18 de Abril de 2017 0

¡Nada sin Dios! Persecución religiosa en Semana Santa.

Portada del semanario impúdico y blasfemo “Mongolia”, que nos vemos obligados a cortar para no ofender los sentimientos del lector. Foto:JFG2017

TODO CON DIOS. Este es el principal lema de nuestra Comunión Tradicionalista Carlista. Los restantes principios, que implican una rica vida social, tales como la Patria, los Fueros y el Rey (porque legítimo), están subordinados al primero. Dios es el centro de la persona, la familia y la sociedad y, por ello, de la vida política. Sin Él, todo son desconfianzas, recelos, dudas y relativismo, para atacar final y deliberadamente al hombre.

HOY se destroza al hombre, imagen de Dios, con nuestras “maravillosas y sabias” leyes de un Estado que se autotitula de Derecho, pero que ignora deliberadamente a Dios. Ahí está con el PSOE y el PP, la utilización nada menos que de embriones humanos, los niños masacrados por el aborto -ha existido una mini reforma que muchos bobitos han aplaudido y todo sigue básicamente igual- , la marginación de muchos mayores, el planteamiento de la eutanasia, la trata de mujeres y niños, el moderno esclavismo, la lacra del terrorismo en muchas conciencias deformes y hasta en planteamientos políticos de quienes no lo condenan…

Ejemplo del anticristianismo en Semana Santa es el semanario titulado “Mongolia”, que se identifica como “revista satírica sin mensaje alguno” -“argumento” este para bobos-, en su número 54 (abril 2017) y en su Año V de dislates y agresiones. En él se burla directamente de Dios en N. S. Jesucristo. 

Dicho semanario “Mongolia” citado debiera de estar prohibido por la Justicia, y campa por sus anchas. Pero desgraciadamente es un caso entre muchos. Ante el silencio de la Justicia, del Ejecutivo, de todos… y la indiferencia del pueblo cristiano por acostumbramiento y liberalismo (¿derecho al mal? ¿derecho a ofender objetivamente a otros? ¿derecho a…?). Por eso diremos de nuevo: “¡…pero que viva Cristo Rey!”.

Paso de La Caída tallado por el imaginero Manuel Calcedo (Bilbao). Son 24 porteadores. Año de la obra: 1952. Propiedad de la Hermandad de la Pasión de Pamplona. Foto:JFG2017

Lo decimos en esta SEMANA SANTA 2017, cuando el pueblo español da de sí lo mejor que tiene: el reconocimiento a Cristo como Rey y Señor, como Dios en su humanidad santísima, sufriente por Amor. Y unido a ello, su reconocimiento y petición de perdón como intercesora a la Madre Santísima de los Dolores, que sacamos a hombros por nuestras calles con el realce de su inmenso dolor en medio de una radiante belleza. 

España sale a la calle en olor de multitudes a mostrar sus sentimientos religiosos, aunque las encuestas digan que la mitad de los españoles son incrédulos, lo que contradice otras muchas encuestas hechas hasta aquí. ¿Es que quieren “equilibrar” artificialmente la balanza y evitar que se incline con mucho hacia la opinión de los creyentes? Si esto fuese así, no nos parece nada bien. 

Cristo yacente de la procesión del Silencio en su paso por la calle Pozoblanco (Pamplona). Foto:JFG2017 

Ojalá todos fuésemos conscientes de que, en España, se destroza al hombre de forma impune y hasta desde el Gobierno de la nación. En estos temas tan nucleares, qué más da Monarquía o República, que a estos efectos son iguales hoy día. Por eso los carlistas pedimos Monarquía pero de verdad. 

Ojalá todos fuésemos conscientes del dolor de Dios y del hombre en las predicaciones religiosas a la vez que se ensalza el Amor que nos tiene el Varón de Dolores. Ojalá todos fuésemos consecuentes con nuestra fé católica y hasta con nuestra misma humanidad, curada, encauzada y sobre elevada por la Gracia divina. Así, como laicos o seglares PEDIMOS CONSECUENCIA entre la Fe y las obras, porque allí donde muere Dios en la conciencia del hombre se sigue la muerte del hombre imagen de Dios.

La Dolorosa en un Paso de Córdoba, Foto:IG2017

¿De qué serviría creer en Dios y hasta hacer apostolado, de cerrar los ojos ante el actual drama del hombre? No basta rezar y trabajar por la Paz en el mundo -éste es muy grande y está un poco lejos de nuestras casas- si a la vez no se trabaja por la paz y por los presupuestos de toda paz, aquí, en España. Es muy cómodo rezar por la Paz en el mundo (esto es, que se deje de hacer el tremendo daño y las bestialidades que se hacen) descuidando sin embargo el reconocimiento que Dios debe tener en las leyes y las legislaciones de nuestra casa, que es España. Mucho hablar y pedir por la paz en Extremo Oriente y, sin embargo, no se critica ni denuncian las barbaridades que aquí hacemos y por las que estamos en una FALSA Y BOCHORNOSA PAZ. Clamaron: Pax, pax, et non erat pax.

Ayer, VIERNES SANTO, día de seguimiento de la Pasión de Nuestro Señor, fue el día en el que nuestro Cristo Rey se declaró a Sí mismo ante el melifluo, escéptico e incrédulo Pilatos -“¿qui est veritas?, ¿cuál es la verdad y hasta qué es ella?”-, y en el que nuestro Cristo Rey reinó colgado de un madero. 

En la persecución religiosa  los católicos han clamado más que nunca: “Que viva Cristo Rey”. Clamaron ayer los cristeros mejicanos, clamaron ayer en la gran persecución de la Iglesia en 1931-1936-1939, claman hoy en la persecución cruenta donde el Islam de Oriente cuelgan a los cristianos de un madero, claman hoy en la persecución incruenta española, que se desarrolla en la educación (EpC…, Cifuentes en Madrid), las universidades (aulas e instalaciones), en la prensa convencional o digital, en los medios de comunicación y en las leyes autonómicas. 

Porque HOY es tiempo de persecución. Lo es el el Oriente Medio, masacrados por el Califato islámico, y lo es con hipocresía entre nosotros los españoles

En España se está ensayando todo lo malo desde hace años. Ahora se ensaya con saña la persecución religiosa, fruto final del abandono de la confesionalidad católica del poder civil -tan distorsionada en su contenido por quienes la fueron abandonando ya por liberalismo ya por cobardías-. Dijimos en 1978 que iba a venir, y aquí está tal desmelenada y greñosa señora que es la persecución religiosa. Y nada menos que en España, la nación de María, de las procesiones de Semana Santa, de la civilización y evangelización de América… del desvivirse por los emigrantes, de las misiones, de la atención social (Cáritas, Médicus mundi y tantas ONGs).  España es hoy tierra de ensayo para todo lo malo. 

Paso del Cristo alzado en Córdoba. Foto:IG2017

En resumen: en España primero se persiguió silenciosamente a Dios en las leyes con el agnosticismo (el Estado dice que no tiene religión), lo que ha conllevado la persecución al hombre (aborto…) tal como anunciábamos que iba a ocurrir. A su vez, esta última persecución tan violenta ha conllevado la persecución explícita e impune a la religión católica, punto final de un recorrido absolutamente hipócrita.

José Fermín Garralda

Pamplona, Sábado Santo 15-IV-2017

Puntúa esta entrada

Deja tu comentario