25 de mayo de 2017 0 / / / /

Los demócrata-cristianos cabreados con el PP fundan un nuevo partido político: Avanza

Por Juan Antonio Giménez de Sevilla

El próximo 17 de junio se presentará en Madrid una nueva escisión del Partido Popular (PP). Será en el Cine Capitol. La nueva escisión, después de VOX, se llama Proyecto Avanza. En Ahora Información ya se anunciaba que vería la luz a lo largo de esta primavera. En este proyecto está implicado Benigno Blanco, ex-Secretario de Estado de Aguas e Infraestructuras; Javier Puente, ex diputado del Partido Popular, y Gari Durán, ex senadora del PP que el pasado mes de febrero abandonó el partido por “el giro ideológico” de la formación. También el hijo de Benigno Blanco, José María Blanco, será uno de los hombres fuertes de la formación. Alrededor de ella también hay vinculados empresarios como Antonio Torres y asociaciones como la estudiantil Principios.

Este proyecto está apadrinado por una ideología muy concreta y un sector muy concreto de la casta política nacional: la (fracasada) democracia cristiana y el sector conservador del Partido Popular que ya está cansado de los virajes ideológicos hacia la izquierda de la antigua AP. Este grupo pretende copiar estrategias que han fracasado continuamente desde hace 40 años y que venden los principios cristianos al liberalismo acérrimo que no quiere restaurar la vida social y abolir el estado “metomentodo”, sino gobernar con la etiqueta farisaica de “católico en política”, de “conservador”.

Los rumores hablaban de que Alberto Ruiz Gallardón podría estar en el nuevo partido, pero parece que no se quiere sumar al proyecto después de prometer que no volvería a la actividad política. Se sabe que ha podido apoyar el partido en sus orígenes pero que siempre ha mantenido la militancia en el Partido Popular.

¿Por qué nace este proyecto?

Este nuevo partido, Avanza, tiene una nacimiento muy claro en el esplendor de los nuevos partidos Podemos y Ciudadanos, que han conseguido escaños suculentos en el Congreso tras denunciar la casta política. El más dañado de los partidos tradicionales, el PSOE, ha pasado un momento aciago por causa de Podemos; y el PP en menor medida por causa de Ciudadanos. Avanza quiere trasladar ese modelo de crecimiento político para los católicos, pero con la estructura neoliberal, pro-libre mercado, que ha fascinado a tantos estudiosos de la economía y la política que militan en el PP al modo nostalgico de los tiempos de Margaret Thatcher y Ronald Reagan. De hecho, Benigno Blanco, denuncia que el PP se ha convertido en un “partido socialdemócrata clásico”. Avanza, en palabras del ex-Presidente del Foro de la Familia, representa a “ese hueco que apuesta por la economía de mercado y se identifica con los valores clásicos del humanismo cristiano (vida, familia y educación) que el PP ya no representa”. 

Ante ese objetivo del señor Blanco, cabría hacerse algunas preguntas:

  1. ¿Por qué la economía de mercado va situada antes del humanismo cristiano en las palabras de Benigno Blanco?
  2. ¿Por qué utilizan un espíritu descafeinado de la democracia cristiana extinguida en el seno de la UCD en 1980?
  3. ¿Por qué continúan mirando a la economía neoliberal y no al rostro de la clase media empobrecida que necesita reconciliarse con el sector empresarial de la PYMEs y la acción social por barrios y municipios?
  4. ¿Por qué ningún alegato en contra del aborto, la eutanasia, la ideología de género… que movilice a la sociedad cristiana contra la manipulación ideológica que realiza la casta política?
  5. ¿Por qué no hablamos de la censura que algunas personas y medios de la Iglesia Católica han ejercido contra partidos políticos como Impulso Social siempre en beneficio de los abanderados de la derecha conservadora democristiana? ¿De nuevo 13TV, COPE y compañía, van a apadrinar a proyectos de la casta política rancia y no del pueblo cristiano?

Y podríamos continuar. Se habla de millones de españoles que no tienen representación –en la página web del proyecto por ejemplo–, pero no se habla de que en realidad son algunos políticos ex-peperos los que quieren apropiarse del sentir tradicional de España, que son sus medios y amigos influyentes los que han frustrado durante décadas la oposición política conservadora en España. No podemos apoyar este proyecto. Así no se hacen las cosas.

4,8

Deja tu comentario