa herida, y por tanto, educar bien. Asimismo, el educando, que comparte naturaleza con el padre, necesita de la Gracia para que la educación que recibe sea efectiva. Es una de las razones que explican la importancia de la recepción prudentemente temprana de los Sacramentos de iniciación, y de la frecuencia de los Sacramentos de la Eucaristía y la Penitencia.

Por lo que respecta a la sociedad política, los hombres se asocian naturalmente para alcanzar su fin. De hecho, su perfección a nivel individual, está condicionada a su contribución al bien común, como nos recuerda Santo Tomás. En otras palabras, el hombre a-social siempre será un hombre imperfecto, y hará peligrar su salvación. Por eso quiso Dios que la primera sociedad en la que, cronológicamente, se incardina el hombre, sea la familia. Pero la familia, sociedad imperfecta, no puede sublimarse al margen de la sociedad. Cada sociedad inferior se perfecciona en cuanto se incardina en la superior, hasta llegar al nivel de la comunidad política, que es sociedad perfecta y, a la vez, subordinada a la Iglesia.

Lo dicho anteriormente en referencia a la Gracia, se aplica a la sociedad política, la cual está formada de hombres, todos ellos con naturaleza que debe ser redimida para alcanzar su fin. Todas las realidades temporales deben, pues, ser redimidas, para perfeccionarse. Por ello, solamente desde el naturalismo racionalista liberal puede pretenderse un relativismo de la comunidad política hacia la religión verdadera. Y solamente desde una concepción individualista de la fe puede defenderse una libertad religiosa entendida como carta de naturaleza para el ejercicio público de cualquier credo, pues la difusión de credos falsos daña el bien común, y por tanto, el bien de quienes profesan la religión verdadera.

Ningún católico mínimamente recto niega que la fe deba ser transmitida de padres a hijos. En cambio, muchos más niegan que la autoridad política deba favorecer la difusión de la fe verdadera en la sociedad. Probablemente ocurra esto porque se ha olvidado que toda autoridad, como recuerda el P. Calderón, es una forma de paternidad. De ahí que la catequesis familiar sea, en cierto modo, catequesis política, y viceversa. Pues la familia es escuela de vida en comunidad, y comparte con ella numerosos principios, pues resulta esquizofrénico que los principios que un recto padre quiere en su familia, no los quiera en su comunidad política, o los quiera solamente en el plano especulativo, amparándose en la falsa libertad para separarse de ellos en la práctica. En este sentido, se confunde el hecho de que el gobernado sea mayor de edad, con que no necesite ser “educado”. Gobernar es dirigir al gobernado a su fin, y eso se aplica sea cual sea la condición de éste. La tesis de la “mayoría de edad política del hombre”, que Maritain desarrolló con los consabidos resultados para la descristianización de las sociedades otrora católicas, rápidamente se traslada al ámbito de las relaciones entre los fieles y la autoridad eclesiástica.  Afloran, pues, el libre examen y la sola fides, como principios directores de la vida espiritual del “católico”. En otras palabras, el modernismo político y el modernismo teológico son vasos comunicantes, a los que hay que añadir también el modernismo familiar, pues la corrupción en las sociedades superiores rápidamente se extiende a las inferiores.

Así como el padre no ejerce su autoridad al margen de su paternidad, sino que ésta le fue dada por Dios para ejercer aquélla, tampoco al gobernante le concedió Dios su autoridad para ejercerla sobre el hombre emancipado de la modernidad. Ese, y no otro, es el principio de la democracia. El hombre, emancipado del orden de la Gracia, se da a sí mismo el fundamento de su gobierno.  Se entiende así cómo la negación de Dios es paso previo y necesario para negar el carácter paternal de la autoridad política, que pasa así a ser un servus, mero elemento administrativo al servicio de los impulsos de la multitud.

(Visited 101 times, 9 visits today)

3 comentarios en “Catequesis política sobre la familia (V)

  1. Marta

    La libertad religiosa… otro problema de infiltración liberal modernista en el carlismo.
    Todo en torno al Concilio Vaticano II, que tanto nos va a apalear la cabeza.

    Responder
  2. Carlos Ibáñez Quintana.

    En la CTC no se da ninguna infiltración modernista. Somos hijos fieles de la Iglesia que fundó N. S. Jesucristo.
    Se podría hablar de infiltración, si no aceptásemos las conclusiones del Concilio Vaticano II.

    Responder
    1. Marta

      ¡Pero si el problema está en el mismísimo Concilio!

      Desprecio al Vetus Ordo, fomento de la LIBERTAD RELIGIOSA y duda sobre la ÚNICA VERDADERA RELIGIÓN DE NTRO SR JESUCRUSTO…

      Si de verdad la CTC estuviera sana de modernismo, daría argumentos más explícitos. Y De Miguel lo sabe (puede ayudar mucho a que el carlismo tenga futuro).

      La CTC ha sido punto de referencia para muchos “opusdeítas tradicionales”. E insisto: el Opus Dei es LI-BE-RAL. Pregunten sobre Benigno Blanco del Foro, Rafael Termes, Luis de Guindos, Alex Chafuen o ese Jesús Huerta de Soto tan famosete…

      El carlismo necesita entenderse con el falangismo, siguiendo ciertas directrices que ya apuntó este señor.

      Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*