Ir al contenido

Seis años para despedirse de la monarquía

23 de junio de 2020 1 Actualidad

(Ahorainformacion.es) – Hace 6 años que don Felipe de Borbón fue designado como Jefe del Estado “a título de rey” ante la dimisión de su padre, don Juan Carlos. Por primera vez en más de mil años alguien asumía públicamente el título de “rey de España” sin ni siquiera una oración, o la más mínima invocación trascendente. Este gesto -o, mejor, su ausencia- supuso un hito histórico que anunciaba la corrupción máxima a la que ha llegado la falsa monarquía constitucional.

La popularidad de don Felipe está cada vez más en manos del gobierno y sus tentáculos mediáticos. No parece que dependan de él ni sus apariciones en televisión, ni los consiguientes abucheos o caceroladas a los que se pueda enfrentar. En este momento parece que interesa disponer de una figura, un símbolo, que aúne a todas las instituciones del estado y que ayude a las tareas propias de la “marca España”. Incluso Pablo Iglesias parece resignado al respecto. Así se entienden sus apariciones en relación con los premios “Princesa de Asturias”, su presencia en el Consejo de Seguridad Nacional celebrado ayer o la gira por las Comunidades Autónomas que van a iniciar don Felipe y doña Leticia empezando por Canarias. Los intentos desesperados por apartarse de los casos de corrupción familiar o el cobro de comisiones que salpican a su padre parecen estar funcionando por el momento. Ante mucha gente sencilla la existencia de un “rey de España” resulta tranquilizadora porque ofrece un barniz tradicional a las instituciones. Por ahora la revolución no piensa en la guillotina. ¿Hasta cuándo?

(Visited 208 times, 1 visits today)

Un comentario en “Seis años para despedirse de la monarquía

  1. ZITRO II

    Estoy de acuerdo hoy y estuve de acuerdo el 8 de junio de 2018 (ver entrada en el blog ZITROGLICERINA de esa fecha, dentro de AHORA INFORMACION).

    Responder

Responder a ZITRO II Cancelar la respuesta

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*