1 de septiembre de 2017 0

Matemática y política

Un curioso librito titulado “El Fracaso de la Matemática Moderna” ha llegado este verano a nuestras manos. Su autor es Morris Kline, profesor de matemáticas en la Universidad de Nueva York.

Recuerda el autor cómo las matemáticas han nacido de la experiencia y se han desarrollado en la misma; especialmente en el campo de la Física. A lo largo del siglo pasado, determinados autores desarrollaron lo que llamaron Matemática Moderna. Prescindían de la experiencia y de los casos concretos. Partían de unos principios abstractos y, por deducción de los mismos, llegar a los conocimientos concretos.

Pretendían con ello hacer más atractivas las matemáticas a los estudiantes. El autor critica el método y denuncia el fracaso del mismo. Respecto a las matemáticas hay dos posturas. Unos las vemos como algo existente en la naturaleza que los sabios han ido descubriendo. Ello supone que la naturaleza ha tenido un Autor inteligente. Otros piensan que las matemáticas pueden ser inventadas por el hombre; cual si se tratase de un sistema filosófico. Ni qué decir tiene que los promotores de la Matemática Moderna, pertenecen a este grupo.

El título de la obra no corresponde exactamente al contenido de la misma. El autor no descalifica la Matemática Moderna, sino el afán de muchos autores de tratar las materias objeto de la matemática tradicional con los métodos de la moderna. A ésta matemática la asigna una validez: su aplicación a las modernas tecnologías. El que la matemática tradicional es algo que existe en la naturaleza y se ha ido descubriendo lo demuestra la historia. Pero también podemos comprobarlo en la vida diaria, aunque sea a un nivel inferior. Tenemos noticias de chatarreros analfabetos, desconocedores de la tabla de multiplicar, que se han desenvuelto en su profesión. Las amas de casa sin haber estudiado la regla de tres simple la ponen en práctica cuando varían los comensales a los que han de atender. En nuestros estudios de bachillerato, un compañero se dirigió al profesor de matemáticas alborozado:

–Don Francisco, he encontrado una fórmula para calcular las diagonales de un polígono.
–La fórmula ya era conocida. Pero no se desanime; Pascal es su juventud y sin tener conocimiento previo de ellos, descubrió veintidós postulados de Euclides.

Nosotros encontramos un cierto paralelismo entre la política y las matemáticas. Los que defendemos la política tradicional nos parecemos a los defensores de la matemática tradicional. Más allá del calificativo común, vemos que muchas de nuestras instituciones han nacido de la experiencia. Son adecuadas a una sociedad creada por Dios. Los Fueros, antes de ser leyes, fueron usos y costumbres, nacidos en el pueblo. Un error de la política liberal ha sido someter las instituciones tradicionales a sus postulados ideológicos. Lo mismo que los matemáticos modernos han pretendido someter las matemáticas antiguas a los postulados de sus teorías. Y el fracaso de tal intento ya se ha hecho patente. Lo mismo está ocurriendo con la política de la Revolución.

5
(Visited 63 times, 2 visits today)

Deja tu comentario