Ir al contenido

La socialdemocratización del peronismo

2 de marzo de 2020 0 Actualidad / / / /

por Agustín Sueiro

El día de ayer, primero de marzo, se dio en Argentina la apertura de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación. Según el artículo 99, inciso 8 de la Constitución Nacional argentina, es atribución del Presidente de la Nación dirigir este acto junto a las dos cámaras reunidas en Asamblea.

Luego de una hora de haber comenzado su discurso, Alberto Fernández se refirió al aborto: “Quiero ahora abordar un tema que llevamos mucho tiempo debatiéndolo entre nosotros”. Trató la cuestión con una falacia que nos cansamos de escuchar, el aborto ocurre, ergo, debe ser legalizado. Por esta razón, prometió enviar un Proyecto de Ley de legalización del filicidio en los próximos diez días. Esto causó la reacción de algunos usuarios de Twitter en Argentina.

La falsa oposición que constituye el macrismo estuvo ahí para criticar su discurso, pero también para elogiar su proyecto sobre el aborto. Las diputadas Silvia Lospennato, Carla Carrizo y Dolores Martínez, de Juntos por el Cambio, aplaudieron de pie al presidente junto con sus colegas del kirchnerismo.

Ya el pasado 20 de febrero el militante peronista Santiago Cúneo lo criticaba a Alberto Fernández en su programa “1+1=3” por esto mismo. “¿Qué discurso vas a dar el primero, Alberto? Qué le vas a hablar, ¿al feminismo el primero de marzo? Qué sos, ¿Macri? Porque eso ya lo hizo Macri. Ya fue Macri al Congreso a hacer lo mismo que vas a hacer vos”.

Nos encontramos entonces con un “peronismo” que ya no es el mismo de antes. ¿Dónde está el peronismo que con Evita decía “El vientre de la mujer es la cuna sagrada donde se genera la vida”? ¿Dónde está el peronismo que con Perón en 1974 decretaba restringir la venta de anticonceptivos y prohibir las campañas a favor del aborto?

La verdad es que ese peronismo no existe más, su fecha de defunción quizás podríamos establecerla el 21 de julio de 2010, cuando Cristina Fernández de Kirchner promulgaba como presidente de la nación la llamada “ley de matrimonio igualitario” por el progresismo bienpsensante. Pero el origen de esta enfermedad se encuentra en un pasado más lejano, cuando en 1955, luego de la “Revolución Libertadora”, John William Cooke, de ideas marxistas, fuera designado líder de la resistencia peronista y representante de Perón en Argentina. Ya desde esta época comenzó el “entrismo” de parte de la izquierda más dura dentro del movimiento justicialista, los militantes justicialistas se afiliaban al peronismo para hacerlo virar hacia sus ideas. Esto se verá amplificado en las dos décadas siguientes, los sesenta y los setenta, siendo un ejemplo de ello la organización terrorista “Montoneros”.

Mencius Moldbug, el neo-reaccionario estadounidense, en su libro “Carta abierta para los progresistas de mente abierta”, critica a los libertarios porque sostienen un liberalismo que dejó de existir en el siglo XX, ya que el liberalismo actual está representado por el Partido Demócrata de Ee.Uu. Podríamos homologar esta idea y aplicarla a los que en 2020 esperan encontrar en el peronismo el nacionalismo del “primer Perón”. Lo único que van a encontrar es una socialdemocracia que no difiere en mucho de la de Mauricio Macri.

En 1955, Perón decidió pasar su exilio con Francisco Franco. Si hoy Alberto Fernández se enfrentase a la misma decisión, seguramente se sentiría más comodo con Justin Trudeau o con Emmanuel Macron.

(Visited 74 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*