Ir al contenido

Puigdemont viviría a cuerpo de rey en la cárcel de Estremera a pesar de haber cometido traición

La Justicia Belga ha remitido 14 preguntas a la juez Lamela sobre cuales serían las condiciones carcelarias de Carles Puigdemont. Parecería que ponen en duda que en España se cumplan a raja tabla los derechos humanos fundamentales de los presos. Quizá la Justicia belga debería ser interrogada por el asesinato de Godelieva De Troyer, una mujer de 64 años eutanasiada por tener depresión por un médico del país. ¿Eso no contraviene los derechos humanos fundamentales? Pero el tema es otro, desde luego.

La juez ha remitido al magistrado belga que llevará a cabo la vista que Carles Puigdemont estaría internado en Estremera, a 70 kilómetros de la capital. Dicha cárcel aventaja muchas prisiones europeas y fue inaugurada en 2008. A la pregunta sobre la superpoblación ha respondido que Estremera tiene 1.214 celdas y en la actualidad solo está ocupada por 1.071 internos. Las celdas cuentan con 11 metros cuadrados preparados con inodoro y ducha separados del espacio común para preservar la intimidad. Ha adelantado además que Puigdemont podría disfrutar de una celda para él solo, a pesar de estar preparadas para ser ocupadas por dos internos. Quizá, incluso se podría garantizar la estancia con un ex-consejero. Se ha asegurado que la comida responde a las exigencias dietéticas de los presos, edad, salud y costumbres; de que pueden ir al gimnasio, a la biblioteca y a talleres y de que los reclusos realizan vida en común con otros unas ocho horas diarias. Por si acaso ha recordado la juez que en España solo se encierra a los presos en celdas de aislamiento cuando se protagonizan incidentes violentos graves con previa autorización del alcaide y previa comunicación al Juez de Vigilancia Penitenciaria. Además los internos siempre están supervisados por un equipo médico en ese proceso.

Y es que a Puigdemont va a vivir dignamente en la cárcel, como le corresponde a todo ser humano, a pesar de haber cometido alta traición contra su propia Patria. Quizá la única pena que sufrirá es esa privación de libertad –dolorosa para todo preso– al que la Justicia puede someterle preventivamente por dinamitar la convivencia pública con violencia institucional y utilizando su poder político de manera arbitraria. Y además debemos tener en cuenta que los políticos separatistas están presos de la Justicia preventivamente porque se ha demostrado que existe un riesgo demasiado alto en seguir cometiendo delitos y también por el gran riesgo de huida que ya se ha puesto de manifiesto con la escapada de Puigdemont y sus ex-consejeras a Bélgica.

(Visited 81 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Ahora Información agradece su participación en la sección de comentarios del presente artículo, ya que así se fomentan el debate y la crítica analítica e intelectual.


No obstante, el equipo de Redacción se reserva el derecho de moderar los comentarios, sometiéndolos a una revisión previa a su autorización.


Aquellos comentarios que lesionen el honor de terceros o incluyan expresiones soeces, malsonantes y ofensivas no serán publicados.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Suscríbete a nuestro boletín de noticias