Ir al contenido

La industria de la muerte y de la vida

7 de julio de 2020 1 Actualidad

(Ahorainformacion.es) – La realidad del aborto provocado, la muerte legal de niños aún no nacidos que denuncia la película “Unplanned/ Inesperado”, es solo la punta del iceberg de la cultura de la muerte que caracteriza a las ideologías de moda. El verdadero genocidio, la mayor falta de respeto a la vida y a la misma naturaleza de la sexualidad humana está en la manipulación de embriones, en las técnicas cada vez más extendidas de la fecundación in-vitro, en la industria de los vientres de alquiler y en los fármacos anticonceptivos/abortivos. Se trata de un mundo que se presenta higiénicamente maquillado, con el aura de la respetabilidad científica, y no es mas que un negocio. Un sucio negocio contaminado por la soberbia de la ideología transhumanista.

Estos días se está celebrando el Congreso Virtual de la European Society of Human Reproduction and Embryology (ESHRE 2020). En este tipo de reuniones, que más parecen convenciones financieras que eventos científicos, se presentan como avances técnicas que sirven para disociar la reproducción de su proceso natural. Lo llaman “Human Reproduction” y se escudan en el argumento sentimental de afirmar que están trabajando para hacer realidad el sueño de muchas parejas estériles de ser padres. Pero la realidad es que con esta industria están construyendo un mundo cada vez más inhumano y artificial en el que todos los esfuerzos por recrear de forma sintética el proceso natural de la concepción y la gestación llevan, fracaso tras fracaso, a nuevos problemas y nuevas frustraciones.

Mientras tanto la cultura de la muerte se sigue manifestando día tras día en la violencia que suele acompañar a las rupturas matrimoniales y familiares. El progresismo suele presentar el divorcio como una salida a la violencia, aunque no existen estudios serios que avalen esa tesis. Más bien parece que en muchas familias el trauma del divorcio sirve para echar más gasolina al fuego que para facilitar la convivencia. Ayer se produjo en Madrid un terrible suceso en el que una mujer asesinó a su hijo para suicidarse posteriormente. Es sin duda un caso dramático y terrible. Aunque lo más terrible es saber que cada año, en España, hay 90.000 mujeres que “interrumpen su embarazo” con menos escándalo mediático, pero con el mismo resultado.

(Visited 66 times, 1 visits today)

Un comentario en “La industria de la muerte y de la vida

  1. MariAnto

    Totalmente de acuerdo. Hasta tal punto está maquillada la industria de los anticonceptivos -abortivos en su mayoría, salvo los condones- y el supernegocio de la reproducción asistida, que la protagonista de «Unplanned» * después de abandonar el emporio IPPF, salvó por un tiempo los anticonceptivos e incluso un supuesto despenalizador del aborto. Con el tiempo abrió los ojos.

    Los anticonceptivos hormonales se lanzaron al mercado sin saber cómo funcionaban, los experimentaron en población de tercera en los USA y ‘razas inferiores’, lo único seguro es que no había embarazo. Ninguna otra droga ha sido lanzada con más temeridad y menos información.

    La reproducción asistida es un auténtico genocidio, es un atentado contra lo que sería deseable que fuera el comienzo de nuestras vidas, sin terceros, ni cuartos, ni selección embrionaria preimplantatoria con certificado de calidad ISO ¡faltaría plus! y con mucha tela marinera por delante. No cuentan que, por ejemplo, se fabrican embriones híbridos para verificar la capacidad fecundante del esperma. Machotes que fecundan hembras de hámster, para ver si son fecundos o no.
    No insisten, no informan, en que cada niño de la Petri deja en la estacada a decenas de embriones, muchos muertos y los que se salvan a la cámara a crioconservarlos, previo pago, claro. Deberían denunciarlos como abandono de hijos -bueno de hijos de solo Dios sabe quién- con complicidad de los que estudiaron medicina y se dedican a estas prácticas en vez de mirar cómo aliviar la infertilidad femenina o masculina.

    La consecuencia de todos esto es que se ha terminado de cosificar a la mujer a todos los niveles, aunque ellas no lo crean y si son feministas menos. Su salud les importa un rábano a todos, las hormonas nos dañan a muchos niveles. No me cuento porque tuve acceso a información, hará más de 45 años y desde entonces lucho contra la ignorancia en la medida de lo posible.

    *«Unplanned» se traduce mal porque no hace referencia a ‘no planeado’ sino a la salida de Abby del centro de IPPF, o emporio de Planned Parentoid, Paternidad Planificada, (International Planned Parenthood Federation, por sus siglas en inglés) eufemismo para solapar la reducción de nacimientos vía anticonceptivos y mediante el chiringuito archimillonario del aborto.

    Vale, por hoy. Y rezad para que desaparezca este genocidio.

    Responder

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Suscríbete a nuestro boletín de noticias