Ir al contenido

Los colectivos homosexualistas, cada vez más violentos, amenazan a los pro-familia con el beneplácito de la partitocracia

Las amenazas a HazteOir.org han sido constantes en las últimas 48 horas por parte de la dictadura de género | FOTO: ACTUALL.COM

HazteOir.org (HO) es una asociación que tiene una dudosa reputación tanto en ambientes católicos como no católicos. Desde hace algún tiempo, y a pesar de contar con la colaboración de muchas personas de buena fe, es conocida la pertenencia de HO al entramado de asociaciones “pantalla” del Yunque, sociedad secreta de origen mexicano y de ideología “neocon” que distorsiona con su activismo la realidad de los movimientos sociales y católicos en España.  Este hecho nos obliga a ser especialmente prudentes en cualquier información que proceda de esa entidad.  No obstante, nos hacemos eco de esta noticia dado el preocupante curso de los acontecimientos que la dictadura de género está provocando.

El pasado mes de enero, la Asociación de Familias de Menores Transexuales Chrysallis lanzó en Vascongadas y Navarra una campaña bajo el lema: “Hay niñas con pene y niños con vulva”. La campaña tenía el objetivo de promover la transexualidad infantil, una variante de la “ideología de género” que de hecho general un tipo de abuso sexual muy cruel según la Asociación de Pediatras Americanos. La sociedad reaccionó rapidamente frente a esta invasión ideológica, tal y como contó en exclusiva este diario. A esta rápida respuesta de los vecinos de norte de España, se sumó la plataforma HazteOir.org con una recogida de firmas. En los últimos días de febrero (27 y 28) ha contribuido con una contracampaña bajo el lema: “Si naces hombre, eres hombre. Si naces mujer, seguirás siéndolo”, serigrafiada en un autobús que ha recorrido Madrid.

La respuesta de la partitocracia políticamente correcta y de la dictadura LGTBI no se ha hecho esperar en una ola de violencia verbal y policial sin precedentes. En forma de pogromo, y con el agravante de malversación de fondos públicos. Los pogromos son un táctica muy antigua: se utiliza a las masas populares para destruir y vejar al  enemigo hasta el punto de que su vida llega a correr peligro. Instituciones, partidos, sindicatos y organizaciones subvencionadas varias, encabezadas por el PSOE y Podemos, han condenado lo que ellos llaman “una campaña de odio basada en la intoleracia”, en palabras de Ángeles Álvarez, portavoz de Igualdad de los socialistas. Los socialistas y los Ayuntamientos de Madrid y Cataluña, gobernados por Podemos, han solicitado a la Fiscalía que intervenga, prohibiendo la campaña. Manuela Carmena ha inmovilizado el autobús a través de la Policía Local imponiendo una multa administrativa por publicidad ilegal y este ya no puede recorrer la capital de España con libertad. A su vez, los abogados de Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, están estudiando si la campaña es constitutiva de delito. Seguramente así sea, ya que las leyes de Madrid y las de otras comunidades no permiten la libertad de opinión en temas de ideología de género. Es presumible que el caso de la dictadura de género termine en el Tribunal Constitucional (TC) donde se terminará aceptando ciegamente, tal y como pasó en el caso del matrimonio homosexual. Esta es la “hoja de ruta” de la partitocracia: promover el adoctrinamiento sexual en todo el país y seguir desviando dinero público con ese fin.

Para dar una apariencia de indignación popular y de respaldo masivo a la dictadura ideológica de la partitocracia las redes sociales han servido al propósito del lobby LGTBI. Usuarios estratégicamente situados en las redes sociales de Twitter, Facebook e Instagram han insultado y amenazado a todo pro-vida o pro-familia que apoyara la campaña de HazteOir.org. Una reacción orquestada por el sistema para crear el pogromo. La visibilidad del movimiento LGTBI la favorecen grandes empresas y también medios de comunicación a su servicio. Las amenazas los militantes y colaboradores de HO son intolerables desde el punto de vista político y jurídico. Sin embargo, ningún partido político las ha condenado.

Aquí tenemos algunos ejemplos de amenazas e insultos en Twitter:

3,5

2 comentarios en “Los colectivos homosexualistas, cada vez más violentos, amenazan a los pro-familia con el beneplácito de la partitocracia

  1. monsterid

    Luís B. de PortoCavallo

    Sobre el bus de la discordia:

    Hay que reconocer que están dando valientemente la batalla, incluso con la indolencia de quienes tendrían que dar ejemplo y oponerse en sus centros educativos como pastores.

    La Fiscalía, ejerciendo de comisario político, califica el bus de “delito” condenable con penas de cárcel de 1-4 años.
    Resolución JUDICIAL, NO EXISTE DELITO por decir una evidencia:
    “No se infiere racionalmente que se esté públicamente fomentando, promoviendo o incitando directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo por razón de la orientación o identidad sexual de sus componentes (…) 
    No cabe indiciariamente considerar que suponga una humillación respecto de las personas que tengan otra orientación sexual”.

    Ahora bien, el secuestro del autobús sin orden judicial ni expediente administrativo …
    que entraría perfectamente en calificación de abuso de autoridad y prevaricación, es impune.

    Eso sí, con los otros carteles que hace unas semanas una ONG estadounidense inundó el mobiliario urbano en las capitales de País Vasco y Navarra, con con el siguiente mensaje:
    “Hay niñas con pene y niños con vulva. Así de sencillo”.
    No hay problema

    ¿Hay algo en el agua y nos hemos vuelto todos locos?

  2. monsterid

    Porfirio Gorriti

    El autobús de HO se ha convertido en el más famoso de toda España y es la punta de la lanza de una táctica tan exitosa como peligrosa. El comentario editorial de Ahora Información, en el prólogo de la noticia, es una guía excelente para interpretar una situación inquietante. La jugada de la partitocracia ha sido muy fácil y todos los partidos políticos se han posicionado en el mismo bando. Sin embargo, no hablamos de un problema político sino social que los políticos no van a resolver; antes al contrario. La violencia es inevitable para beneficio de esta organización que no debe capitalizar la frustración de los católicos. La situación es kafkiana puesto que la inmensa mayoría de los actores de este conflicto no saben de qué están tratando. El auténtico problema de la transexualidad no les interesa nada ni a los que conducen este autobús ni a los que, previsiblemente, le pinchen las ruedas.

Deja tu comentario