Ir al contenido

La reforma constitucional que prepara la partitocracia es laicista, LGTBI y pro-eutanasia

La noticia sobre el fatídico día que conmemorabamos ayer no es solo lo que dijeron los políticos, sino también algunos documentos que se han filtrado a la prensa y que anuncian la llegada de una reforma Constitucional laicista, pro-LGTB y que consagrará el asesinato a pacientes hospitalarios con depresiones graves. Es un documento del PSOE titulado Nuevos derechos para un nuevo pacto constitucional. 

En dicho documento se anuncia que los socialistas lucharán por cambiar el término de aconfesionalidad del Estado por el de laicidad del Estado, de influencia francesa y en donde la Iglesia Católica es marginada y perseguida de facto por sus ideas evangélicas. También propondrán los mal llamados derechos de los colectivos LGTBI, destruyendo de facto la libertad de los padres y de los colegios contrarios a la ideología de género. Por último también quieren aprobar un artículo refiriéndose a la mal llamada muerte digna.

Frente a esto se podrían hacer algunos apuntes:

  1. La laicidad del Estado ya está garantizada en cuanto ningún sacerdote, obispo o religioso católico puede aceptar un cargo político. 
  2. La laicidad del Estado es en el fondo la destrucción y la marginación de las ideas religiosas de muchos creyentes en España que sin imponer a nadie sus preferencias, lo que quieren es poder ser tenidos en cuenta en lo que respecta a las decisiones políticas. Actualmente no se puede reclamar la unidad católica del Estado en cuanto que la sociedad española ya no tiene la fe de antaño. Sin embargo, eso no significa que no se pueda preservar positivamente las libertades de las familias para educar a sus hijos conforme a sus convicciones. Por otro lado tampoco que no se puedan realizar pactos con las confesiones religiosas cristianas en materia de educación o sanidad, de tal manera que la iniciativa social se fortalezca frente al estatalismo predominante en todo el mundo occidental.
  3. Los derechos del LGTBI son en realidad una discriminación al pensamiento científico y a la libre enseñanza de otras ideas filosóficas y religiosas. La medicina, la biología evolutiva y muchos pensadores contradicen esta visión de la sexualidad por contraintuitiva y por revolucionaria. Recordemos que la ideología de género solo tiene 40 años de historia frente a 2 millones de historia de la humanidad.
  4. Los derechos del LGTBI impedirán en la práctica que colegios y profesores no favorables a la ideología de género puedan ejercer su libertad de cátedra.
  5. La muerte digna es en realidad el exterminio de pacientes con depresiones graves (deseos de muerte patológicos) fruto de otras dolencias. Estimula más la eugenesia que la lucha médica por el bienestar de los pacientes.

Incluir la laicidad del Estado, los derechos del LGTBI y la muerte digna es un despropósito tanto a nivel humano, como jurídico y político. Es un acto manifiesto de ingeniería social forzosa y de manipulación de las consciencias.

FUENTE: INFOCATÓLICA

 

Puntúa esta entrada
(Visited 102 times, 40 visits today)

Deja tu comentario